Paus – Clarão

0
Posted marzo 5, 2015 by in 2014

Publicado:
 
Sello:
 

- Reseña del último trabajo de Paus: una excelente combinación de ritmos tribales, sonidos caribeños, noise y hardcore.
- La banda portuguesa actuará el 13 de marzo en la Zona C de Santiago de Compostela

Rating

Valoración
 
 
 
 
 

4/ 5

by QA
Full Article

Hablar de globalización es hacerlo del aumento de los desequilibrios económicos, sociales y territoriales, pero también de su cara b, la menos mala: la del intercambio cultural. Enseñar lo propio y aprender lo ajeno es siempre fructífero y nos permite transitar y disfrutar de esos cruces de caminos donde se mezcla lo autóctono con lo foráneo. Es precisamente en ese lugar, en el puro centro, en donde debemos situar a Paus.

La aleación de estilos musicales es la seña de identidad que la banda portuguesa sublima en “Clarão” (El Segell del Primavera, 2014), su último trabajo. Occidente, África y el trópico se entrelazan, en una acertada reunión, en cada uno de los diez temas que construyen este disco. Paus dejan clara cuál es su propuesta estética a partir de los arreglos de sonido caribeño, las voces tribales, los juegos rítmicos característicos del hardcore y la irrupción de guitarras arrebatadas de Corta vazas, la canción de inicio.

Con este álbum, el conjunto portugués busca concentrar sonidos sobre los que eleva el tono con enérgicos arranques ruidistas como hacen en Pontimola o en, con su noise sobre una percusión totalmente desatada. Es en este tema donde la doble batería, uno de los rasgos definidores de la banda, se libera al fin y goza de un merecido protagonismo.

Se podría pensar que el disco funciona como una simbiosis estilística, pero no siempre es así. En realidad, debería hablarse de diálogo estético. Por eso, en ocasiones, la música global – aún siendo una presencia constante- cede su papel principal a planteamientos occidentales. Tal es el caso de Bandeira branca: una canción más convencional en estructura que los temas anteriormente mencionados, con un discurso repetitivo, que establece unos claros vínculos con el metal y la electrónica industrial más oscura.

Aunque “Clarão” también contiene composiciones menos afortunadas como Ambiente de trabalho, que parece rescatada de los insufribles -y afortunadamente olvidados- recopilatorios Synthesizer, y Primeira. En el cargante teclado de esta última se aprecian las relaciones con los videojuegos space opera y, en ese entorno, la inmediatez hardcore resulta de complicado acople.

La segunda parte del disco recupera el vigor inicial, en primer lugar, con dos composiciones que funcionan acertadamente por su organización contrastada. En Cauda turca una música para una danza extasiada, y repleta de estupefacientes, se intercala con un tempo lento en el que se van incorporando instrumentos progresivamente. Negro coquetea con el ritmo de una batería frenética que combina con un bajo potente y tenso. Los sonidos inquietantes y atmosféricos que se cortan con breves riffs de guitarras aceradas e industriales se concentran en un final intenso que tiende a la épica, pero sin caer en grimosas estridencias.

En segundo lugar, ese poderío inicial regresa con dos de las mejores canciones de este álbum. Cume es un auténtico temazo y su principal logro reside en la excelente mimetización de las abstracciones vocales con los teclados. De este modo, un halo mistérico, casi onírico, inunda la composición. Difícil saber si Paus trasladan al oyente a una rave, a la calma del sofá o a un pasaje surrealista de la película Akira. Al final, sin dar respuesta, los portugueses celebran la llegada a la cima (política o social) en un glorioso crescendo. Acompañan las cuerdas minimalistas de Clarão, el último tema del disco, para descender esa montaña. Con esa base construyen una canción marca de la casa que, como en Negro, contrasta un arranque calmo con momentos de intensidad apabullante.

Con el último trabajo de Paus, uno se llega a desorientar entre la rítmica y los arreglos olvidando, definitivamente, la estructura compositiva. Y no es nada malo. Resulta gratificante perder el norte en este bosque sonoro. A la deriva. En busca de un claro donde una comunidad primitiva, en pleno éxtasis, celebre un ritual de magia negra ambientada con sonidos tribales, ritmos caribeños y hardcore.


About the Author

QA