Néboa – Antes da tormenta

0
Posted julio 22, 2015 by in 2015

Publicado:
 
Sello:
 

Disco de debut de los compostelanos Néboa que transita por lugares poco comunes dentro de la música gallega

Rating

Valoración
 
 
 
 
 

3/ 5

by QA
Full Article

Se podría decir que el impacto del trip-hop, a principios de los años 90, y sus variables apenas han tenido incidencia en la comunidad gallega. Por eso, la primera escucha de “Antes da tormenta” (autoeditado, 2015) de los compostelanos Néboa suena a novedad y resulta imposible no articular un gesto de sorpresa o, incluso, de desconfianza.

Como suele ocurrir con los trabajos estilísticamente crepusculares, han mediado múltiples interactivantes desde aquel sonido que se gestó en Bristol. “Echa el cerrojo” combina bossanova, funk, soul, jazz, música tradicional y reggae en una distribución bien ponderada. A diferencia de las piedras angulares del trip hop, aquí la voz no se percibe ingrávida, flotando por encima del resto de instrumentos, como lo hacían Shara Nelson para Massive Attack, Martina para Tricky o Beth Gibbons en Portishead. La cantante Aloia López no escoge un papel protagonista y se simbiotiza con el resto de instrumentos de la banda. Es, de hecho, ese equilibrio uno de los puntos fuertes de Néboa que tan bien luce en las composiciones más serenas como “E cae”,o el jazzero “Echa el cerrojo”. Aunque en ocasiones también sucede lo contrario. Y es que el edificio se desploma cuando algún instrumento intenta dar el salto al estrellato, como ocurre con el solo de guitarra de “Tramposo canto”, un tema que parece recoger el testigo del blues latino o de los fraseos de John Scofield. La ejecución de Tomás Porteiro es correcta, pero el maridaje resulta forzado. Sin embargo, cuando buscan un mayor vigor como conjunto, ya sea con el aumento gradual de la intensidad de “E cae” o en el desbarajuste cacharrero de “Unha palabra túa”, logran su cometido.

El logrado énfasis colectivo no debería evitar que uno se fije en un rasgo mucho más sutil y, tal vez debido a ello, más importante: la actualización de la música tradicional, folklórica. Desvinculada, como ya había hecho Alonso Caxade antes, de un cínico rasgo identitario: el de la gaita, la pandereta y la romería mediatizada. Despojada de ese tufo a costumbrismo burgués decimonónico.

Ahí están la muiñeira “Unha palabra túa” o el poema rosaliano “Negra Sombra” como bonus track, al que ponen música. En la primera, lo viejo y lo nuevo se funden en una paleta restringida a una elegante escala de grises. El tema está dotado de una vibrante plasticidad: empieza con el pandeiro de Sandra Pérez, al que se unen la voz y los teclados de Lucas creando una atmósfera que soslaya a los Air de “Moon Safari”. Luego ceden espacio al bajo, la batería y la guitarra y, cuando el tema parece discurrir por unos cauces pop más convencionales, regresa a la estructura inicial para acabar en una improvisación jazzística.

“Echa el Cerrojo” es un disco irregular que, sin embargo, no impide reconocer el buen comienzo y la cantidad de trabajo de una banda que acaba de echar a andar. Un diamante en bruto a la espera de pulido.


About the Author

QA