Milhoes de Festa 2013 II @ Barcelos

0
Posted agosto 20, 2013 by in

Donde: Barcelos.
 
Cuando: Del 25 al 28 de julio de 2013.
 
Como: Buena entrada.
 
Fotos: Miguel Refresco, Hugo Agualusa & Paulo Cunha Martins– Milhoes de Festa.
 
 

David Tombilla nos relata detalladamente las últimas jornadas del festival luso.

by David Tombilla
Full Article

Día 27 Julio

Volvemos a la piscina con las pilas cargadas, y después del ritual de la crema bronceadora y un par de chapuzones nos preparamos para una nueva jornada en Barcelos. Tras Surya Exp Duo y su drone ambiental, le llegaba la hora a los catalanes Cuzo. El trío de Barcelona presentó su nuevo álbum “Son Imaginaciones Teves” (Bcore, 2013) y nos dejó un concierto digno de enmarcar. Que bien suenan en directo temas como “Caída y Auge del Heavy Metal” o “Ne Kedar”. Cuzo son como un avión de Emiratos Árabes a punto de despegar. Los siguientes en pisar el palco Piscina fueron Besta y, con ese nombre, nos olíamos a qué nos íbamos a enfrentar. Besta son animales rabiosos con muy mal carácter que tocan grindcore y que despertaron de la siesta a todos los barcelenses. No intentes descifrar sus letras, solo pega puñetazos y déjate llevar por el trueno del doble bombo. Teníamos el palco Taina un poco olvidado, así nos acercamos hasta allí para ver a Perro Peligro y, la verdad, es que estuvieron muy divertidos. Su rock instrumental va serpenteando por diferentes estilos y toma caminos que nunca te esperas. Bien los malagueños.

Tras llenar el estómago y airearnos un poco, nos introducimos en el recinto para ver a Dam Mantle. El productor escocés dió un concierto irregular que se hizo muy monótono. Mucho del público lo abandonó antes de acabar, y es que, igual la hora a la que estaba programado tampoco ayudaba. Una pena porque pintaba muy bien. Los siguientes en actuar fueron Egyptian Hip Hop. Ni son egipcios, ni rapean, aunque lo importante es que dieron un gran concierto. Las comparaciones son odiosas, pero nos recordaron a unos Tool indies en temas como “Yoro Diallo”. Terminaron con el vocalista cantando entre los asistentes, quienes se lo pasaron pipa.

Tras finalizar el concierto de Egyptian Hip Hop, acudimos rápidamente al palco Vice donde los catalanes Pau y Edu nos esperaban para hacer de las suyas. Za! comenzaban con su ya mítico ritual, esparcidos entre el público para adentrarnos en su mundo. Trompeta y baquetas se movían entre los asistentes hasta acabar en el escenario para enganchar temas de su último disco “Wanananai” (Gandula, 2013). Za! son un como un trailer sin frenos en un camino pequeño, por mucho que te escabullas te acabarán atropellando. Y es que temas como “Súbeme el monitor”, “El Calentito” o “Gacela Verde” nos pasaron por encima. Nos conquistaron con sus loops, sus ritmos tropicales, su samba y nos remataron con su noise. “Bugamaistah, Spazzfrica Ehd & Papa Dupau Vs Ceacescu” fue la canción elegida para cerrar un concierto sublime. De lo mejor que vimos en Barcelos.

El palco Milhoes se llenó con la actuación de Eyehategod, los más brutos del festival. Y digo lo de brutos no solo por lo referente a su música, sino por las salvajadas que dijeron en el micrófono, los destrozos o la tortícolis que patrocinaron a su público. Su mezcla de metal y blues sonó potente y nos dejó un pítido en los oídos muy incómodo, ¡pero bien, eh! Turno ahora para una propuesta mucho más diferente. El dúo Octa Push nos levantó los pies del suelo con su bass music con influencias de todos los estilos. Los de Lisboa, junto a Alex Klimovitsky de la banda Youthless, estuvieron perfectos en todos los temas, proyectaron videos realizados para cada una de las canciones y nos pusieron a bailar desde el primer segundo. Ganaron muchos fans. Sin movernos de escenario y cuando parecía que la noche iba a finalizar debido a que se avecinaba un buen chaparrón, DJ Marfox comenzó a pinchar su electrokuduro para seguir con la fiesta.

Día 28 de Julio

El último día nos despertamos con la lluvia dándonos los buenos días. Las milhoes de gotas que cayeron en Barcelos presagiaban que el tiempo no mejoraría y muchos hicieron las maletas antes de un mal mayor. Pese al retraso que generó la lluvia, al tiempo y a que era el primer concierto del día, Sequin logró congregar a un buen puñado de asistentes gracias a su buen hacer. Su pop electrónico encandiló a todos los allí presentes. Los siguientes fueron Torto, quienes con una base instrumental añadían ingredientes de todos los estilos. Desde el jazz al noise, todo bajo un ambiente muy oscuro. A Long Way to Alaska se les quedó pequeño el escenario de la piscina, ya que allí no cabía ni un alma más. Los de Braga tocaron temas de su último EPLife Acuatic” y nos hicieron disfrutar con su pop-folk tranquilote. Muy bien los chavales. Tras ellos DJ Quesadilla, Pedro Beça, DJ Lynce y ToFu se encargaron de que sonaran canciones para todos los gustos mientras el cielo dudaba entre nublarse o despejarse.

Una de las sorpresas del día fue enterarme de un nuevo concierto de los alemanes Camera, así que nos acercamos al skatepark frente a las taquillas para poder disfrutar de una improvisación de más de 20 minutos mientras bikers y skaters realizaban trucos a escasos metros. Sublimes una vez más. Felipe Miranda es un fijo en este festival. Ya ha tocado con Was an Outsider o Kafka, y este año lo ha vuelto a hacer con The Partisian Seed, un proyecto en el que da rienda suelta a un folk pausado, con melodías lentas en la línea de cantautores como José Gonzalez y que en directo gana mucho.

Turno ahora para Dirty Beaches. Presentando sus 2 nuevos largos “Drifters” y “Love Is The Devil” (Zoo Music, 2013), Alex Zhang Hungtai y su banda atraviesan montañas de noise, regalan distorsión a mares y graban bandas sonoras para películas de terror de los ’80. El minimalismo ofrecido anteriormente por Alex se acompaña ahora de una base constante que completa el círculo de tensión aportado por su voz reverberada. Salimos maravillados tras el concierto.

Otros conocidos del festival son Riding Pânico, quienes ya han tocado en Barcelos en varias ocasiones. Su setlist se basó mayormente en temas de su nuevo largo “Homem Elefante” (Raging Planet, 2013). Estructuras más elaboradas y cambios de ritmo más bruscos, pero sin perder ese toque épico que caracteriza al post-rock. Buen concierto de los portugueses, que volvieron al escenario tras las peticiones del respetable. La propuesta nacional de la noche era para Siesta que, desde Valencia, daban su primer concierto fuera del país: “Este sitio es una maravilla, en España no tienen ni idea de hacer festivales”. El dúo compartió batería, sintes, bajo y guitarra ofreciendo toda clase de musiquillas midi divertidas y oscuras a partes iguales. Pese a todo, el escenario se les quedó un poco grande.

En el palco Milhoes no cabía ni un alma más y es que en unos minutos iban a subir al escenario Orange Goblin. Los cabeza de cartel no se hicieron de rogar y comenzaron a machacar los instrumentos. “We´re Orange Goblin from London UK, the place of heavy metal”. Abrieron con “Scorpionica” y les siguieron canciones como “Made of Rats”, “The Fog” o “The Ballad of Solomon Eagle” mientras el público enloquecía y los asistentes volaban sobre la multitud. Un circle pit enorme se formó para dar paso a “Your World Will Hate This” y dijeron adiós emocionados con “Blue Snow”. La mezcla de stoner y metal se hizo corta, y tras varios minutos de alboroto, los ingleses se volvieron a enfundar los instrumentos y despedirnos con “Quincy The Pigboy” y “Red Tide Rising” en un concierto que, según ellos mismos, les recordó el porqué seguían haciendo música. ¡Brutales!

Después del subidón de Orange Goblin, Zombie Zombie se adueñaron del palco Vice en su primer directo en Portugal. Mientras 2 percusionistas se batían en duelo, el otro componente del trío rellenaba el espacio sobrante con melodías electrónicas muy ochenteras mientras todos vendían tickets para un viaje de kraut electrónico bastante animado. Sin embargo, poco a poco esos ánimos fueron decayendo y se entró en una espiral monótona de la que les costó salir. Mientras, en el escenario Milhoes, 8 músicos de bandas tan dispares como Equations, Adorno o Cangarra formaban el sólido muro de la nueva apuesta del colectivo Coronado: Jibóia. El proyecto personal de Óscar Silva (Adorno, Papaya) es abierto, libre y sin más pretensiones que el de disfrutar tocando. Guitarras psicodélicas, ritmos de kuduro y una marcada base oriental fue lo necesario para ponernos a bailar y montar una buena fiesta. The Jibóia Experience arrasó.

En el otro escenario sonaba un remix de “Beat It” de Michael Jackson y otro de “Livin’ La Vida Loca” de Ricky Martin. Tal mezcla no podía salir de otra mente que no fuera la de Mykki Blanco. Tardó en mostrarse, pero no defraudó. “Soy Mykki Blanco y he venido a entreteneros” y lo hizo, ya fuera rapeando o provocando. Entallado en una bata de seda y unos ligeros rosas, Michael Quattlebaum Jr., repasó su mixtapeCosmic Angel: The Illuminati Prince/ss”, se mezcló entre los asistentes y dió un recital que se alargó hasta bien entrada la madrugada. El siguiente era El G, pero nuestras fuerzas ya no eran suficientes para aguantar tanto movimiento así que activamos la cuenta atrás para volver a pisar Barcelos en año que viene. Esperemos que la próxima edición siga la línea de estos últimos años, ofreciendo calidad y descubriéndonos grandes grupos como han estado haciendo todos estos años.

Fotos: Miguel Refresco, Hugo Agualusa & Paulo Cunha MartinsMilhoes de Festa.


About the Author

David Tombilla