Día de la Música 2012

0
Posted julio 2, 2012 by in

Donde: Centro de creación contemporánea Matadero (Madrid)
 
Cuando: 23 y 23 de junio de 2012
 
Como: Con un calor sofocante.
 
Fotos: via diadelamusica.com
 
 

Repasamos el caluroso Día de la Música que tuvo lugar en el Matadero de Madrid.

by musicaycrujidos
Full Article

La séptima edición del Día de la Música volvió a darse cita el pasado fin de semana en el Matadero madrileño. Nos acercamos a sus dos jornadas principales, la del viernes 22 y sábado 23, en un formato que se completó durante el jueves y el domingo con una fiesta de presentación, programación gratuita, batalla de bandas y conciertos y actividades para niños y familias.

 

// Viernes 22

Antonio Luque y su banda decidieron saltarse la siesta y responder ante un Escenario Rockdelux repleto, mitad por el fresco de la sala, mitad por su fidelidad a Sr. Chinarro. El sevillano salió a asegurar apostando por contadas dosis de “Menos samba!” (Mushroom Pillow, 2012) y auténticos clásicos como ‘Ni lo sé ni lo quiero pensar’, ‘Del montón’, ‘Esplendor en la hierba’ o ‘El rayo verde’. El perfecto sonido del cuarteto tan solo fue roto en su tramo final cuando, en el exterior, Lee Fields & The Expressions arrancó con gran estruendo y entusiasmo soul. De negro y dorado, y con un implacable sol fundiendo uno de los escenarios principales, Lee Field se preocupaba por que lo estuviésemos pasando bien, por que fuésemos felices, por transmitir el amor que guían todas sus canciones. Brillaba la cara del soulman de Carolina del Norte mientras se desvivía cantando ‘Wish You Were Here’ o ‘Faithful Man’ -sin coro femenino-, en una demostración de sonido Memphis tan emocionante como infravalorada.

Lee Fields & The Expressions

Nos cobijamos en la sombra de la Nave 16 -Escenario Spotify- para acabar llevándonos la grata sorpresa del viernes. Con los más recientes discos de St. Vincent en mente - “Actor” y “Strange Mercy” (4AD, 2009-2011)- intuimos un concierto íntimo y sosegado, pero la dulce Annie Clark se erigió en una extensión de Björk, pero electrificada y espasmódica, distorsionando al máximo su guitarra y llevando temas como ‘Chloe in the Afternoon’ o ‘Save Me from What I Want’ hacia la psicodelia. Al margen de acabar zapateada por entre el público, su concierto fue una muestra de originalidad y actitud. Lo mejor de la primera jornada.

A Twin Shadow, como a muchos otros, le tocó lidiar con el abrasador sol del Escenario RTVE, en una plaza que se debatía entre cobijarse en las sombras de las carpas o posicionarse en primera línea para sentirse participes del hype Azealia Banks. Erró el neoyorquino en el sonido y deslució la presentación de algunos de sus temas nuevos, los que componen “Confess” (4AD, 2012), echando por tierra las buenas sensaciones y el gran recuerdo de su actuación en la edición de 2011 del Primavera Sound. La diminuta Azealia Banks ya había creado expectación meses antes gracias a su confirmación-cancelación-reconfirmación. Finalmente se presentó sin más faustos que dos bailarinas y Dj y, como estrella, conquistó con una fórmula tan simple como efectiva; un EP “1991″ (Universal Records, 2012) que se vuelve más escueto si cabe por la velocidad a la que escupe versos, ritmos tópicos y bailes tan convulsos como desabridos.

Azealia Banks

Alternamos rap con el rock experimental de Bear In Heaven, otra de las bandas con nuevo trabajo en su maleta. El trío de Brooklyn intenta ser enérgico pero suenan tan planos como cursi es el nombre de su último álbum; “I Love You, It’ Cool” (Hometapes, 2012). Basaron su actuación en este último álbum, y sin más referencias que ‘Beast Rest Forth Mouth’ (2009), donde sí dieron muestra de su particular estilo, nos topamos con psicodelia oscura y melodías experimentales. Canciones como ‘Cool Light’ o ‘Sinful Nature’ pueden llegar a enganchar y son un contenido bastante apropiado para una sala, un escenario cubierto, tenebroso y fresco, pero jamás hubo un cénit.

James Blake pareció verse envuelto en una especie de conspiración. Programado para las nueve, cuando la tarde comenzaba a caer, pero con luz suficiente como para deslucir su elegancia soul, se vió forzado también a compartir protagonismo con Tindersticks -reubicados en ese mismo horario después de un retraso de dos horas-. Entremedias bastante público irrespetuoso, ajeno a las condiciones de Blake, quién sentado a los teclados ofreció un setlits que no por repetitivo deja de ser brillante y preciosista.

James Blake

Ya en el tramo final del día, The Raveonettes, recién bajados del avión que les había traído desde Estados Unidos, plantaron su muro de sonido en una de las naves del recinto. Insoportable estruendo del dúo danés sin apenas atisbo de ese garage, rock de los ’50, que suena en sus trabajos de estudio, poniendo punto final a un primer día de poco mérito.

 

// Sábado 23

Sin tregua alguna en las temperaturas afrontamos la segunda etapa del festival con el quinteto londinense Fanfarlo, zigzagueando entre Zach Condon y Win Butler, y alternando clásicos ya trillados como ‘I’m a Pilot’ o ‘Luna’ con nuevos temas de “Rooms Filled with Light” (Atlantic Records, 2012). Del folk, cada vez más tropicalista, saltamos hasta Spoon, una banda con suficiente calidad y experiencia como para ser tan injustamente ignorada. Bonito y correcto concierto, remontándose hasta trabajos como “Gimme Fiction” o “Ga Ga Ga Ga Ga” (Merge, 2005-2008) de donde extrajeron himnos del indie pop-rock americano como ‘The Beast and Dragon’, ‘Adored’, ‘Don’t Make Me a Target’ o ‘I Turn My Camera On’, hasta configurar una actuación con absoluta solvencia.

Jonathan Donahue, purpurino, empuñando una botella de vino tinto semivacía y alado en muchos momentos de la actuación, interpretó con Mercury Rev las canciones que componen ese mítico “Deserter’s Songs” (V2 Records, 1998), propias de la noche pero cantadas bajo un sol abrasador, como el mismo Donahue aseguraba. De menos a más el quinteto hizo valer su veteranía. “Deserter’s Songs” requiere más pausa y mimo en las melodías que psicodelia y electricidad; y ‘Godess on a Highway’ o ‘Tonight Is Shows’ fueron algunos de los cebos definitivos para acabar de enganchar y convencer al público del gran concierto de la banda neoyorquina.

Mercury Rev

Uno de los puestos privilegiados de la parrilla estaba reservado (durante dos horas) para los omnipresentes Love of Lesbian,  en el escenario RTVE, y compartido con Breton -el trío londinense de britpop y tintes electrónicos- y el productor mancuniano Darren Williams, aka Star Slinger, en una de las naves secundarias. Todos ellos lucharon contra el factor fútbol. Gran partido de Xabi Alonso.

El sprint final lo abrió Maxïmo Park, con Paul Smith trajeado y encasquetado en su clásico sombrero de copa baja, insípido y cansino pese a su hiperactividad y entusiasmo. Al igual que sucediera con Two Door Cinema Club el viernes suenan repetitivos y se ven atrapados en peligrosas espirales -‘Apply Some Pressure’ en el caso del británico, y ‘What You Know’ en los norirlandeses, por poner un ejemplo-.

Y Apparat salvó el Día de la Música. El alemán, acompañado por teclados, guitarra y batería, se centró en “The Devil’s Walk” (Mute, 2011), frente a una nave casi repleta, que acabó entregada a esos ritmos electrónicos, camino de lo orgánico -como lo presentó el periodista y crítico musical Tomás Fernando Flores-. Canciones infinitas que lograron una delicada pero exuberante atmósfera, quizás ahora, más próxima al pop, pero con constantes reminiscensias techno y ambient. Hubo tiempo para rescatar ‘Rusty Nails’ -temazo firmado de la mano de Modeselektor en “Moderat” (BPitch Control, 2009)-.

Apparat

Al borde de la media noche fue el turno para Metronomy, encargados de cerrar el Matadero. Superados pequeños problemas de sonido iniciales Joseph Mount y los suyos danzaron entre el idolatrado “The English Rivera” (Because Music, 2011) y antiguos temas instrumentales para convertir el cemento de la plaza en una pista de baile. Sonó ‘The Look’ como portentoso broche final, un brochazo más, de los pocos, que podemos salvar de un festival mediocre, lastrado por su formato y su ubicación.


About the Author

musicaycrujidos