Optimus Primavera Sound III @ Parque da Cidade Oporto

1
Posted junio 5, 2013 by in

Donde: Parque da Cidade de Oporto
 
Cuando: Del 30 de mayo al 1 de junio
 
Como: Muy buena entrada
 
Fotos: Xavier Valiño
 
 

Tercer y último día de festival con unas rotundas triunfadoras sin duda alguna: las Savages.

by DSC
Full Article

Última jornada festivalera en el Parque da Cidade y el cansancio ya iba haciendo mella en gran parte de los asistentes. Se notaba en la merma de espectadores en las primeras horas de la tarde.

Al llegar al recinto los catalanes Manel estaban dando un estupendo concierto, en su linea habitual, pero para no más de entre cincuenta o cien personas, practicamente todas ellas españolas, que ocupaban las primeras filas del escenario principal.  De ahí al escenario ATP donde Degreaser presentaban un set bastante flojo y discreto, sin aportar realmente nada nuevo ni diferente, muy aburrido y soso en lineas generales.

A las siete y con más calor  que en los días anteriores se presentaban los australianos de Perth, The Drones, en otro de los escenarios principales. Resulta increible que un grupo que no hace mucho tiempo estuviera tocando en un local de Santiago como el Ambigú, esté ahora sobre las tablas de uno de los festivales más atractivos de la península. Pero bueno, los australianos llevan ya unos cuantos discos a sus espaldas y su última referencia es de lo mejor que han escrito. Centraron gran parte de su concierto en este disco aunque muy a mi pesar no intrpretaron dos de mis temas favoritos.  En directo suenan extremadamente poderosos aunque también delicados, con un gusto por los cambios de dinámicas de volúmen que les aporta mucho y ciertas fases ruidistas que bordan a la perfección. Impresionante su comienzo empatando de una tacada ‘ I See Seaweed‘, ‘How to See Through Fog‘ y ‘The Minotaur‘. Realmente se les ve en plenísma forma, a ver si vuelven pronto por nuestra tierra.

 

Practicamente y casi sin tiempo, J Mascis y Lou Barlow, aparecían sobre el escenario grande del OPS para ejecutar su set, eso si, no se traían al habitual Murphy sino a otro batería. Fue más de una hora de sonido al 12 pero lleno de fuerza, como no podía ser de otra manera con los Dinosaur Jr. Tienen temas y temas, sus últimos discos siguen estando a muy alto nivel a pesar de repetir esa fórmula hasta el infinito, pero les resulta. Si me tengo que quedar con algo del concierto y creo que fue lo único que hizo mover relativamente al público allí congregado, en general muy sosainas todos, me quedo con la versión de ‘Just like Heaven‘ de The Cure. Muy destacable tambien la actitud de Lou Barlow, da gusto verle así, arengando a las masas y sin parar de menearse y retorcerse con su bajo por el escenario adelante.

 

Tiempo ahora para  The Sea and Cake, sólo vi dos temas, pero a pesar de ser un grupo que en disco me encanta, en directo los vi bastante bajos de forma, como sin ganas y cumpliendo por cumplir. Tenía pensado ver todo su set pero finalmente decidí asistir al concierto de Los Planetas. No sé realmente si despues la cosa fue a mejor, ojalá, porque me parece una banda con una sensibilidad increible pero parecía que no tenían su mejor día.

Y llegamos a Los Planetas, practicamente con el cien por cien del público hispano, lo primero que me gustó fue la escenografía que utilizaron, bellísima y muy currada, practicamente hasta ellos, nadie usó nada, unicamente las camaras en vivo del festival. J y los suyos sacaron del baul el que quizá fue su primer disco, digamos magistral, y lo tocaron de cabo a rabo. No soy yo muy amigo de estas aficiones revivalistas, ni tampoco fan de Los Planetas, pero los comentarios generalizados fueron muy buenos y parece que la propuesta gustó aunque parecía que estábamos viendo un concierto dirigido única y exclusivamente para fans de la banda. Aun asi la gente parece que quedó contenta, pues nada, mejor.

Y de ahi al Pitchfork donde estaba Daughn Gibson que desde mi humilde opinión cuajó un concierto elegante, aunque quizá un poco apresurado y con altibajos. Su presencia escénica es muy poderosa y los temas de su último álbum, donde se centró su set, son una gran colección de canciones, pero quizás en directo le falte algo. Todo lo que aporta en disco parece que se le queda un poco ñoño en vivo o al menos esa fue mi impresión. Destacable el hecho de que presentó un tema nuevo de su disco en ciernes.

 

Y tras un piscolabis en la zona de restauración del festi, que ha sido impresionante este año, para todos los gustos, bolsillos y paladares, tomamos rumbo de nuevo al escenario Pitchfork donde nos esperaban las que han sido grandes triunfadoras del día y gran sorpresa de los tres días de festival sin lugar a dudas, las londinenses Savages. Fueron un torbellino de principio a fin, abriendo con ‘Shut up‘ y la fuerza que despliega el tema en directo, si en disco ya es un prodigio, en vivo sobrepasa los calificativos: tremenda presencia escénica, claridad de ideas musicales y canciones directas a la yugular con una vocalista en un sin parar de moverse de un lado a otro constantemente en una actitud desafiante.

Son un desenfreno en directo, la guitarrista lo borda, la sección rítmica curtida y muy empastada, y como decía antes, una vocalista que recuerda a la mejor época de Siouxsie o como comentaba mucha gente a un Ian Curtis reencarnado en forma de mujer, una maravilla vamos.

En su único disco hasta la fecha ya daban muestras de aglutinar esas influencias que recuerdan por momentos al ‘Bela Lugosi’s Dead‘ de Bauhaus, al ‘Love Will Tear Us Apart‘ de Joy Division o al ‘Christine‘ de los Banshees. Si bien hubo momentos un poco bajos con sus temas más atmosféricos e hipnóticos como ‘Strife‘ o ‘Waiting For a Sign‘, el final fue apoteósico cuando sacaron algunos de los mejores y más cañeros diamantes de su disco, en especial su hit ‘She Will‘ o ‘Husbands‘, pero bueno, con ‘City’s full‘ en medio del set o su nuevo tema, que cerró, ‘Fuckers‘, la armaron parda tambien.

De lo mejorcito del día y del festival, cuando crees que ya lo has visto todo, llegan estas cuatro veinteañeras y arrasan con la pana.  Fue uno de esos días en los que estás en el sitio justo, en el momento adecuado y viendo al grupo que realmente importa. De diez, impresionado y feliz de poder haber presenciado la que fue una de las mejores actuaciones del festival y de largo lo mejor del día.

Y tras quedar de nuevo abrumados por el despliegu de las londinesitas de Savages, turno para el escenario ATP y la presencia de unos Nurse With Wound que desde luego no estaban para nada en el sitio adecuado ni en el momento adecuado. La electrónica avanzada y experimental de Steven Stapleton resulta deliciosa en disco pero en directo, y con unos Liars a tope de volúmen a pocos metros, se queda corta y pequeña sobre el cesped. Realmente es una formación que siempre me ha parecido excelente pero creo que su sitio está en una sala o en un auditorio o como mucho muchísimo en un escenario principal de un festival para gente que sepa a lo que se enfrenta. Su bolo pareció falto de, sobre todo volúmen, y de una ubicación idonea a la que tenía y mucho menos con un grupo de punkies a escasos cien metros atronando con sus guitarras. Me quedé con las ganas de volver a verlos en un lugar más adecuado porque la propuesta mola y mucho.

Y llegaron My Bloody Valentine, por si acaso me situé a una distancia considerable del escenario para proteger mis maltrechos oidos pero la verdad es que empezaron muy tranquilos, de actitud y de volumen. Con la prohibición de realizar fotos, no sé realmente el porqué, el comienzo resultaba perfecto en cuanto a sonido, con las voces ya no en segundo plano sino en tercero o cuarto, resultando imposible descifrar en un principio las melodías de Shields y los suyos. Al parecer fue un concierto, solo asistí a las cuatro primeras canciones, que fue de menos a más y que duró practicamente dos horas. Un placer verlos encima de unas tablas de nuevo y esperando que vuelvan a su terreno natural que, en mi opinión, no es otro que el estudio de grabación.

Pero por si faltaban sorpresas, llega Dan Deacon y nos deja a todos flipados. Con su show la montó, un final de fiesta increible en la carpa Pitcfork, de sobresaliente, tanto para el artista como para la organización que acertó de pleno. Su electrónica saltarina  resultó orgánica y muy asumible para las cientos de personas que nos quedamos abrumados ante el espectáculo del americano que mezclaba y pasaba sin contemplaciones entre uno y otro tema de su fantástico “America” (Domino, 2012) mientras los asistentes nos dejábamos llevar por sus ritmos imposibles y los samplers lanzados a discrección. Un estupendo fin de fiesta.

Y poco más, cerraban los Fucked Up, con su caña incombustible. previamente pudimos ver a su vocalista cerrar el set de los Dinosaur Jr. Y bueno, para esas horas no fue un concierto que estuviera mal, pero ya se sabe, tres días de festival acaban con cualquiera y a pesar de estar todo muy cerquita y ser todo muy relajado y tranquilo, al final el cuerpo se desgasta, asi que hasta el próximo año Parque da Cidade.


About the Author

DSC


  • Carrabouxo

    Que My Bloody Valentine tocaron casi 2 horas???? Joder, se me pasaron volando.