Crónica: diola + Rosvita @ Casa Tomada

2
Posted agosto 10, 2015 by in

Donde: La Casa Tomada- Centro Social de Intervención Artística. A Coruña
 
Cuando: viernes 31 de julio de 2015
 
Como: sobre 40 intrépidos re-tomamos La Casa durante unas horas
 
Fotos: Manuel Arijes / Rosvita
 
 

Rocío Núñez estuvo en el primer concierto de diola en compañía de unos grandes, Rosvita, y en una de las últimas actuaciones en La Casa Tomada antes del cambio en su equipo.

by Rocío Núñez Rúa
Full Article

Un concierto en La Casa Tomada es una experiencia diferente, quien haya asistido a alguno lo sabe, quien no, se lo podrá imaginar si piensa en un antiguo almacén situado en una estación de ferrocarriles. Un edificio gris, castigado por el paso del tiempo, aparentemente abandonado al otro lado de la estación y las vías del tren, un paisaje industrial y suburbano. Imagina ese inmueble, ahora recuperado como un lugar para el ocio creativo, un nuevo almacén para la cultura alternativa y la diversión. Ideado para vivir y crear experiencias. Un punto de encuentro autogestionado, sostenible y abierto a toda la ciudadanía. Es fácil, así, imaginarse el clima tan especial que allí se crea.

Casa Tomada (1)

En un concierto en La Casa Tomada no eres un mero espectador, formas parte de algo que va más allá del evento musical. Si no lo habías pensado antes de entrar, te darás cuenta después. Formas parte de una acción cultural que trasciende el concierto, que evoca el simbolismo de “La Casa Tomada” de Julio Cortázar, donde el espacio era además una metáfora, un lugar para el cambio, para la participación alternativa y fuera de los canales oficiales. La Casa Tomada es una cara b a la cultura que viene en los programas oficiales.
Desde el inicio de su actividad en 2013, se ha convertido en un símbolo de la contracultura coruñesa.

Empieza el concierto. diola

Sobre el escenario un despliegue de instrumentos, artilugios y cables propios de un combo dispuesto a bombardear al público con todas las armas dispuestas a su alcance.
diola son Toño, Gayoso y Gon y este fue el debut de una banda de músicos nada primerizos.

Los ex Unicornibots tomaron posiciones y se presentaron. Lo hicieron con la emoción y “los nervios de un niño pequeño”. Esos nervios y emoción de los inicios los vimos traducidos en frescura, ganas, potencia, ilusión, entrega y mucha adrenalina. Todo ello entre guiños al público consiguiendo su complicidad mientras hacían cambios en el escenario con los que lograban que por arte de magia el bajo fuera batería y el batería estuviera al micro. Porque estos cracks del panorama musical gallego más actual, hacen de todo encima de un escenario. Cantan, hacen coros; manejan diferentes instrumentos; controlan las mesas de sonidos con su mini teclado electrónico cuidadosamente incorporado; se intercambian y son capaces de comunicarse entre ellos y con el público creando un ambiente envolvente del que ya no saldrás.

diola toca con la libertad de quien pasa de etiquetas y estilos, de quien está en fase de experimentación, de quien no se pone metas ni límites. Se divierten. Sus letras, explica Toño, “hablan de temas cercanos, vivencias personales, letras hechas con cariño, sin una línea, abstractcas”. Se perciben influencias de Viet Cong o de las nuevas corrientes del post core norteamericano, pero sin dejar de lado su paso por Unicornibot cuya huella sigue viva a pesar de emprender un camino nuevo. También guiños en algún tema a Sebadoh y a bandas del sello Dischord como AntelopeEl Guapo.

diola CT

Bajo la luz de la vidriera del almacén, mientras el ambiente se oscurece, suenan temas con la voz potente y a veces desgarrada de Toño, acompañado en ocasiones por el resto de la banda. Momento de voces que se alzan, mezclan y quedan difuminadas por la contundente descarga de sonido que no para de crecer en intensidad. Batería, guitarra, bajo, sintes, sonido eléctrico, todo a la vez, toque math rock. Son capaces de crear un muro de sonido infranqueable, tu única opción es rendirte y quedarte absorta mientras piensas “y solo son 3…!”. Una proeza.

Llegamos al final del concierto entregados, nos dejan en lo más álgido ¡y con ganas de más! Su energía es contagiosa. Se despiden dando las gracias al equipo de La Casa Tomada, un lugar especial donde debutar y dando las gracias a sus compañeros de baile durante esa noche, Rosvita. El trío de Madrid ha estado en primera fila disfrutando del concierto y haciendo estas fotazas que han tenido el detalle de cedernos. Así son los grandes ¡Tan humildes como generosos!

Fin de la primera parte. Hemos sido testigos del debut de diola. Una banda diferente que pasará a protagonizar las páginas sobre música independiente en Galicia. Esto no ha hecho más que comenzar.

Llega el turno de Rosvita

Con tanta habilidad como rapidez diola desmonta el campamento y Rosvita nos prepara el escenario, una puesta en escena de algo que promete ser, como su nuevo disco, “Mítico, Mítico”.

Manuel Arija, Nacho Vera y Manuel Campos, atesoran 15 años de trayectoria como banda underground de sonido inclasificable. Su  4º y último album “Mítico, Mítico” está de minigira por Galicia y ellos lo acompañan y presentan con mimo y devoción.

Sobre el escenario hay más instrumentos que músicos: bajo, guitarra, piano, batería y hasta un trompeta que oculta el batería. En cuanto la banda se armó con ellos sobre la tarima, el escenario brilló, y no solo por los destellos que desprendía el chaleco de lentejuelas plateadas del batería. Un punto con luz propia en el centro del escenario. Ese chaleco, a juego con la bola gigante de espejos que colgaba del techo de la sala, eran un homenaje al glam rock y una advertencia de que aquello iba a ser más que un concierto, aquello era ¡una fiesta!

Potentes desde el inicio, crecen en intensidad según transcurren las canciones. La descarga de energía y diversión sobre los instrumentos produce una batalla campal musical. Llega un momento en el que piensas que, si antes no se rompe nada, sus cuerpos llegarán a fundirse con los instrumentos, y así es. Llega la explosión sonora. Los sonidos se debaten entre la psicodelia, el kraut y el math rock ; pasan de la inspiración tropical al hardcore o se inspiran en la música irlandesa para hacer una despedida de concierto con un toque celta en el “Fogar de Breogán”. Sonidos descarados e inclasificables. Estructura punki-fiesta progresivo o rock deportivo, como dicen ellos.

Su música es un diálogo entre ellos y con el público. Consiguen conectar y que los acompañes durante todo el viaje por sus letras surrealistas, cargadas de ironía y sentido del humor. La complicidad entre ellos es evidente. Es contagioso ver lo bien que se lo pasan encima del escenario. Tienen al público rendido al punki-fiesta-progresivo-deportivo o lo que sea que hagan. de igual mientras sigan haciéndolo. Estás dentro. No podrás limitarte a mirar, tu cuerpo se mueve.

El título del álbum les viene al pelo, porque es verdad, Rosvita son muy míticos y es un gustazo dar con una banda así.

Entre bailes modernos de algunos y espasmos psicodélicos de otros, la fiesta llega a su fin. Se despiden de su pareja de baile, diola, felicitándolos por su debut. Volverán a compartir bolo al día siguiente y seguro que en muchas otras ocasiones, este flirteo no es nuevo. Se despiden con cariño del público (estos chicos se hacen querer).

Cualquier crónica de un concierto de Rosvita acaba del mismo modo, si tenéis ocasión ¡vedlos en directo!

La sala se va vaciando mientras algunas remolonas nos quedamos charlando con los músicos. Despedidas, risas, besos y hasta prontos.

Lo que ese día era un rumor, la pasada semana se confirmó. El equipo que puso en marcha La Casa Tomada se despidió mediante un comunicado en su página web y redes sociales.  Estábamos presenciando los últimos conciertos antes de la gran fiesta de despedida que será el próximo 29 de agosto. Estoy segura de que será épica, algo para recordar.

ROSVITA CT


About the Author

Rocío Núñez Rúa


  • Sara

    Good job Núñez! Se nota que lo has disfrutado! Seguiré tu consejo e intentaré verlos

    • Rocío Núñez Rúa

      Gracias Sara! Lo pasamos pipa! Te espero en el próximo