Crónica: Mercedes Peón @ Teatro Rosalía

0
Posted febrero 24, 2014 by in

Donde: Teatro Rosalía de Castro, A Coruña
 
Cuando: 15 de febrero del 2014
 
Como: Buena entrada
 
Fotos: Lestonnac Ibáñez
 
 

Rosanna Moreda repasa el concierto de la cantante y folclorista gallega en A Coruña.

by Rosanna Moreda
Full Article

Una vez más, la artista salió muy bien parada en la difícil tarea de conciliar elementos musicales de otras épocas con ingredientes plenamente actuales. Nos referimos al concierto del sábado pasado en el Teatro Rosalía de Castro de A Coruña. De hecho la originalidad sonora, la pasión por el detalle y la obsesión por la sorpresa diría que son los tres grandes pilares de su puesta en escena. Una variedad que no sólo atañe a la riqueza de telares, versos y notas que ofreció, sino que sorprende por los giros que le da al sonido, mejor dicho a la manera en que nos acostumbraron a recibir el sonido. Desde melodías lentas, a un conjunto musical muy agudo, casi estridente, que de buenas a primeras (y sin saber de quién se trataba), pudo incluso llegar a perturbar.

Pero en el caso de Mercedes Peón y su disco “Sós” (Fol Música, 2010), esto no ocurrió, pues no se trata de una artista al uso que cante frente a un público bien sentado en sus butacas. Utiliza la voz y el instrumento como modo de protesta para reivindicar cuestiones que continúan estando en el horno, pero calcinadas, y no precisamente porque ya no correspondan a la actualidad, sino porque más que nunca corresponden; pero nos empeñamos en hacer oídos sordos, tal y como dictan estos despreocupados tiempos.

Mercedes Peon 1

 

Acompañada de cuatro o cinco músicos (excelentes) más, incluidas dos vocalistas, utilizó la experimentación para hacernos llegar no sólo sensaciones nuevas con todas sus implicancias positivas, sino lo más vibrante: esa parte más desconocida de las sensaciones, que pertenecen al ámbito de lo pretérito, mistérico, lejano, extraño, lo rechazado. Porque experimentar con el sonido implica traspasar toda la pasteurización actual, para llegar a la raíz, lo que está antes que la nota: la risa pura, el lelelelee, las palmas, todo ello aderezado con pandeiretas, susurros, secretos de ancianas…

Al igual que Juana Molina desde el país de Alejandra Pizarnik, y la estadounidense Laurie Anderson, Mercedes Peón experimenta con lo sonoro, a costa de no resultar siempre y obligatoriamente agradable, pues le interesa llegar a lo previo, la materia prima, al retazo despojado de adorno, sacando capas, y más capas y lo que es más insólito, siempre a la vista. Porque no es común escuchar a un/a cantante confesarle al público con todo el aplomo que “está muy nerviosa” o que “trabajar con samplers es un problema”. Entonces, sabiendo esto, se entiende que uno de los mejores temas de su disco sea: “Derorán”: Implicadas coa natureza, implicadas na pobreza… pieza musical que debería ser cántico de cabecera en los feminismos de nuestros lares. Porque como ella misma dijo: “cantamos evidencias”, por eso su música no es simplemente performativa, sino que se acerca más, por las implicancias políticas: “se puede cantar todo: los roles, los papeles que nos tocan…” al concierto de acción.

Mercedes Peon

 

Y en lo que tiene que ver con los ritmos, nuevamente los guiños al jazz, al dub, a los ritmos de Transilvania, al flamenco… pero sin duda, lo más insólito de esta hora y media de incursión en una retahíla de sorpresas, fue el juego-manifiesto que propuso junto con una de las vocalistas que la acompañaba quien además es coreógrafa, donde una cadena de besos, entre otras singularidades, hizo participar a la gente para levantarse y bailar. Un público, dicho sea de paso donde tanto se pudieron apreciar bebés como ancianas/os, cosa poco frecuente en tiempos de ultra discriminación por edad de la que no se salva ni siquiera la industria musical.

Y la sorpresa mayor, como todo, la dejamos para el final: un clarinete que avanzó desde la gente, desde este otro lado que tradicionalmente observa, pero la realidad nos muestra que no es así, actuamos y existimos, porque trabajar con las raíces de la música, implica eso, vivir (en) el público.


About the Author

Rosanna Moreda