Sonisphere 2012

0
Posted junio 11, 2012 by in

Donde: Auditorio John Lennon, Getafe (Madrid)
 
Cuando: 25 y 26 de mayo de 2012
 
Fotos: Jackster (cortesía de solo-rock.com)
 
 

Nuestro redactor Faneca se pasó dos días en Getafe con motivo de una nueva edición del Sonisphere. Aquí tenemos su crónica!

by Faneca
Full Article

Fin de semana intenso vivido en una nueva edición del Sonisphere. Un festival que va por su cuarta edición y que tuvo una buena acogida viendo el número de asistentes que acudieron al auditorio John Lennon, gracias también a unos buenos reclamos como Soundgarden y de Metallica.

Llegué a Getafe donde me recibió un sol de justicia. Atrás quedó la capital plagada de aficionados del Athletic de Bilbao y del Barça por motivo de la final de la Copa del Rey. Tras la imposibilidad de aparcar en la capital, tuve que recurrir al polígono de la ciudad y pegarme una bonita caminata hasta llegar al recinto.

Después de recoger la entrada y canjearla por su correspondiente pulsera, me adentré en el auditorio. Es un recinto rectangular totalmente asfaltado, gracias a ello evitando el uso de las famosas mascarillas para el polvo de la edición anterior, y de un tamaño considerable, ya que te llevaba unos buenos minutos recorrer la distancia del escenario principal a la pequeña zona de comidas.

Mi primera jornada arrancaba en los instantes finales de Sonata Arctica en el escenario principal. Allí estaban los finlandeses presentando su último largo “Stones Grow Her Name”(Nuclear Blast, 2012). El poco tiempo que los pude apreciar, me pareció un show correcto donde pude catar temas como ‘Don’t Say a Word’.

Mientras se despedían con la sintonía de la serie “Hermanos de sangre”, me dirigí al segundo escenario para disfrutar también de los instantes finales de Kobra and the Lotus. Tremenda la voz de Kobra Paige, todo un portento que atrajo a los curiosos que circulaban por la zona.

Terminó el concierto y regresé al escenario principal para ver a Limp Bizkit, en la que sería la primera actuación desde la expulsión de Dj Lethal, siendo reemplazado por el antiguo técnico Dj Skelator. Estaba ya preparado para disfrutar de Fred Durst y sus chicos, pero acabó siendo un show lamentable con mucha pose y transiciones muy lentas. Consiguieron levantar en algunos instantes al personal con sus clásicos como ‘My Generation’ pero aun así las bocas de bostezo no se las quitaban a nadie, excepto a sus incondicionales. Mientras invitaban a un chaval al escenario para interpretar con ellos el ‘Eat you alive’, abandoné la zona para acercarme al segundo escenario y ver a Kyuss Live!, uno de los motivos por el cual me acerqué a este Sonisphere.

He de decir que Kyuss Live! fue toda una bomba, un derroche de poderío bajo temas como ‘Asteroid’ o ‘Green Machine’. La banda liderada por Jhon Garcia puso a la gente eufórica en un concierto donde los sustitutos de Josh Homme y Nick Olivieri cumplieron perfectamente. De lo mejorcito del festival.

Llegó el turno en el escenario principal de Offspring. Dieron un buen espectáculo con un repaso a toda su discografía, donde no faltó la presentación de un tema nuevo bajo el nombre de ‘November Song‘. Finalizaron con su gran trallazo ‘Self Esteem‘. A excepción de este último tema, tuve la sensación de que la gente disfrutaba más con los discos del “Americana” (Sony, 1998) en adelante. Será que me hago mayor o que el target de edad en ese momento era un poquito baja.

A partir de ahí fue cuando empezaron las aglomeraciones en torno al escenario una vez que los californianos lo abandonaran. Se palpaba en el ambiente la emoción de ver a Soundgarden, una de las bandas icono del movimiento grunge que hacía más de 15 años que no se paseaba por Europa. Al final tras una intensa espera saltaron Chris Cornell, Matt Cameron, Kim Thayil y Ben Shepherd mientras sonaba de fondo la introducción de ‘Searching with my Good Eyed Closed’, canción que forma parte de su “Badmotorfinger” (Universal, 1991), y cuya carátula sirvió para decorar con un telón el fondo del escenario. Continuaron con los trallazos de ‘Spoonman’ y ‘Jesus Christ Pose’ que levantó la melancolía y la nostalgia de los allí presentes.

Pasaban los temas y quedó demostrado que la voz de Chris está bastante cascada por el paso de los años ya que le costaba llegar a algunos registros. Tampoco faltaron los problemas técnicos que se tradujeron en la poca potencia de sonido que hubo en el escenario, y que fue objeto de crítica al finalizar el concierto. Era preguntar a las asistentes que les pareció el concierto y lo primero que te contestaban básicamente es que “el sonido era una… “.

Tocaba la parte final y sonó ‘Black Hole Sun’. Una comunión se produjo en el recinto con uno de las piezas más mediáticas del grupo y que dejó paso al nuevo tema creado para la banda sonora de la película “Los Vengadores”: ‘Live to Rise’, que gusta más en directo que en su versión de estudio.

Se despidieron con ‘Slaves & Bulldozers’ abandonando el escenario con unos acoples sonoros que no levantaron ningún interés, incluso se puede decir que se hicieron eternos.

Tras la actuación de los chicos de Seattle, abandoné el recinto mientras sonaba de fondo Machine Head, grupo que cerraba el escenario principal, para coger fuerzas para la jornada que me esperaba al día siguiente.

Otro día de calor me acompañó en esta segunda jornada de festival, donde por la cantidad de personas con camisetas de cierto grupo, se podía intuir quién se llevaría el gato al agua, y ese no sería otro que Metallica. La legión de fans que arrastran la banda de Los Ángeles se hizo notar claramente en el aumento de asistencia, superando las 54.000 personas según la organización.

Empecé la jornada más tarde que el día anterior en el escenario principal, un escenario que ya estaba ampliado con pasarelas para acoger la actuación estrella de la noche. En esos momentos salían Slayer a repartir estopa con su exquisito trash metal. Arrancaron fuerte con ‘World Painted Blood’ y ‘Psychopathy Red’, y con ello no tardaron en formarse los famosos pogos. La banda lo estaba bordando a lo largo de la noche, fue como un maldito reloj que clavaba las horas y eso que no estaba Jeff Hanneman, que fue sustituido por Gary Holt de Exodus. Al final se despidieron con ‘South of Heaven’ y ‘War Ensemble’, dejando un gran sabor de boca a todos los allí presentes.

Después de este gran aperitivo, tocaba el plato principal acompañado de una larga espera para terminar de montar un escenario de tres alturas con unas pasarelas, que ya comenté previamente, y una gran pantalla de fondo. Cuando la gente ya no aguantaba más, empezó a sonar la banda sonora de “El bueno, el feo y el malo” mientras se veía su correspondiente escena de la película. Todo un clásico en los arranques de la banda en sus directos.

Entre gritos de alegría y aplausos saltaron Metallica para empezar con un quinteto formado por ‘Hit the Lights’, ‘Master of Puppets’, ‘The Shortest Straw’, ‘For Whom the Bells Tolls’ y ‘Hell and Back’. Lo tenían todo estudiado y controlado, y eso se vio en la forma de retransmitir el concierto a través de las pantallas, las pasarelas para acercarse aún más al público y que estos pudieran notar más su aliento o la pirotecnia en la parte final.

Después de este primer lote, el escenario se quedó a oscuras mientras en las pantallas se proyectaba un video sobre los 20 años del “Black album” (Elektra Records, 1991). Con esto se dio la salida para interpretar este álbum de forma íntegra pero no en el orden en el que se concebió. Arrancaron con los temas menos utilizados en sus directos, encabezado por ‘The Struggle Within’, último tema del disco. Continuaron con ‘My Friend of Misery’, ‘The God that Failed’, y ‘Of Wolf and Man’. Fueron de menos a más y eso se notó con ‘Nothing Else Matters’ donde la gente desempolvaba sus móviles iluminando el recinto. Acabaron dejando para el final el ‘Enter the Sandman’ con pirotecnia incluida, llevando al éxtasis los allí presentes.

Abandonaron el escenario pero no tardaron en regresar para encarar los bises con un trío formado por ‘Battery’, ‘One’ y la aplastante ‘Seek & Destroy’. Fue el momento de espectáculo de estadio donde no faltaron, aparte de los fuegos artificiales, llamaradas a ambos lados del escenario, lasers e incluso pelotas de playa.

Una vez finalizado el recital, lanzaron sus púas y elogiaron a su público donde algunos acabaron regados por la boca de Lars Ulrich.

Mientras Metallica se despedían, en la otra punta del recinto comenzaba el recital del grupo francés Gojira. He de reconocer que me perdí el principio, pero por lo que pude ver los hermanos Duplantier montaron un buen espectáculo donde animaron y picaron a los asistentes. Se puede resumir en que fueron arrolladores y que el sonido estuvo a la altura.

Tras este espectáculo y con el cansancio acumulado de la jornada anterior, di por finalizada esta más que notable edición del Sonisphere donde la única pega gorda fue el sonido del escenario principal en la jornada del viernes.


About the Author

Faneca