Entrevista: Toño Rodríguez @ Marrones Burócratas

0
Posted diciembre 26, 2014 by in Entrevistas

Tipo:
 

Una vez al año, Toño Rodríguez o lo que es lo mismo, Marrones Burócratas, se presenta en directo con unas reglas muy especiales. Estuvimos hablando con él de esto y de muchas más cosas.

by Fernando de Arana
Full Article

Una vez al año, Toño Rodríguez -más conocido por, entre otras cosas, tocar el bajo en Unicornibot- deja de lado el papel de plata y sus quehaceres habituales para dar rienda suelta a su álter ego, montando una, sí una sola actuación, con su proyecto Marrones Burócratas.

Sólo realizan un concierto al año, en el que solamente tocan el disco que han grabado ese mismo año, en este caso “Dormitorio” (Autoeditado, 2014).

Por primera vez se presenta en Compostela, en un concierto para el que están agotadas las entradas desde hace aproximadamente un mes. Estuvimos charlando durante una hora larga sobre un montón de cosas, todas interesantes. Aclarar también que todas las opiniones vertidas aquí están hechas desde un plano puramente personal y no en nombre de nada ni de nadie. Hay temas de los que de mutuo acuerdo hemos preferido no hablar porque ahora no toca y como ahora toca hablar de Marrones Burócratas, pues para amenizar la entrevista, que es larga, os dejamos su nuevo disco.

¿Como surge Marrones Burócratas?

Marrones es un proyecto que tengo… Bueno… nunca fue un proyecto. De siempre en mi casa, desde que tuve ordenador, siempre estuve grabando cosillas así a mi aire, en acústico. Según iba metiendo instrumentos iba probando a grabar cancioncillas… Y no sé… lo primero debe de ser del 2006 o del 2007. Llevo muchos años grabando temitas y luego haciendo como pseudo discos, asi colgados en internet. Y nada, sale un poco de ahí de temas en casa, de lo que me sale a mi natural, así sólo es un rollo así tranqui tirando un poco a estructuras pop. Siempre ha sonado un poco a eso, con un mayor o menor conocimiento que no es mucho.

Bueno, y en los últimos años ha ido evolucionando, digamos ya, hacia una mayoría de edad. El año pasado en el Liceo Mutante habría sobre 12 personas y, este año se ha convocado en un sitio pequeño, pero ya se han agotado entradas ¿Cómo te lo tomas esto?

Esto deriva de que siempre fue un poco un juego, el rollo de hacer los temas en casa con tranquilidad e irlos colgando a ver si a alguien le interesaban y normalmente no le interesaban a nadie. Era una respuesta marginal, unos colegas y tal… Y decidí, ya que las hacía y como este rollo de que te ocupas de muchas cosas -estás con el curro,el grupo, más cosas- pues como ponerme una exigencia anual de decir: pues cada año voy a hacer un disco completo en formato de 8 , 9 o 10 temas, que tenga una entidad y que esté grabado más o menos… y también hacer un concierto. La regla que puse fue hacer un sólo concierto por esto de que te obligas a hacer uno, o sea, te lo tienes que preparar para que los temas tengan una entidad real que puedas tocarlos en directo con gente. Me lo propuse un poco como un juego de decir: ahora lo tengo que hacer y esas son las reglas. Este es el tercero que hago con ese juego, llevo 3. Y mola, mola porque es un poco cuadriculado el rollo, hay dos reglas: hay que hacer un disco y un concierto al año, no puede ser más, no puede ser menos y la otra regla es que no puede generar dinero, réditos de beneficio vaya. No puede generar derechos de autor, no puede generar ganancias. Se tiene que mantener en este estamento en el que surgió: en mi casa y algo personal y particular. Me planteé esto para convertirlo en una especie de cosa vital: hasta que me muera, todos los años, hasta que la espiche, un disco y un concierto al año. Para exigir que se haga y, al mismo tiempo, para mantenerlo al mismo nivel. Si no mola nada pues por lo menos me exijo hacerlo. Y si a mucha gente le mola pues mantengo que siga estando ahí ¿no? en ese terreno personal.

Últimamente parece que se ha puesto más de moda acusar al mundo independiente y al mundo alternativo de cierto elitismo y pasotismo político o mejor dicho, de cierto conformismo y aburguesamiento, ¿Crees que Marrones Burócratas con este planteamiento de conciertos pequeños puede ser acusado de elitista por quizá implicar cierto desdén hacia lo popular?

No lo sé, me da un poco igual… No sabría decirte si le doy alguna importancia a lo que piense nadie sobre lo que hago. Si, independientemente de que piense que tiene implicaciones políticas o no, que yo creo que todo lo que haces a lo largo de tu vida tiene implicaciones políticas… Independientemente de lo que piense yo, me la suda lo que piense la gente de eso.

Yo tengo un producto, lo vuelco ahí, creo que lo hago con la sinceridad máxima total. Si a alguien le parece que responde a una inquietud política me parece bien, si responde a una inquietud personal me parece bien, o si no responde a nada, me parece bien también. No entro en ese juicio musical, nunca lo he hecho con nada de lo que he hecho musicalmente ni con nada de lo que he hecho en mi vida: no juzgo, y si me juzgan… pues me la suda.

Sobre lo de que si tengo una opinión es que sí: prefiero a una asociación que pasa un trabajo, una dedicación, esforzándose en montar un concierto elitista, frente a un periodista que diga que una asociación monta conciertos elitistas. No sé si me explico: me parece que tiene muy poco peso opinar sobre estas cosas, es como si existiera una opinión real sobre esto. Nadie tiene una opinión sobre esta mierda, la gente se levanta, trabaja, tiene sus inquietudes, sus amores, sus historias… y luego hay estos debatillos absurdos, como de de debates de bar, no sé, no veo esa inquietud realmente ¿Realmente existe esa inquietud política en la gente y están esperando a que el mundo de la música independiente recoja el testigo? Yo no lo creo.

Hay ahí una especie de flagelación burguesa ¡Qué mal lo estamos haciendo! Somos unos… Es una especie de relativismo moral que me toca bastante los cojones ¿Estamos haciéndolo bien? ¿Estamos politizando bien a las personas? Joder, monta conciertos tío… ¿Te parece que los conciertos son elitistas en Santiago? Vete a Padrón a montar conciertos o trae formaciones africanas a tocar a Madrid al Ocho y Medio. Es lo único que puedo aportar, no tengo más opinión, no creo que exista esa inquietud, me parece que es más un tema de internet: un pseudo debatillo de baja intensidad.

Jaja no dije nada, dije mil movidas pero no dije nada, jaja…

Bueno, el tema de la escena musical gallega… ¿Se ha hecho camino o no se ha hecho camino?

Me parece que estamos un poco enganchados a la imagen de las cosas. Fue un poco revelador leer el libro este de Michael Azerrad, “Nuestra Grupo Podría Ser Tu Vida” (Contra, 2013), sobre la escena del DIY de USA: la época Fugazi, Minutemen, Beat Happening… Esa generación de gente que, digamos, inauguró esa manera de trabajar en la música y me resultó como algo revelador el hecho de leer y ver sensaciones parecidas a las nuestras. Pero cuando decían que un concierto estaba semi vacío se referían a un concierto de 300 personas o que, cuando una sala no funcionaba económicamente, se referían a una sala que tenía pues una regularidad de conciertos de todos los días.

Es decir, creo que nos gusta el resultado de poder decir que tenemos una escena, pero para mi no puede haber escena si no hay artistas y. no puede haber artistas, si no viven de ello. Y si no viven de ello no hay nada que celebrar. Yo creo que un artista tiene que estar trabajando en su obra constantemente para ofrecer lo mejor de si mismo y eso no sucede ahora. Creo que no hay un público real, creo que hay demasiado hablar de y poco ir a conciertos, me da la sensación

¿Qué estamos mejor que otros lugares que España o que de verdad se nota un cambio con respecto al pasado? Eso me parece que es verdad. No musicalmente sino con respecto a la proyección: salimos en los medios y a los grupos se les ve por fuera y viajamos, pero no me parece que sea real la repercusión que tiene en la propia sociedad. Observo la carrera de Fugazi, de Black Flag y veo repercusión real: en otras bandas, en lugares, en la creación de rutas de locales que luego la gente siguió utilizando para crear bandas, la creación de escenas locales… Una repercusión real en el arte de su país… Y yo creo que nosotros no estamos teniendo repercusión porque no hay público para ello.

Hay cosas que celebrar, parece que hay mas actividad que antes, parece que hay dispersión de estilos y que la gente parece que los toca bien. pero esto no es nada celebrable hasta que haya artistas viviendo de ello, creciendo más globalmente y repercutiendo directamente en la sociedad.

¿No crees que se ha avanzado y se está empezando a construir un circuito de salas o festivales donde si se programan bandas gallegas?

Si, creo que ahora es más fácil presentarse en una sala y tocar. Pero me parece que tu propuesta artística no puede mejorar hasta que no tenga repercusión en la gente. Entonces si tu puedes tocar en muchos sitios para diez personas, el artista no puede nutrirse de ello. Si no puedes vivir de ello no puedes mejorar esa obra. Y tampoco hay una repercusión social, no se nota un cambio en las tendencias culturales de Galicia. Hay eventos más interesantes, pero para mi a lo mejor… Para otros igual no… Pero no veo que se traslade a otras facetas de la vida que al final es lo que tiene que hacer el arte: transformar ¿no? Conmover a la sociedad.

¿Cual crees que sería la forma de dinamizarla?

Pues me parece que retiraría las subvenciones del fútbol… Me parece que hay que proteger la cultura mucho mas. Hay que sensibilizar a las instituciones de que la cultura es algo propio, no es algo ajeno… Creo que hay un mito en la instituciones públicas, que están regentadas principalmente por cazurros en este ámbito particularmente, y es que hay que sensibilizarlas especialmente en entender que hay una plusvalía social que no se puede medir con dinero y que forma parte de la cultura de un pueblo. Y esa cultura hay que protegerla e intentar promoverla. Eso es lo que hay intentar proteger, no hay que proteger el football, no hay que proteger la televisión pública, no hay que proteger, no sé, los medios de comunicación asociados a grandes marcas y partidos políticos.

Creo que hay que proteger y promover la cultura propia de un lugar, además de muchas otras cosas, aparte del tejido social, etc. No es que sea la única solución, pero me parece que es un primer paso para intentar trasladar a la sociedad la idea de que esto es algo importante para el bagaje de una persona. Y realmente me parece que todo está conectado, porque lo que sucede es todo lo contrario: nos crían y nos educan para levantarnos a las siete de la mañana, trabajar hasta las ocho de la tarde y generar plusvalías económicas para una serie de elementos que están en la sociedad pero que no repercuten en ella como las élites, las empresas, etc. Nos educan para eso y no nos educan para el crecimiento personal, nos educan para nutrir el sistema.

Mal harían la instituciones en no proteger el crecimiento del individuo, es lo que yo creo. Aunque bueno, se supone que soy del grupo esnobista que está desconectado de la política… jajaja.

Perteneces como socio a varias asociaciones culturales sin ánimo de lucro, dinamizadoras de la cultura que promueven el mecenazgo, la autogestión… todo esto que surge de las ganas de la gente y de la pasión por la música o el arte ¿Cómo ves esto de que las asociaciones o locales de autogestión organicen cosas a un nivel casi profesional frente a los auténticos profesionales de la promoción y el management?

Amateurizar la gestión cultural en general me parece que es lo que pretende exactamente el Estado. Destruir totalmente la profesionalización del sector para reducirla a un ámbito amateur, sin fiscalizar y tal… porque es más fácil de controlar.

Cuando hablamos de estas formas de verlo, me parece que estamos mas cerca, entre las dos fórmulas que me planteas aunque hay muchas más, cooperativas, sociedades civiles culturales, etc. Pues esas dos formas y esas otras formas pro comunes, que trabajan en común, que lo que hacen es coger un algo cultural y traerlo a esta parte del mundo. Te pones un referente como Matt Elliott por ejemplo, a cualquiera le cogería en la cabeza que lo puede traer la Casa Tomada, el Liceo Mutante o lo puede trae Desconcierto como lo puede traer una oficina de management profesional. No nos extrañaría que nadie lo hiciera ¿no? Porque eso puede interesar a un sector de la sociedad, hacer el trabajo de traerlo… me parece que hay mucho más en común que en diferencias.

Creo que cuadraría más buscar una solución global a todo el asunto. porque cualquier pequeña diferencia, cualquier atomización de hacer estas cosas es beneficioso para los grandes. Ellos son los que quieren eliminar a los pequeños, quieren controlarlo todo. Que solo haya artistas de tal o cual corte y que generen un importante rédito económico… ¿Y por qué no un punto intermedio? No sé explicarlo, ese es un planteamiento negativo. Hay que buscar una forma de que todos caminen en la misma dirección.

Y cuando entramos en terrenos de fiscalización por ejemplo, el sistema no nos ayuda. Es tan jodidamente complicado montar una empresa que yo puedo entender que haya gente que monte una asociación tapadera de una empresa para ganar parte del lucro. Es poco ético y morral pero lo entendería y con esa serie de trabas o montas algo grande o estas condenado a al amateurismo. Creo que hay hilos que quieren hacer eso, atomizar. Es como la piratería, esta forma troncal de atacar la piratería: esto no, esto no es así, tienes que hacerlo de esta manera. Esa forma de criminalizar troncal lo que hace es beneficiarlos. lo hacen queriendo. No creo que los derechos de autor sean algo retrógado o de derechas, me parece que son de izquierdas. El hecho de que defiendas que los artistas puedan crear un rédito y vivir de ello para aportar algo más importante que dinero a la sociedad. Eso no es de derechas. Sin embargo ellos, con la gestión que hacen de la SGAE, consiguen que la gente criminalice los derechos de autor. Y hemos llegado a ese punto social en que, si tu eres un artista y quieres vivir de tu arte, eres un loco: tienes que levantarte a las 8 e ir a currar a la fábrica, eso es lo que tienes hacer, no puedes dedicarte a aportar arte a la sociedad, tienes que dedicarte a aportar dinero a tu casa y, estate en tu casa, y mira fútbol y mira Gran Hermano y vete a votar de vez en cuando y no hagas lo otro…. Utiliza el canal que te doy, tienes 3: Tele 5, Antena 3 y la Gallega.

Y creo que esto no sólo en cuanto a la cultura, sino que lo hacen en todos los campos de la vida: en la forma de repartir el dinero, en la forma en la que están montadas las instituciones políticas, en como son las propias fórmulas empresariales, etc etc.

En todo hacen exactamente eso, intentan atomizar cualquier intento de emancipación. Es decir ¿quieres emanciparte? Te lo voy a poner lo más jodido posible ¿Quieres tener un punto de vista personal y aportar algo a la sociedad diferente a lo que estás viendo? Te voy a intentar joder por todos los medios posibles y eso también pasa en la cultura. Y creo que el hecho de plantear esto más como un conflicto que como un reto me parece que es lo que quieren. Quieren que entre nosotros digamos, ah, ¿Quieres montar un concierto? Si están ahí los de Desconcierto que lo hacen gratis, no pagan impuestos… Hay que plantearlo como un reto para el futuro, buscar sinergias, formas organizadas de trabajar juntos y tener muy claro lo que queremos hacer, lo que queremos aportar…

Bueno, ¿esto es sobre marrones no? La burocracia está ahi… jaja… Por ahí me desboco…

Pero bueno, yo entiendo que no hay más caminos… para mi, hay que huir de ellas porque las instituciones ahora mismo no representan a la sociedad. Hay que ir y volver a estudiar a la sociedad, hay que olvidarse de esa gente que se ha apropiado de la representatividad y decir ¿Quién representa a qué? ¿Para quién hacemos las cosas? Y sin ellos, plantear una solución de poder hacia arriba, no desde arriba. volver a construir desde la base.

Bueno, volvemos sobre Marrones Burócratas. Este año la familia crece y pasa de dos, tú y Rubén de Cró! el año pasado, a tres. Además del propio Rubén, este año también está Alejandro Gayoso, compañero tuyo en Unicornibot y bajista de Cuchillo de Fuego…

Si y además para el directo hemos añadido al bajo a Óscar Vilariño de A Veces Ciclón o Musel y Elena de Trilitrate, ella que toca el violín en un tema del disco y en directo.

Si, ha crecido. La idea cuando yo hice este rollo de las reglas, me puse sólo esas que comenté antes. Pues bueno, tengo estas dos pero no tengo más… entonces la gente que esté va a rotar, va a cambiar, según quieran o no quieran, les apetezca o lo que sea. Y este año si, hemos ampliado, porque el concepto musical que yo tenía cuando empecé a componer desde el año pasado hasta la primera parte del año, estaba bastante obsesionado con las estructuras pop, estrofa estribillo y el sonido Low, muy tranquilo y tal… Entonces me parecía que hacía falta crecer hacia la base rítmica, que hubiera una batería, sonidos muy graves de guitarra y eso. Por eso añadimos a Alex…

Quiero agradecerles un montón que estén participando pues es quitarlos un poco de su terreno de comfort -alto volúmen y mucha velocidad- y esto es todo lo contrario. Estoy muy agradecido de que hayan participado. Aparte creo que he elegido bien porque son de los mejores músicos que conozco. Óscar es de los mejores músicos que conozco y Elena es la mejor violinista que conozco y va a tocar el violín, o sea que estoy muy contentos con ellos y eso, les estoy muy agradecido.

Se nota con los discos anteriores pues eso, mayor instrumentación o una batería que realmente me sorprendió, ¿Lllevas camino de construir una especie de superbanda de músicos gallegos?

No, que va, es lo que te decía: el disco anterior nos gusta mucho pero me sonaba como muy barroco y no sé, quería hacer un rollo pop, pero pop pop. Y cuando lo tengo grabado y escuchado y tal… es cuando me digo, no sé si tengo más margen en el pop ¿sabes? Me parece que queda un poco lánguido el disco como un poco… aburridillo. Me da la sensación de que ya por ahí no voy a tirar más, creo… es lo que pienso ahora. Entonces, crecer no va a crecer seguro. El año que viene pues irá hacia la electrónica o lo que sea.

Los textos… Me parecen como muy costumbristas y que da la impresión de que vas contando lo que te va pasando a lo largo del año, como una especie de diario vital…

Si, van un poco por ahí. Algunos son como muy de mis cosas, no autobiográficos, porque evidentemente eso es un mentirón. Yo no soy capaz de rimar tantas cosas que me pasan; eso es imposible. Lo puede hacer un gran poeta, pero a mi me resulta imposible. pero si que tienen cosas de mi vida.

Eso en algunos temas, luego hay otros que son ejercicios de estilo, de decir: ahora voy a fingir que soy tal, no una persona concreta sino un personaje asi tal o ahora voy a hacer un tema medio surrealista que hable sobre un pájaro. Entonces hay ahí como dos o tres variantes de tema. pero si que los autobiográficos entre comillas, si que van al rollo costumbrista. Yo tengo una pequeña obsesión con grupos como Kiev Cuando Nieva y su forma de hacer canciones. Me parece que ese punto de vista obsesivo o digamos psicótico sobre las pequeñas cosas de la vida diaria, me parece que aporta más que intentar dar una visión global en una canción de tres minutos. Esto lo leía de José Ángel Valente, que es un poeta, una especie de expresionista muy de golpes visuales, que hablaba mucho de la extrañeza. Ver algo normal y extrañarse queriendo… Está pasando algo muy normal pero tú puedes ver ahí pequeñas disgresiones, pequeñas manifestaciones de que algo no va bien, que sea normal es cosa tuya. Que tu lo veas como normal no es normal. Puedes ver cosas raras en la vida diaria.

En esas pequeñas cosas intentar ver cosas diferentes me parece muy interesante, expresivo, intenso… Me parece perceptivo, me mola hacerlo así. Para mi, antes hablábamos de la política o no política, no sé si mis temas, pero la mayoría de la música que me gusta es sólo presuntamente no política. La política está en otra cosa, en el punto de vista del mundo, esa visión irónica en la que ya no sé si reírme o llorar, me parece que eso te conduce hacia el conocimiento y la emancipación.

Me sorprendió que la canción mas pop del disco se llame “Te Odio” ¿Es también un ejercicio de estilo? ¿Una provocación?

No, es un acto de valentía que no tengo y que creo que mucha gente no tiene. Y desde luego, la gente que tiene esa valentía es admirable: Te odio realmente, tienes una existencia… Tu existencia no tiene sentido… Y yo lo pienso de mucha gente, implícitamente, no te permites decírtelo pero tú sabes que esa persona es una persona de mierda, no tiene dimensión, no tiene profundidad, es una mala persona que actúa mal y no te atreves a decirlo. Pues la canción va de eso ¿Y si te atrevieras a decirle lo que piensas de verdad? Pero no, no, esa persona no soy yo, yo no lo he dicho, no soy capaz… jajaja.


About the Author

Fernando de Arana