Entrevista: Chicharrón

1
Posted febrero 24, 2015 by in Entrevistas

Tipo:
 

Chicharrón son una banda totalmente independiente que autoedita uno de los discos más emocionantes del panorama musical gallego. Surgida tras la disolución de Franc3s nos hablan en esta entrevista no de dolor y frío sino de amor y amistad.

by Jose Lemur
Full Article

Chicharrón es una palabra muy vieja y con muchos significados”, dice la banda con ese nombre en su bandcamp. La wikipedia define al chicharrón como “una comida que en algunos países se obtiene luego de derretir la grasa del cerdo, en otros usa la grasa del cerdo para cocinar la carne, y en otros consiste en una fritura de la piel del cerdo con o sin carne”. En Galicia se alude a ellos en plural llamándolos “roxóns“, “rinchóns“, o “rixóns“según la zona. Un nombre que remite al hambre, a la necesidad de aprovechar al máximo el alimento. Pero es sobre las necesidades de índole afectiva, de las emociones que unen a los seres humanos, sobre lo que versa esta conversación.

Quedé con la banda antes de Navidad, en un día de frío en Santiago. Acudieron Alberto M. Vecino, Diego Gende y Xurxo Meis (completan la banda Rubén Domínguez y Mar Catarina). Mitad de Carballo y mitad de O Grove se reúnen para ensayar en Compostela. Alberto es el líder a su pesar, el ex Franc3s es reservado pero habla con pasión; Diego “Chape”, toca con los carballeses Lowcos y es hermano del desaparecido Alberto Gende, reflexivo y cordial apuntala y aclara divagaciones al vuelo; Xurxo, el más joven y el último en sumarse al proyecto escucha asintiendo. Al resguardo de las inclemencias, en una taberna de la zona vella compostelana, me dieron su primer y autoeditado disco (reseñado aquí): numerado a mano en carpeta de blanco puro tamaño 7” con libreto rojo y la dedicatoria inscrita: “Para Alberto Gende”

Alberto Gende se convierte en el centro de la conversación, en una ausencia presente en cada palabra. El artista plástico era casi un cuarto Franc3s, solía acompañar a la banda en sus conciertos y fue el autor del diseño de las impactantes maquetas del trío de Carballo. Murió un 9 de marzo de 2012 con cuarenta años. Franc3s se disolvió inesperadamente hace un año, en diciembre de 2013. En octubre de 2014 surge Chicharrón con Alberto M. Vecino y su música de expiación, un lugar donde la rabia y la ira dejan paso a la melancolía y al dolor criogenizado.

Chicharrón” era una canción de Franc3s dentro de “Campanas de Fuego Rosa” (Limbo Starr, 2012), en la cual tocabas solo tú con la guitarra acústica.

(Alberto M. Vecino) Realmente Chicharrón era un grupo paralelo que teníamos Alberto Gende y yo. Ensayamos un par de veces, yo tocaba la guitarra y él la batería. Era algo conceptual, más que existir era algo de lo que siempre estábamos hablando. Sabíamos que era un proyecto de los que nunca vas a llevar a cabo. Cuando murió Alberto le puse el título como un homenaje. Cuando se acabó Franc3s tenía muchas canciones que serían parte del nuevo disco y…

¿Existían ya esas canciones como Chicharrón antes de la disolución de Franc3s?

(A) Sí, prácticamente la mitad de las que están en el disco. La temática del nuevo disco de Franc3s estaba dedicada a Alberto. Y cuando se formó la banda para darle salida me dije que tenía que llamarse Chicharrón.

(Diego Gende) Alberto me mandó un mensaje diciendo que tenía las canciones a medio hacer y que no le gustaría que quedaran ahí paradas y me preguntó si me gustaría acabarlas con él. Dije que sí al momento. En diciembre del año pasado empezamos y Alberto llamó a Rubén Domínguez, que tiene mucho talento y nos podía ayudar a grabarlas.

chicharrón_Brais Vieites

Foto de Brais Vieites

Tal y como yo lo veo, este disco es una suma de personalidades entorno a la cabeza visible de Alberto M. Vecino y parece un ejemplo de las conexiones que pueden existir entre la gente de la música alternativa en Galicia. Rubén Domínguez es parte de Telephone Rouges, ahora en solitario como Pantis, y junto a Mar Catarina son responsables de PRENOM y Diego “Chape” Gende está en la banda carballesa Lowcos. El disco lo graba en sus estudios de A Ponte Tomás Ageitos (Das Kapital, Caxade) y Roberto Mallo (Triángulo de Amor Bizarro, Puma Pumku) lo masteriza. ¿Habíais tocado juntos alguna vez?

(DG) No, no. Hicimos esas canciones con dos guitarras arreglándolas un poco y Alberto cantaba.

(A) Llamamos a Rubén realmente para que nos produjera el disco. Para mí era un disco muy importante y la persona que mejor lo iba a entender era Diego. Incluso más que yo al ser canciones que hablaban de Alberto. Después pensé en Rubén debido a la admiración mutua que se tenían él y Alberto. Él escuchó las canciones y se le empezaron a ocurrir un montón de cosas. Un día tomando unos vinos en Carballo preguntó cómo íbamos a hacer en directo y en ese momento le pedimos que tocara con nosotros.

(DG) Él en directo tocaba los teclados y yo y Alberto las guitarras. Pero en el disco se ve un trabajo de producción, de mucho trabajo en el estudio a su cargo.

(A) Los teclados son de él, las baterías son de él, las líneas de bajo son suyas… la producción es cosa suya. Nosotros pusimos las canciones, él las convirtió en lo que son. Para el directo decidimos incorporar una batería y Rubén habló muy bien de Xurxo y le hicimos una prueba (risas).

(DG) Es broma, no le hicimos ninguna prueba.

Xurxo: ¿tú de dónde venías?

(Xurxo Meis) Eu son do Grove. Son primo de dous dos Telephone Rouges, de Álex e Mathitas, e son amigo de Rubén. El comentoume que tiña un novo grupo. Escoiteino e moloume moito e púxeme a ensaiar so na casa os temas do bandcamp.

Haciendo cronología entre el final de Franc3s en diciembre de 2012 y el principio de Chicharrón en octubre de 2013 aparece el single de Franc3s “El Sentido de la Lucha” (Limbo Starr, 2013).

(A) Esa canción debería ir ya en este disco, lo que pasó fue que ya estaba editada con Limbo Starr.

¿Ya era una canción de Chicharrón?

(A) No, era una canción hecha para este disco dedicado a Alberto. Estaría incluida en el nuevo disco de Franc3s y saldría con Limbo Starr. Cuando Franc3s se deshizo yo quería sacar el disco igual. Era muy importante para mí. Tardé un mes en llamar a Diego, las canciones estaban frescas en mi cabeza y no quería que pasara más tiempo.

¿No sabíais que esa iba a ser la última canción de Franc3s?

(A) No, no. Iba a ser del siguiente disco.

Entiendo que Alberto Gende es el espíritu de Chicharrón, y que no existiría este proyecto sin él …

(A) No. Es un disco que habla de Alberto, de cosas de él. Conocía a más gente que pudiera colaborar conmigo; a Diego no lo conocía tanto. Pero él era la persona que mejor lo podía entender.

Son canciones que también pueden tener otras lecturas si no se da esta explicación…

(A) Es un disco que habla sobre el amor realmente. Sobre el amor y sobre la amistad como algo que te salva. Un disco conceptual sobre amor. Lo he dicho más veces y es eso, no tiene más explicación. Todas las canciones hablan de amor y no es pesimista, es como una salvación. La última canción dice: “Mañana será otro día/ Mañana será otra vida”. Es así.

Yo percibo prácticamente desde la primera escucha una especie de agobio, de opresión con un punto de luz al final del túnel. El tema de la culpa está muy presente. Lo acabas de decir tú: salvación, expiación o incluso redención.

(A) Es parte de un momento jodido y es eso el amor: es lo que te salva. Es sobre Alberto pero tienes tú razón, se le puede dar otra interpretación, puede hablar sobre una pareja o sobre otra cosa. Para mí el amor hacia un amigo es tan importante, o más, que el amor hacia tu pareja o tu familia. El amor es lo más importante que hay en el mundo. Me gusta mucho el arte y la literatura pero al final lo que aprende todo el mundo es que el amor es lo que cuenta. Es como William Burroughs cuando se está muriendo y se acuerda del amor a sus gatos, o Raymond Carver que dice “mi vida tuvo sentido porque te quise y me sentí querido por ti” -en referencia a Tess Gallagher, escritora y poeta a quien, según confesión propia, Carver le debió los mejores años de su vida-. Nadie dice: mi vida tuvo sentido porque invertí bien en bolsa o porque luché contra lo que sea.

Tengo la impresión de un cierto sentido religioso, o litúrgico, al oir vuestras canciones. Al tocarlas en acústico recuerdan a aquellas que la iglesia católica podría adaptar para sus ceremonias dentro de esa tradición plagiadora del canto de misa. Son letanías con un punto de ruptura que eleva la canción. En Franc3s se encontraban mucho más claras las referencias. ¿El sonido de Chicharrón salió así tal cual sin más o era lo que se buscaba?

(DG) Nadie marcó una línea, yo escuché las canciones y fui metiendo los arreglos que fueron saliendo. El sonido final es la libertad que tuvimos cada uno a la hora de poner nuestra parte.

(A) Por eso te decía lo importante que era que colaboraran Diego y Rubén. Ellos lo iban a interpretar de una manera distinta a alguien que no conociera a Alberto. Fue un proceso muy bonito. A Diego a penas lo conocía, con la música conectábamos.

(DG) Empezamos a mediados de diciembre y el disco estaba grabado el 30 de marzo. Pero las canciones estaban hechas en un mes. Fue muy rápido, la verdad.

¿Cómo se llegó a un resultado final acústico? Teniendo en cuenta tu pasado en Franc3s, y el de Rubén en Telephone Rouges, de ruido.

(A) Fue por hacer algo distinto, a mí siempre me gustaron esas canciones. Es lo que dice Diego sobre hacerlo libremente. En Franc3s no era tan libre, teníamos que hacer lo que nos gustaba a todos, era como una democracia. A mí me gustaban más las canciones acústicas. Si yo bajaba con una canción lenta decían: “No, es una mierda. No se toca” (risas). A ver, no estaba mal. No era una dictadura. Yo hacía todas las canciones y les gustaban más las rápidas y más el ruido.

¿Una canción como “Encima de miel” , de “La Exhibición de Atrocidades” (Autoeditado, 2009), fue entonces una canción mal aceptada por la cual tuviste que luchar?

(A) Es la única canción así en ese disco, en el siguiente había dos, y a lo mejor en el tercero habría tres. Siempre con cuentagotas. Recuerdo que leí que a Burroughs cuando le hablaban de los rockeros, porque gente como Sonic Youth, Nirvana… querían verle, y le preguntaban ¿qué te parecen estos chavales? Decía: “Creo que deberían dejar sus guitarras, sentarse con un acústica y hacer algo de verdad como Leadbelly”.

(DG) Creo que con una acústica puedes mostrar mejor esa intimidad, cuando las tocábamos sin batería, sin teclados, ya notábamos que eran muy intensas, que tenían fuerza así.

(A) Es para que se vea el alma, sin ruido que lo tape.

Se puede decir que las bandas shoegaze, caso de Franc3s, son un reducto de chicos y chicas introvertidos que tratan de esconderse detrás de capas de ruido. En cambio aquí os situáis en un primer plano. No tienen nada que ver los directos entre Franc3s, aquel Alberto con capucha mirando al suelo, y Chicharrón en donde estás mucho más expuesto.

(A) Claro, no escondes nada. Esto es mucho más emocionante, realmente llegué a ponerme nervioso en algunos conciertos. Ahora estoy viendo la cara de la gente, antes no las veía ni tan siquiera.

Editarlo en Prenom, sello de Rubén Dominguez y Mar Catarina, supongo que fue algo lógico…

(A) Realmente tuvimos ofertas, pero es lo que hablábamos de la libertad. Yo estaba en Limbo Starr, podíamos haberlo sacado con ellos y de hecho tuvimos más opciones. Pero nos mirábamos y nos preguntábamos si nos queríamos meter en el rollo del mercado, el rollo de la presión. Podemos hacer lo que nos da la gana, y es lo que estamos haciendo, lo estamos pasando bien. Nos salieron conciertos muy chulos; el WOS Inc en Santiago, A Capela (para el Colectivo Panal) en Cangas, en el Liceo Mutante en Pontevedra, en Razo en la playa…Yo estaba muy cansado con Franc3s de todo el rollo ese al que me refería antes…

Estoy un poco sorprendido porque Limbo Starr es un sello independiente y que, supongo, no tendrá unas condiciones contractuales por las que una banda se pudiera sentir atada…

(A) Pero tenías un contrato y eso te hacía sentirte atado, y yo nunca pretendí vivir de esto. Para mí es algo muy importante y no la quiero joder.

¿Ni con Franc3s te planteaste vivir de la música?

(A) Nunca, yo nunca. La libertad es lo más importante. Un EP más experimental y cantado en gallego, por ejemplo, es implanteable en una discográfica. Yo tenía un contrato por el que me comprometía a sacar un disco cada año, pero antes tenían que aceptarlo, tenía que gustarles. Lógico porque ellos sí que viven de eso, si estás en el mercado buscas vender. Lo veo en otra gente que conozco, te tienes que plantear cosas como que si le va a gustar a la gente… No, no es eso. Haz lo que te apetezca, pero creo que ya no sabes qué te apetece al final. Y además, si fuera a sacar el tercer disco con Franc3s y pudiera comprarme un chalet en la Costa Azul… (risas) igual así pierdo esa libertad… Pero no va a pasar, te vas a tener que arrastrar.

Incluso músicos conocidos pero dentro de la independiente hablan ahora de esa libertad creativa perdida y se dedican a hacer cosas con más libertad aprovechando las plataformas digitales. Igual que una banda como vosotros.

(A) Desde que acabé de estudiar siempre trabajé, y tenía pasta para hacer lo que quería. Con Franc3s fue un poco así, íbamos a tocar a un sitio y (la discográfica) te decía de tocar en otro y seguías así… pensabas que no perdías nada pero sí que tienes cosas que perder, te das cuenta después. No estuve quemado, pero hay cosas que no volveré a hacer. A Rubén le pasa lo mismo.

(DG) Ellos lo tenían claro cuando llegaron las ofertas.

(A) Incluso con alguna independiente gallega que nos tentaba. Pensamos: “y por qué no lo hacemos con Prenom”.

¿No habéis firmado un contrato ni nada parecido, ni tan siquiera verbal comprometiéndoos?

(DG) Ni eso.

(A) Nada de nada. No firmaron con sangre ni nada (risas).

Muy pocas bandas pueden llegar a ganarse la vida con su música.

(A) Yo tengo la suerte de tener un buen trabajo con un horario que me deja libre las tardes y los fines de semana.

Antes mencionabas a William Burroughs y él vivía de la herencia de su abuelo millonario y de la paga que le administraba su familia en sus años bohemios…

(A) Marcel Duchamp, que es uno de los pensadores sobre arte más importantes de la historia podía vivir muy bien en la época que estuvo exiliado en EE.UU con mecenas como Peggy Guggenheim. Pero él se hizo bibliotecario para tener libertad. Por ejemplo “El Gran Vidrio”, que fue su gran obra sabía que le llevaría terminarlo diez años, porque se lo tomaba con mucha calma. Y se preguntaba cómo vivir de eso, podía mendigar o buscarse un trabajo y cobrar lo que hoy sería un mileurista. Siempre aprendí de historias así, más que de sexo, drogas y rock and roll. Por lo menos…

(DG) … por lo menos del rock and roll. (risas)

Hay un artículo de Víctor Coyote en la revista Luzes (septiembre, 2014) en la que divaga sobre el rock arty, en ella menciona bandas de Galicia relacionadas con la facultad de Belas Artes de Pontevedra citando a Unicornibot, Fantasmage y Djalminha. Las bandas anglosajonas de ese pseudo movimiento o del post-punk de principios de los 80 procedían en muchos casos de escuelas de arte y tenían unos conceptos diferentes a las otras, querían acabar con el rockandroll. Tengo entendido que Rubén también estudió allí… ¿Qué opinas de esto?

(A) Rubén hizo audiovisual. Yo también estudié bellas artes y no conocí a nadie muy interesante allí. Ni profesores ni alumnos. No la acabé. Si siguiera más tiempo allí me moriría. No sé qué contestar a eso… Era más en plan folk, más rastas, más cosas por el estilo de hacer pintadas en las paredes… No tengo nada en contra de eso pero no me interesó.

Muchas bandas del indie han llevado el sambenito de que no sabían tocar. Recuerdo el caso de Triángulo de Amor Bizarro al principio o lo mismo con Franc3s. ¿Os afectaba? Igual ahora con Chicharrón alguien lo dice…

(A) No. Eres el primero… (risas) En Franc3s no sabíamos tocar y nunca quisimos aprender tampoco.

Lo de “tocan mal” se ha dicho de muchas bandas que ahora son referentes. Hay gente que prima la técnica por encima del resultado. En directo tocas una guitarra acústica que suena descacharrante para algunos y que no entienden por qué no llevas una mejor…

(A) Mi guitarra acústica es la más barata que puedes comprar. Si un niño quiere aprender a tocar la guitarra y le pide una a los padres le van a comprar esa. La tengo desde antes de Franc3s, estaba tirada de precio. Para mí este disco no era algo que quisiera que quedara bonito. Era algo más emocional. Con Alberto tocaba con esa guitarra, la enchufaba a un ampli con pedales y la acoplaba. Tenía claro que quería tocar con esta guitarra a pesar de todo eso, de hecho… no sólo de fuera sino que me lo dijeron de dentro Diego y Rubén (risas) Si tocara con una guitarra mejor no tendría la misma emoción, el mismo significado. Igual es un poco arty lo que digo.

Tú mismo lo dices.

(A) Es un disco conceptual. Los arreglos por parte de Rubén tienen que ver con alguna letra…

(DG) Lo más importante es transmitir lo que quieres transmitir, independientemente de si posees una buena técnica. Yo en ese sentido me siento muy bien arropado por ellos. Quieres llegar a la gente con las canciones, no tienes que ser un virtuoso, una buena canción para serlo no tiene que ser técnicamente compleja.

(A) Con Franc3s tenía siempre claro puntos del decálogo de Calvin Johnson que decía que ningún grupo podía tener bajo para entrar en su discográfica (K Records) y otra era aprender a no tocar tu instrumento. Es difícil, cuando llevas mucho tiempo tocando acabas por aprender. Con Chicharrón yo creo que soy el que peor toco, tampoco intento hacer florituras. Diego toca muy bien. Rubén igual. Mar viene del conservatorio, le dices las canciones y las aprende en nada. Xurxo es muy buen batería, yo flipé el primer día que vino a tocar con nosotros: ¡se sabía todas las canciones! Realmente sí que sabemos tocar (risas). La gente cree que si tocas la eléctrica y haces ruido tocas mal, pero si tocas la acústica ya tienes que saber. Yo toco igual.

Si este fue un disco conceptual entorno a Alberto Gende, ¿cuál es el futuro de Chicharrón?

(A) Para el próximo año 2015 vamos a sacar un EP con canciones nuevas cantadas en gallego y a lo mejor más experimental, un cambio no sólo en la forma sino en el fondo. Lo estamos pasando bien. En la época en que grabamos me gustaba mucho un disco de Damien Jurado ['Brothers and Sisters of the Eternal Son' (Secretly Canadian, 2014)], lo fui a ver cuando vino a tocar a Vigo (el 7 de marzo en el Auditorio Municipal). Leí una entrevista con é enl la que decía que había grabado el disco en unas horas, la guitarra acústica y la voz. La producción fue cosa de meses pero la base del disco fue de esa manera. Nosotros grabamos así en una mañana, con claqueta las acústicas y la voz. La producción no podía ser cosa de meses porque no teníamos un duro (risas). El título que pensé para ese EP es “Postal”. Son canciones cinemáticas. “Chicharrón” fue un principio del camino y el EP serán las cosas que vamos a ir viendo durante el mismo. Cosas que nos recuerdan a Alberto y después de él: post-Al. Podríamos debatir sobre si hoy en día tiene sentido un disco conceptual como el primero, si la gente no se para a escuchar más de dos canciones seguidas. Para mí lo tiene, todas las canciones van enlazadas unas con otras. Reconozco que hay canciones peores que otras, pero esas tal vez sean las más importantes como nexo de unión. Algunas tienen los mismos acordes exactamente y dicen “otra vez y otra vez” y se repiten como cuando no te puedes quitar algo chungo de la cabeza y te acuerdas de eso. Es como una canción única.

El disco da cierta sensación de mantra…

(A) Sí, claro. ¿A partir de ahora tiene sentido hacer más discos? Para mí no. Sacando EP´s a modo de recopilaciones puede, pero no más discos conceptuales. Le estamos dando vueltas. Ahora con Spotify etc, conozco a gente que no tiene CD´s ni vinilos en casa. Simplemente un ordenador y unos buenos altavoces. Me sorprende pero es algo que empieza a ser habitual. Las cosas están cambiando.

(DG) Se hacen sus playlist y no necesitan más.

(A) O escuchan en modo aleatorio. Este disco no tiene sentido escucharlo aleatoriamente. En directo lo tocamos de principio a fin. Es un disco que nos hizo arrancar. No nos limitamos, igual en el futuro volvemos a las eléctricas… podemos hacer lo que nos de la gana. Creo que no nos vamos a aburrir. La música es un complemento en nuestra vida.

¿Qué son los moinantes en esa “Reina de los moinantes” del disco?

(A) Es una raza autóctona de Carballo.. Alberto siempre me decía: eres un moinante. Es dificil de explicar.

(DG) Carballo está rodeado por tres poblados marginales, se llaman moinantes. No son gitanos aunque se mezclan con ellos.

(A) Son rubios y de ojos azules.

(DG) Tiene unos rasgos característicos.

(A) Tienen una esperanza de vida de 18 años. Son los grandes rockeros que hay hoy en día en el mundo. Mueren en accidentes de coche escapando de la Guardia Civil.

(DG) Están relacionados con la delincuencia, la drogadicción…

¿Y la reina de los moinantes quién es?

(A) Es como una letanía de cuando íbamos a misa, como el rosario… ¿Tú tocaste en el coro de la iglesia?

(DG) (risas) Sí, es cierto. Varios años y ahora soy apóstata (risas)

(A) Cuando se repite el rosario se dice “virgen de no se qué ruega por nosotros”.

(DG) Hay una virgen de los muertos, nosotros decimos reina de los moinantes.


About the Author

Jose Lemur


  • Eu

    Gracias a diox hai discográficas dirixidas por xente razoable que non pon pegas a cantar en galego…