Chucho + Igloo @ La Iguana Club

0
Posted octubre 29, 2013 by in

 

Repasamos el concierto de la banda de Fernando Alfaro del pasado viernes, enmarcado dentro del ciclo de conciertos de Son Estrella Galicia

by Loveless
Full Article

La Iguana quedó lejos de llenarse en una noche en la que Chucho volvió a morder en la noche viguesa, tras la actuación previa de Igloo.

Los gallegos estuvieron bien, muy bien para sus fieles que ocupaban los sitios más cercanos al pequeño escenario. Demostraron que su apuesta es firme y que creen en sus canciones. Están compenetrados, suenan con fuerza y se mostraron como en casa, agradecimientos a la sala incluidos en su despedida.
Sin embargo, en el debe, dejaron cierta sensación de no salirse nunca de su, llamémoslo así, zona de seguridad. Con una actuación más corta, con menos tiempo para analizar su fórmula, dejarían una mejor huella entre el público que se acercó a la cita por los albaceteños.

Pasaban de las 12 de la noche cuando, con “Conexión de Hueso“, llegó el turno de Chucho, que ofreció canciones de sus distintos álbumes y ep-s, si bien se detuvo en mayor medida en Tejido de Felicidad. También sonó “Huracanes con nombre“, primer tema fruto de esta segunda fase del grupo.
Fernando Alfaro y los suyos demostraron oficio, seriedad y, sobre todo, nervio. Las letras, ya conocidas, interpretadas con rabia para aumentar su daño, daño que se reforzaba por la contundencia en las baquetas de Javier Fernández, los coros y precisión de Juan Carlos Rodríguez y los pasajes lanzados desde los teclados por Emilio Abengoza. Sí, su música gana enteros de cerca y más en una sala de las características de la Iguana.
Se pudo disfrutar con las distintas facetas de la música del grupo, de la épica con “Extrarradio” (no puedo perdonar el fallo en la letra, que es una de mis favoritas), la atmosférica “El detonador EMX-3“, el punk de “Perruzo” y, claro, la fiesta preciosista pop de “Magic“. El, inevitable, momento “Magic” fue el broche del bis canónico, pero aún hubo ganas para otra propina, sónica, con una “Inés Groizard” que dejó vibrando los tímpanos.

La ocasión era especial, pues el mismo local había asistido al “nacimiento” del Chucho en 1997.
Un concierto para reencontrarse con el padre Karras, Ricardo Ardiendo, Antonio Anglés, Alicia Rompecuellos, los ángeles inseminador y turbio, el cirujano patafísico y el resto de personajes paridos por la mente del monstruo Alfaro. En fin, si hacerse viejo es esto, tampoco nos quedan mal las canas.

P.S. ¿Hasta dónde se va a llegar con la costumbre de fijar un horario que ya no vale ni como orientación? ¿No habrá público que se queda en casa por no saber si puede llegar a tiempo o si va a tener que levantarse al día siguiente con contadas horas de sueño?


About the Author

Loveless