Crónica de un día con… Joe Crepúsculo

1
Posted diciembre 16, 2014 by in

Donde: Pub Sonar en Santiago de Compostela
 
Cuando: 9 de octubre de 2014
 
Como: Buena entrada
 
Fotos: Sintonizando
 
 

Nour se paseó un buen rato bajo la lluvia compostelana con Joe Crepúsculo antes de su actuación en el Sonar y este es el resultado de esa tarde.

by Nour Al-Hussen
Full Article

Había escuchado hablar mucho de él. Creativdad, ingenio, y misterio eran algunas de las ideas, o si quieren llamarle prejuicios positivos que mi mente había refugiado. “Eres afortunada en conocerle“, dijeron y no se equivocaron. En nada.

Hace menos un mes, y por gracia de la iniciativa de Sintonizando, Santiago de Compostela tuvo el placer de cederle un escenario, el de la sala Sonar a Joe Crepúsculo. No quisimos perder la oportunidad de vivir un directo suyo y tampoco desperdiciar la oportunidad de compartir un rato con él.

Nada más tener ese encuentro, comprendí que la timidez y seriedad que mostraba al principio se traducían en profesionalidad y amor por su don. Tras una prueba de sonido entregada y preocupada por hacerlo lo mejor posible, la conversación fue surgiendo entre las calles estrechas y húmedas de Compostela para acabarla en un pequeño bar de la zona vieja.

Joël Iriarte, o Joe Crepúsculo es una persona apasionante y cercana. Una mente que posiblemente vaya a mil por hora para ser capaz de crear sus canciones y por el interés y énfasis que vierte en todo aquello que le aporta. La expresión de sus ideas y pensamientos,como también explicaciones crean un aura inquietante, que entrelaza con el mundo interior y rico que transmite su filosofía de vida. De la filosofía en general, no sólo es especialista por haber adentrado en su estudio en sus años universitarios como bien me confirmó, si no que mismamente, le sirve como fuente de inspiración para escribir sus letras. Muchos son los conceptos ontológicos y metafísicos que impregnan sus canciones, las mismas que se enriquecen más todavía, si tenemos en cuenta que deja en ellas una parte de la visión del mundo que lo rodea. No tiene porque ser real, ni mismamente ideal. Así pues dichas canciones terminan por ser vestidas de sátira, expresión y fábula. Extravagancia a veces, quizás, pero sobre todo, mucha reflexión.

Joe Crepusculo 1

-He prestado atención a tus letras. Aparentemente, parecen simples, pero sé que no lo son. También intuyo que esconden tras si un significado mayor. ¿Cómo es el proceso de su composición?

- Intento que sean sencillas, pero también intuitivas. De alguna forma, intento crear conceptos y capas de significado (…) Interesa que parezcan simples, pero a la vez que tengan profundidad.

-Se califica tu música como Lofi, o pop “independiente“. ¿Qué opinas al respecto? Es una pregunta que me apetece hacerte, Joe. Últimamente he reflexionado bastante sobre esta etiqueta y el desgaste de su significado, no porque crea no se corresponda con lo que haces, si no que hablo de otros casos que se usa, paradójicamente, como una herramienta comercial.

-Es simplemente un adjetivo, yo lo veo así.

Me contó como en sus inicios utilizaba instrumentos básicos o caseros para elaborar melodías o temas. Y a medida que los minutos pasaban, la conversación iba fluyendo de una forma estructurada y sin dejar de estar pendiente de la hora del comienzo de su concierto.

Ahora estamos hablando de la música que nos gusta. “A mí, por ejemplo me gustan mucho los 70s, Fleetwood Mac, Bowie…” Entonces yo me sorprendo. Me sorprendo para bien porque me parece, cuanto menos curioso, que alguien guste de un estilo clásico, pueda ser capaz de crear piezas de otro estilo totalmente diferente. Eso, supongo, que conlleva muchas cosas. Capacidad de interpretación, relación, y personalidad, entre otras. La hora se aproxima, y para terminar yo le pregunto cómo compagina su carrera en solitario con sus otros proyectos musicales paralelos (Cantante y teclista de Tarántula, Junco&Diamante, entre otros…) y me contesta que, en estos momentos, está de lleno dedicado a sus andaduras por el sendero musical como solista. Se cerraba el círculo de nuestro encuentro de tú a tú de la misma manera que lo empezamos, hablando de algo que a los dos nos apasiona: Oriente y en especial el mundo árabe.

Joe Crepusculo 3

Poco después, volvíamos a la Sala Sonar. El artista se preparaba para subir al escenario, y yo por mi parte cogía la cámara. El aforo se había completado y la multitud esperaba con ansia. La misma, que se mantuvo completamente entregada desde el comienzo del concierto. Destacar que la disposición de la sala, su infraestuctura, diseño y luz y calidad de sonido funcionó como un complemento perfecto para la puesta en escena de la actuación.

Mi fábrica de Baile”, proclamada por Rockdelux como Canción del Año fue la encargada de abrir y cerrar el telón en forma de bis que el público exigía, negándose y entristeciéndose por la marcha. La reciprocidad entre artista y fans fue remarcable, al nivel que algunos de ellos no dudaron en subir al escenario para hacerle compañía mientras el resto, menos decidido, se quedaba sacándole brillo a la pista mediante el contoneo.

Lo que escuchamos en directo, fue fiel a lo que nos esperábamos de los tintes sonoros de su último trabajo en especial: “Baile de Magos” ( Mushroom Pillow, 2013). Dance, pop, una búsqueda generacional embaucada en lo pegadizo de los ochenta y auge de lo noventero que capta y hace moverse hasta al más aburrido de la fiesta. ¿Lo más emocionante? ver que al bajar del escenario, la ilusión y los nervios siguen presentes en un artista más que consolidado y que cuenta con años y años de experiencia a su espalda.

La armonía invisible es mayor que la armonía visible” o eso al menos decía Heráclito de Éfeso. Nosotros pudimos acercarnos a tan sólo una milésima parte de lo visible y humano de Joe Crepúsculo y nos hemos quedado con buen sabor de boca con ello. Por su parte, no queremos imaginar entonces cuan fascinante y bello será lo invisible de este enigmático personaje de lo real, imaginario y simbólico.


About the Author

Nour Al-Hussen


  • Juan

    ¿Se la chupaste al final o no?