Este fin de semana comienza el Enofestival

0
Posted abril 7, 2015 by in

 

Hablamos con Cristina V. Miranda, directora de un evento que se desarrollará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el próximo sábado 11 de abril apostando sin complejos por el vino de calidad y jóvenes valores gallegos en alza como Alex Casanova y Puma Pumku.

by Fernando de Arana
Full Article

El Enofestival es un evento diurno de maridaje entre la música y la cultura del vino que ya lleva unos cuantos años en la llama y que sin duda, en sus últimas ediciones apuesta decididamente por los jóvenes valores de la escena indie gallega.

Para esta edición que arranca el próximo sábado 11 de abril en Madrid a las doce del mediodía, cuentan con la presencia de dos de las mejores propuestas que nos podemos encontrar en este momento en Galicia: Alex Casanova y Puma Pumku.

Pero la cosa no se queda ahí, pues además de los cachorros de la tierra, por el escenario del Círculo de Bellas Artes de la Capital del Reino pasarán bandas como Ellos, The Free Fall Band, Airbag, Morrigans, The Winemakers y artistas como Pablo Und Destruktion o Tulsa.

Completa la oferta, catas de vinos y sesiones de Dj que convierten a este Enofestival en una oportunidad única para disfrutar de la unión entre cultura vitivinícola y música emergente. Por la parte gallega la Denominación Oríxe Ribeiro ofrecerá su cálida y extensa variedad de caldos.

Ante tan magno acontecimiento propusimos a la directora del festival, Cristina V. Miranda, que nos contestara a un breve cuestionario y esto es lo que pasó:

-Cuéntanos ¿Qué se van a encontrar los asistentes al Enofestival? ¿Es un festival al uso? ¿Qué es lo que os diferencia del resto?

-El EnoFestival es un híbrido raro entre el festival de música y la feria de vino. Quizás la principal peculiaridad para quienes estén más acostumbrados a lo primero que a lo segundo es que encontrarán barras (enoBarras) con vinos de diferentes regiones, variedades, elaboraciones, etc. La cultura del vino es la base sobre la que se construye todo, incluso los conciertos, porque lo que queremos es que cada asistente escoja un vino diferente para disfrutar con cada banda. Durante las trece horas que dura el evento hay música en directo, pero también catas de vino dirigidas y conversación. Queremos generar diálogo y ruido en todos los aspectos, musical y vinícola.

-En un ámbito tan saturado como el de los festivales de música y además completamente dominado por la cerveza, emprender uno con el vino como elemento central es muy de valientes ¿Cómo os planteasteis esto? ¿Cual fue la primera respuesta del público? ¿Y la de los patrocinadores?

-Sí que existe saturación, sí, y eso que parecía que tras la caída del Summercase iba a explotar esa burbuja, y aunque de algún modo sí explotó, el efecto rebote ha propiciado que aparezcan citas más pequeñas, algunas sin afán si quiera de continuidad. Vemos festivales que surgen y desaparecen, algunos con un concepto detrás, otros simplemente llaman festival a una pequeña sucesión de conciertos. Y en cierto modo es lo que hemos hecho nosotros, a pesar de haber bautizado así el proyecto (tenía que sonar cómodo e inmediato para las bodegas y el público, que para proyecto confuso ya tenemos I’m The Mocker), el enoFestival no es un festival como tal, es un encuentro con un fin didáctico y cuya principal pretensión es la de recrearnos introduciendo el vino en un espacio musical en el que hasta ahora no existía. Creo que el mejor ejemplo de que la respuesta ha sido buena es que a partir de nosotros han empezado a surgir iniciativas similares, de las que nos alegramos mucho.

-Parece que cada vez los caldos se integran más en la música y en el indie en particular ¿Está de moda beber vino en los festivales?

-Pues mira, ojalá, pero lo dudo porque NO HAY VINO EN LOS FESTIVALES. Ni en los festivales, ni en las salas de conciertos, ni en los clubs ni en la noche. Y cuando lo hay, no hay quien se lo beba. Los motivos para que la hostelería no apueste por el vino en la noche o en los festivales son muchos y muy complejos, pero ahí estamos, en la lucha.

- Bueno, sabemos que eres una gran conocedora de que últimamente Galicia es un hervidero de bandas. En la pasada edición del Enofestival estuvieron DLP!, y este año por partida doble habéis contado con dos de las mejores propuestas que tenemos, aunque -como con el vino y las bodegas-  aquí hay muchas más sobresalientes ¿Contaremos con más vinos gallegos en el futuro del Enofest? ¿Y bandas gallegas?

-Galicia siempre va a estar representada en el enoFestival, porque Galicia tiene una riqueza espectacular tanto en vinos como en música y esa riqueza hay que sacarla a pasear todo lo que podamos. En el ámbito musical tenemos como para llenar todos los festivales de la península con nuestras bandas y que se quede contento todo el mundo. Se están haciendo cosas increíbles en todos los estilos, me parece importantísimo reivindicar también el trabajo (y talento) de gente que además de hacer música en Galicia la hacen en gallego como Ataque Escampe, Sés, Guadi Galego o incluso Roi Casal. La riqueza que tenemos es inmensa y propuestas tan diferentes como las de Puma Pumku y Alex Casanova, que los ves en el escenario y parecen extraterrestres que no sabes de donde han salido, son un gran ejemplo. Estoy muy ilusionada con tenerlos en el festival. En el ámbito vinícola pasa lo mismo, hablar de la tradición que tenemos da para abrirse una botella y que pasemos charlando el día entero. No sabemos qué pasará en el futuro pero esperamos seguir contando con Ribeiro siempre, es la D.O. más antigua de Galicia pero demuestran ser también la más moderna, y además son de mis vinos favoritos del mundo. Así que…

-Corrígeme si me equivoco pero este año emprendéis la aventura de un Enofest de noche ¿Como surgió la iniciativa? ¿Qué caldos nos recomiendas para la madrugada?

-Bueno, el enoFestival es un evento diurno, y aunque parte de nuestra lucha esté en llevar el vino a la noche, queremos sobre todo que haya diálogo, que el público pueda charlar con las bodegas, conocer las diferentes regiones, variedades, programar a las bandas en horas poco habituales, experimentar, que el día es muy bonito… pero la experiencia también nos dice que a pesar de durar trece horas nadie se va a casa al terminar el festival, así que este año decidimos continuarlo en la sala Siroco y de paso comprobar si realmente la gente quiere beber vino por la noche si les damos esa opción. Podremos beber Ribeiro, rosados de Navarra y cava de Freixenet, y los Puma Pumku serán los que decidan lo que sonará mientras tanto.. planazo eh.

- Con la cantidad y calidad de bodegas, D.O. y vinos que hay en nuestra tierra  ¿Es este un tren que quizá se nos está escapando? ¿Para cuando un Enofestival en Galicia? ¿Lo veis posible? ¿Cual es el feedback de la industria vitivinícola gallega?

-Podría haber un enoFestival en cada región vinícola del mundo, claro! Pero de momento nuestros esfuerzos están enfocados a consolidar el equipo del enoFestival, ahora mismo tenemos una representación muy buena del mapa vitivinícola de España con las bodegas y D.O.s que participan y queremos trabajar a tope con ellos en el desarrollo de mensajes y acciones anuales para el rejuvenecimiento del sector. El enoFestival no es un fin en sí mismo, es una plataforma con la que queremos llegar mucho más lejos.. y en eso estamos.

-Por último, como sabemos que te encanta la música gallega y además controlas; te proponemos un juego, ¿quieres participar? 

-Genial! Si os parece intentaré unirlas con los vinos que tenemos en el festival y así los lectores que vayan a venir también sabrán lo que se van a encontrar:

Esquelas
Grupazo y flamante nuevo fichaje de Matapadre, pero tan buenos como difíciles de maridar. La última vez que les vi en directo fue en un TriCiclo organizado por Work On Sunday en la sala Capitol y en ese momento eché de menos un vino denso, tánico, potente. Algo de Toro, serio y rotundo como el Estancia Piedra.

Guerrera
Otro grupazo y otra referencia Matapadre. También van cargados de intensidad pero si pienso en la última vez que les vi, también en la Capitol, en ese momento lo que hubiese agradecido es una botella de cava para descorchar a lo grande y beber a morro entre todos. La música de Guerrera siempre me ha parecido muy comunal, como de akelarre de secta guay.

Apenino
Apenino me trae recuerdos de hace bastantes años. Me gustó en su momento pero luego le perdí la pista y me fui a otras cosas.. Por eso elegiría un Rueda, que también me trae recuerdos de hace tiempo, es de los primeros vinos que empecé a beber, cuando me fui a estudiar a Madrid y descubrí lo que era irse de vinos y todo lo que tenía que ver con beber, con beber en serio.

Musel
No les he visto nunca en directo y dudo si les habré escuchado alguna vez, pero conociendo de donde vienen, les tengo ganas. Algo así como me pasa con algunos de los vinos de Vivanco, que es una de mis bodegas favoritas de la Rioja, con un montón de referencias y marcas diferentes que aun me quedan por conocer pero que me dan la máxima confianza. Las cosas cambian y puedes llevarte grandes sorpresas, pero creo que es importante conocer el histórico de las bodegas y de los músicos para apreciar mejor su presente.

Cuchillo de Fuego
Me gusta su música, pero es que además me gusta su nombre, su rollo y todo lo que representan dentro de esta ¿nueva? escena (a mí sí me gusta hablar de escenas) gallega. Así que elegiría para ellos los rosados de Navarra. Tengo debilidad por estos vinos pero no solo por beberlos, me gusta como piensan los navarros, su rollo, su valentía, su forma de comunicar. El contenido es la base pero a veces las formas también importan, y tanto cuchillo de fuego como Navarra van sobrados de rollazo.

Músculo!
A Músculo! Hay que bailarlos con atención, así que apostaría por un brindis con un vino elegante como Solaz, apurar la copa y olvidarse de todo en la pista de baile.

The Soul Jacket
Para ellos elegiría un vino de ribeiro como The Flower and the bee, que también engaña con el nombre y el estilo, pero que cuando profundizas sale la raíz gallega.

Das Kapital
Ay, Das Kapital, con ellos y por ellos brindaría con cada uno de los vinos de toda la geografía gallega, uno tras otro, para que no se vayan, para que vuelvan, que nos fan moita faltinha.

Wild Balbina
Son los que menos conozco y los que se alejan más de mi rollo, así que para descubrirlos me prepararía un cóctel de brandy Magno, una combinación que tampoco parece muy afín pero con la que voy experimentando después de haberlo conocido en el enoFest, y oye, muy bien.

Srasrsra
El pogo final lo bailaría con ribeiro claro, en cunca, en vaso, en copa y a morro. El ribeiro vale para todo, y mucho, para bailarlo.

Muchísimas gracias por tu tiempo Cristina.

Las entradas para el festival las podéis conseguir pinchando en este enlace.

A continuación podéis ver un resumen de los horarios y actividades de este Enofestival que empieza el próximo sábado:

Horarios Enofest


About the Author

Fernando de Arana