Lo mejor del 2012

0
Posted enero 7, 2013 by in Opinión

Tipo:
 

Tras el parón navideño, la redacción de Desconcierto repasa en forma de lista la cosecha discográfica del pasado año tras una reñida e intensa votación.

by DSC
Full Article

Tras las mariscadas, los polvorones, los corderos, la champaña, los juguetes y todas estas cosas que se suelen dar en estas pasadas fechas de Saturnalia aka Navidad, la redacción de Desconcierto se ha sentado a votar y ha elaborado la que para nosotros es la lista de los mejores álbumes del pasado año 2012.

Desde luego y como siempre suele pasar en estas cosas, ni son todos los que están ni están todos los que son, nin falta que fai.

Tras una reñida votación, la cosa ha quedado de la siguiente manera:

 

Discos internacionales

Alt-J (Δ)  – “An Awesome Wave” (Infectious Records, 2012)

Tras ganar el codiciado Mercury Prize, no es casualidad que el álbum de esta formación británica encabece la mayor parte de los rankings de mejor disco del año. Su sonido elaborado y a la vez ligero hace que sea un disco apto para todos los públicos. Folk, electrónica y pop se fusionan para recordarnos que no todo lo que suena novedoso tiene por qué resultar difícil de ingerir. El nombre del grupo, Alt-J (Δ) viene dado por un atajo de teclado para el sistema operativo de Mac. En verano los tuvimos por nuestra tierra en el festival de San Simón y nos   demostraron que su propuesta es mucho más orgánica en directo. Fantástico disco repleto de preciosas canciones que destilan una personalidad única y van creciendo poco a poco en cada escucha. Perfecto para cualquier momento en intenciones y en el equilibrio controlado que contiene en su interior. Silmalia

 

Dr. John – “Locked Down” (Nonesuch Records, 2012)

En este “Locked Down“, el ilustre Dr. John nos sumerge en un mundo de otros tiempos, transportándonos a sonidos añejos, a ceremonias desconocidas de un lugar llamado New Orleans, al calor tórrido de sus paisajes y a los peculiares olores, sabores y matices de una música con aires ancestrales que sólo podemos imaginarnos y que a estas alturas nos viene a decir que el blues, el rock y otros brebajes están muy vivos, de la mano del últimamente omnipresente Dan Auerbach, que lo empuja a la modernidad desde su toque personal en la producción y la instrumentación, con un adictivo cóctel de blues, rock, jazz, soul o psicodelia totalmente enraizada en su tierra natal, tierra de fusiones, oscurantismo, luminosidad, vudú, misterio y leyendas, donde el toque moderno de la producción no desvirtúa todo lo genuino que aporta este ya venerable músico. Para mi, uno de los discos del año y una agradable sorpresa la de este extraño y venerable Dr. John, un disco que es una pequeña joya por descubrir, lleno de personalidad, vivo, vibrante y lleno de magia. Parece mentira que tenga que ser un septuagenario el que nos venga a decir que la música no está muerta, pero él, a su manera, así nos lo dice bien alto y claro desde el interior de este “Locked Down“. Pachi

 

Tame Impala – “Lonerism” (Modular Recordings, 2012)

Si “Innerspeaker” ya nos dejó con buen sabor de boca, este segundo álbum era uno de los más esperados de 2012 y cumplió expectativas. La renovación del rock psicodélico llegó en octubre de la mano de los australianos con un total de 12 temas que parecen mejores a medida que aumentan las escuchas. Un disco que innova a pesar de sonar a otra época y que por ello gusta a padres e hijos. Silmalia

 

 

Mark Lanegan – “Blues Funeral” (4 AD- Popstock!, 2012)

Desde mediados de los 80 en activo, Mark Lanegan ha recorrido varias vidas en la música: grunge, en solitario, como parte de The Twilight Singers, The Gutter Twins, Soulsavers, QOTSA, en dúo con Isobel Campbell… Tras siete años, regresa con un nuevo disco que presentó además en directo. Y más que un Funeral de Blues lo que hay es blues del siglo XXI, facturado con su grave voz y con todo tipo de emocionantes aditamentos: blues, electrónica, lamentos arrastrados, intoxicaciones sónicas… Dr Wampush

 

Bill Fay – “Life Is People” (Deadoceans-Popstock!, 2012)

El inesperado regreso del año. Tras dos discos en los 60 olvidados por casi todos, Bill Fay se dedicó a otros menesteres pero siguió grabando canciones. Recuperados sus temas perdidos en esta década, ahora llega su nuevo álbum de canciones inéditas. “Life Is People“, entre ecos de The Band, Warren Zevon, Syd Barrett, The Blue Nile, Wilco, Van Morrison, Pink Floyd o Spiritualized, reflexiona sobre la vida que ha quedado atrás, el dolor, la pérdida y la fragilidad humana desde la visión de un hombre tolerante y humilde, que nunca ha sentido el vértigo del éxito y que no precisa de artificios, que también ha vivido la vida y ha experimentado el amor, que llega a su ocaso sintiéndose en paz consigo mismo y entregando su obra magna. Dr Wampush

 

Beach House – “Bloom” (Sub Pop, 2012)

Es difícil escuchar este disco y no pensar en algún momento “¡Ay! ¡Pero qué bonito es!“. Beach House repite la fórmula de “Teendream” (Sub pop, 2010) y suena casi como una continuación de éste pero sin caer en la repetición. Bloom se compone de diez cortes que conforman un todo y que están hechos para ser escuchados en el orden establecido. Su lanzamiento en mayo convirtió a sus melodías suaves y etéreas, casi del mundo de los sueños, en una banda sonora perfecta para la primavera. Silmalia

Grizzly Bear – “Shields” (Warp, 2012)

Tras un parón de tres años, los osos pardos han salido de la cueva a explorar territorios desconocidos, y el resultado no habría podido salir mejor. Sus señas de identidad todavía están presentes, pero consiguen muy acertadamente alejarse del “Veckatimest” (Warp, 2009) y “Yellow House” (Warp, 2006), y retomar el magnetismo que tenía aquel lejano “Horn of Plenty” (Kanine Records, 2004), su disco de debut, que sin apenas proponérselo te llevaba en volandas pero con el espacio suficiente como para vagar por él y disfrutar con el más mínimo detalle. Al igual que aquel, “Shields” hace de su complejidad su principal activo, con canciones que parecen hacer camino al andar, y que sin embargo están impregnadas de unas maravillosas melodías de las que es imposible escapar. Mediosordo

Grimes – “Visions” (Arbutus, 4AD, 2012)

Desde el lanzamiento de este disco, el término que más se asoció a él fue “inclasificable“. Los amigos de etiquetar estilos se volvieron prácticamente locos con el tema y no es para menos. La fiesta del electro y el sintetizador unida al lirismo y la voz aguda de Clair Boucher, con ecos, coros y un batiburrillo variado que , aunque así dicho parezca hasta caótico, nada más escucharlo se nota perfectamente estudiado. Sin duda, una de las revelaciones del año. Silmalia

Neil Young & Crazy Horse – “Psychedelic Pill” (Reprise-Warner, 2012)

Tras la desilusión que supuso el regreso del Caballo Loco con su disco de covers,Americana” (Reprise-Warner, 2012), el abuelo nos ofrece en esta ocasión otra pieza del puzzle cósmico que supone cada nuevo álbum en su más que dilatada carrera.  Desde la interminable ‘Driftin’ Back’ hasta el tema que da nombre al disco, Young y sus secuaces nos deleitan con esa alma eléctrica que llevan bien dentro y que saben sacar en las grandes ocasiones. Sonido incendiario de guitarras y contundencia rítmica , con esa tendencia innata a la improvisación controlada que juntos tan bien dominan. Otro clásico para el saco del canadiense. Smith & Wesson

Cloud Nothings – “Attack On Memory” (Carpark Records, 2012) 

¿Cómo reseñar un disco con el que te sientes culpable cada vez que le das al play?  ¿Como es posible que unos críos de 19 años puedan hacer uno de los mejores discos de los noventa cuando ellos ni siquiera habían nacido por aquel entonces? ¿Como pueden unas canciones que sablean despiadadamente todo lo que escuchabas cuando eras un chaval sonar tan frescas y adictivas? Un buen montón de dilemas capaces de romper algún que otro prejuicio y que convierten este “Attack On Memory”  de los norteamericanos Cloud Nothings en un caso muy peculiar. Y es que con tan sólo ocho canciones, los de Cleveland han conseguido un álbum de esos que levantan el espíritu, plagado de referencias obvias que coquetean con descaro entre el pop, el punk y el garage, y sí, hay que decirlo, el grunge. Mediosordo

Discos estatales

Talabot – “Fin” (Permanent Vacation, 2012)
Si bien la electrónica tiene su hueco ganado en el norte de Europa, no es muy común que un disco de producción nacional de este género tome un puesto entre los mejores del año, pero John Talabot (alter-ego de Oriol Riverola) lo ha conseguido con su álbum debut que paradójicamente se titula Fin. Melodías atmosféricas y ritmos refinados que se han ganado los elogios de medios como Pitchfork , y que le han hecho estar presente es numerosos festivales europeos este último año. Silmalia

 

Pájaro - “Santa Leone” (Happy Palace, 2012)

El que fuera guitarrista del legendario Silvio se ha rodeado de colaboradores de lujo para su debut: Raimundo Amador, Kiko Veneno, Dogo -de Los Mercenarios-, Gecko Turner o Julián Maeso. Y es que, para Pájaro, Sevilla, Texas, Nápoles, Nueva Orleans, Roma o Memphis se huelen desde su ventana. Y todo suena, rock’n’roll, blues, surf, swing, saeta, tarantela o spaghetti western, como una misma cosa cada vez que pone los dedos en su guitarra, convirtiendo con magia lo imposible, mezclar el Betis, la Semana Santa, la psicodelia y el delirio más exuberante, en posible. Dr Wampush

Havalina – “H” (Origami records, 2012)

Numerosos grupos nacionales se han pasado del inglés al castellano y en la mayoría de los casos esa decisión ha sido un acierto. Havalina es uno de ellos, y este cambio supuso su consolidación como banda con sus dos anteriores álbumes. Puestos en antecedentes, “H” ha demostrado que la calidad no desciende. Un disco que de primeras recuerda al rock de los 90, engloba un conjunto de factores basados en la mezcla de guitarras sucias y pinceladas de stoner que se combinan con un cierto aire psicodélico y letras más trabajadas que en los anteriores trabajos, colocando al trío madrileño como una de las bandas de mayor proyección en el entorno nacional. Silmalia

Discos Gallegos

Unicornibot – “Dalle!” (Matapadre, 2012)

Lo de estos chicos de Pontevedra tiene mérito. No sólo por su propuesta más que arriesgada, ni por su puesta de escena, más que divertida. Los Unicornibot son una de las bandas presentes en la actualidad gallega que han hecho del DIY una filosofía de vida. Con su segundo álbum, “Dalle!“, nos han demostrado que es posible recrear una fórmula vanguardista y arty sin caer en el aburrimiento o en el tópico, gustando por igual a toda clase de público mientras continúan defendiendo a capa y espada ese potente artefacto que practican, cercano al math rock o al post core, heredero de Don Caballero. Imprescindibles. Smith & Wesson

Fantasmage – “Fantasmage” (Discos Humeantes, 2012)

De Vigo llegan Fantasmage, dúo practicante de un garage punk de ahora mismo: inmediatos, directos y  sobre todo con unas letras muy divertidas donde expresan todas sus inquietudes, las divinas y las macarras. Su fórmula , a base de energéticos riffs de guitarra distorsionada sustentados en la magnífica base rítmica de la batería, no cansa, aun a pesar de ser algo que sabemos que lleva ahí toda la vida, tres acordes y palante. Mención aparte merece la versión que realizan del clásico de Camilo Sesto, ‘Fresa salvaje‘. Se les compara con Thee Oh Sees o The Fresh & Onlys, signo inequívoco de que estamos ante una de las formaciones con mayor proyección de nuestra tierra. Smith & Wesson

 

Aries – “La magia bruta” ( BCore Disc, 2012)

El debut en solitario de Isabel Fernández Reviriego, desde hace algún tiempo viguesa de adopción, es la banda sonora perfecta para un patio de colegio, un pilla-pilla de voces y melodías que funcionan de maravilla mientras juguetean con una casi omnipresente guitarra española y que acaban dando forma a un magnífico disco. Aires psicodélicos, pasión tropical y referencias al pop añejo de California,  juegan al escondite con nosotros mientras van pasando las diez canciones de “La Magia Bruta“. Y engancha, tanto que como lo escuches pandas. Mediosordo

 

Participantes en la votación: Silmalia, Pachi, Dr Wampush, Mediosordo, Música y crujidos y Smith & Wesson.


About the Author

DSC