Crónica: Festival do Norte @ Illa de Arousa I

0
Posted julio 16, 2014 by in

Donde: Varadoiro do Xufre en Illa de Arousa
 
Cuando: 3, 4 y 5 de julio del año 2014
 
Como: 2000 personas
 
Fotos: Corpora.tif
 
 

Arrancaba el Festival Do Norte (FDN) con la cara bien limpiada tras su cambio de fecha, ubicación y un cartel excelente de los que hacen historia.

by DSC
Full Article

Arrancaba el Festival Do Norte (FDN) con la cara bien limpiada tras su cambio de fecha, ubicación y un cartel excelente de los que hacen historia. Tres jornadas de escenario principal que quedaron deslucidas por el transporte o la lluvia, sobre todo en su jornada de clausura y que suscitaron diversas polémicas entre parte del público por sus quejas hacia a la organización del evento.

Ayer publicábamos un artículo de opinión acerca de dicha polémica y hay otros medios que se han hecho eco de la misma, así como a través de los comentarios de los asistentes en redes sociales como facebook o twitter.

Pero bueno, consideramos que eso es otro cantar del que ya hemos hablado, así que procedemos a narrar lo que fue en lo musical el FDN 2014.

Linda Guilala abrieron en el escenario del Varadoiro do Xufre el primer día del festival. La banda de Vigo tuvo que enfrentarse al viento y a algo que ocurre siempre con los primeros de un festival: el público está llegando aún. No es extraño que dedicaran un tema a sus amigos. Fueron creciéndose en el llamado Escenario EG a fuerza de canciones que los identifican con los años dorados del indie español. Encajan perfectamente dentro de Elefant Records, sello independiente de referencia, que apuesta firmemente por ellos. Tras disolverse Juniper Moon, anterior banda de Iván y Eva, han evolucionado de un naif synth pop a el shoe-gaze de “Xeristar” (Elefant, 2014) gracias a la incorporación de Bruno, ex-Blows y La Guerra del Fuego, que aporta una guitarra en distorsión permanente. Melodías contagiosas y bajo sintético cantado y pulsado por Eva con flequillo oculta rostro e impertérrita actitud. “Chicas guapas (que van a trabajar en moto)” es un tema de perfecta factura indie pop: alegre y melancólica sin saber muy bien por qué. “Lo siento mucho” ya sonó como si el viento no importara para agradecer la presencia de los pocos que se acercaron a esas tempranas horas. Igual solo una banda gallega puede entender a una escocesa como The Jesus And Mary Chain que solo era feliz cuando llovía.

LINDAGUILALA

El Último Vecino tiene un nombre que no entusiasma demasiado y una presencia escénica de nerds ochenteros dándolo todo. Gerard Alegre Dòria es el alma máter y baila como le joven Bernardo Bonezzi mientras suelta canciones de fría contención que recuerdan a ‘El eterno femenino‘ de La Mode a ‘Reproduction‘ de Human League, a la subcultura del baile de New Order y a sintes que habitan lo sombrio. Había luz de día pero comenzaba a nublarse mientras “Antes siempre esperaba” sonaba. “Los nuevos vecinos” hicieron bailar a jóvenes de tan solo dos décadas de vida y también a los que acumulamos más. La fascinación por un momento de la música desvanecido fue recreada con un directo que bajó las defensas ante lo no-original valorando la atmósfera e interpretación fidedigna.  Aunque acabaron dando las gracias “por aguantar esto” los de Barcelona, que han sido fichados por Canada, despiertan una gran expectación por su devenir.

ELULTIMOVECINO

Desde “Feel It Break” (Paper Bag, 2011) Austra es una banda que atrapa las formas de lo etéreo de la darkwave para comprimirlo y hacerlo gozosamente bailable. Katie Stelmanis cantó como un ángel en penitencia, acompañada por Maya Postepski en la percusión, de Dorian Wolf marcando el ritmo con su bajo y de la andrógina presencia de Ryan Wonsiak en las programaciones. Sonaron hits inmensos como ‘Lose It‘ y ‘Beat and the Pulse‘ para rematar con el ‘Nothing Compares 2 U‘ que Prince compuso para cantar con The Family, pero intuyo que las de Ontario tenían más presente la versión que Sinéad O’Connor popularizó. El viento que soplaba del lado del mar hizo que se temblara más de frío que de emoción pero Austra sonó con precisión y mucha elegancia dejando quizás el mejor concierto de la jornada.

AUSTRA

Los Veronica Falls llegaban con letras grandes y en horario inmejorable, pero da la impresión de que en los festivales son o actúan como una banda más de relleno que otra cosa. Y es que llegan a aburrir. A pesar de tener un par de discos notables que repasaron con holgura, dejarnos una versión de “Starry eyes” del bueno de Roky Erickson  y tener un puñado de excelentes canciones para dar o tomar, lo fuerte de los londinenses no es el directo, hay que reconocerlo. Y no hablo de que suenen mal ni de que desafinen, es que su propuesta así, muy cool pero sosa y apática, queda en un bluf. Excesivamente pasivos, casi inmóviles, fríos y sin sangre, o el público se lanza o no nos tiramos al río… No sé realmente lo que es, pero algo les falla a estos chicos que, por otra parte, en disco tienen un puntito muy guay; pero así no, ni transmiten nada ni van a llegar más allá que a eso, a ser un grupo más en los ya, hoy por hoy, más que sobresaturados festivales de verano.

VERONICAFALLS

Is Tropical es una banda de la factoría Kitsuné (Digitalism, Hot Chip, Two Door Cinema Club), un sello que le da la misma importancia a la moda que a la música, y son uno de los pelotazos musicales del último año. Salieron en cuero negro y con las cervezas ya abiertas, varias, para no perder tiempo. Desarrollaron su set entre momentos de baile con bote fácil alternados con poses “guitar hero”. Lo suyo es la diversión, la suya, pero el control de calidad se resiente. Cualidades de “one hit band” completado con lentos climax de dudosa coherencia. Con “The Greeks” se marcaron un tanto y con “Dancing Anymore” demostraron que son coreables. Mención aparte de la irrupción, desde atrás y corriendo, de la novia de Gary Barber para cantar el hit. Hay bandas que fuera del videoclip no funcionan con la misma energía.

ISTROPICAL


About the Author

DSC