Entrevista : Duister

0
Posted octubre 23, 2014 by in Entrevistas

Tipo:
 

Acaba de editar su primer trabajo en formato físico y el próximo martes 28 de octubre abrirá el concierto de Ela Stiles en la Iglesia de la Universidad. Hemos charlado con él para conocer de primera mano sus inquietudes e inspiraciones.

by Fernando de Arana
Full Article

Duister es el proyecto de Carlos Maquieira, un jóven de Noya pero residente en Compostela. Acaba de editar su primer trabajo que sale a la calle en formato físico, “The Boring Sound of Duister” (Autoeditado, 2014) que podéis escuchar a continuación. El próximo martes 28 de octubre será su puesta de largo en la capital de Galicia abriendo el concierto que la australiana Ela Stiles dará en la Iglesia de la Universidad dentro del ciclo Placeres Ocultos que organiza Desconcierto Cultural. Hemos charlado con él para conocer de su mano sus inspiraciones y de paso, un poquito de su carrera.

- ¿De donde viene el nombre de Duister?

Duister significa oscuridad en holandés. En un principio mi música era más sombría y claustrofóbica, y el nombre del proyecto le venía que ni pintado. Ultimamente me desvié de esos sonidos oscuros para hacer algo más ligero y ambiental. Pensé en cambiar el nombre del proyecto, pero le cogí cariño a Duister. Es una palabra estética y misteriosa, y hace que la gente se pregunte por su orígen.

- ¿Cuando comenzaste con este proyecto?

Todo comenzó como una vía de escape a principios de este año. Estaba en plena época de exámenes en una carrera que aborrecía, y decidí comprar un par de pedales de guitarra para hacer música ambiental y abstraerme. A partir de entonces no pude parar de experimentar con la guitarra. Es increible la cantidad de sonidos que puede producir un instrumento tan simple si utilizas los pedales adecuados.

- ¿De donde viene tu amor por la electrónica? ¿Y por el drone?

En mi adolescencia solamente escuchaba rock e indie. Por aquel entonces pensaba que la música electrónica era pastilleo puro y duro. Luego descubrí por casualidad el “Black Noise” de Pantha du Prince y quedé alucinando con la precisión de aquella música minimalista. En esa época también comencé a escuchar los trabajos ambientales de Brian Eno, y eso me abrió las puertas a todo un mundo de drones y texturas que acabó apoderándose de mi.

- Anteriormente ¿has militado en otros grupos?

Nunca de forma seria. He tocado con amigos, pero la cosa no pasó de ahí. Siempre quise formar parte de algún grupo, pero supongo que hasta ahora no se dieron las circunstancias propicias. De momento estoy cómodo haciendo música ambiental desde mi habitación.

- Y en la actualidad, ¿Tienes alguna otra propuesta?

Tengo un curioso batiburrillo de ideas en la cabeza. Hace poco compré una grabadora para registrar sonidos de la naturaleza e incorporarlos a mis composiciones. Quedé muy contento con el resultado, pero ahora ya no sé hacia donde avanzar. Me gustaría comenzar a trabajar con sintetizadores y percusión, pero no tengo un duro y tendría que prostituírme para comprar un equipo con algo de calidad.

- ¿Qué referentes musicales manejas con Duister?

Intento aprender de los grandes maestros de la música ambiental -Robert Rich, Celer, Stars of the Lid, Brian Eno…- pero tampoco pretendo convertirme en una calcomanía de su música. Me gusta aportar un cierto toque personal, bien sea a través de la guitarra o mediante grabaciones de campo.

Duister Arco

- ¿En que o quien encuentras la inspiración?

Creo que el grupo que más me inspiró hasta el momento ha sido Stars of the Lid. Su manera de trabajar con las guitarras es fascinante. Uno de sus integrantes dijo una vez: “We do like guitars because they can sound not like guitars”. Esa frase resume bastante bien mi trabajo con Duister.

- ¿Podrías describirnos como es un concierto de Duister?

Supongo que al principio resulta un poco chocante. La gente está acostumbrada a música con voz y percusión, de modo que resulta extraño encontrarse con una única persona sobre el escenario que toca la guitarra. De todas maneras, mi objetivo es que el público se sumerja en las capas de sonido que voy creando con mi instrumento. Si además incorporo proyecciones de fondo, la experiencia final puede ser bastante agradable.

- Hacer indie en Galicia ya no es para tanto como hace años, pero ¿No es muy arriesgado hacer drone en Galicia? ¿Como han resultado los conciertos que has dado hasta ahora?

Galicia está en plena ebullición musical. Hay un montón de grupos haciendo cosas interesantes con el rock undeground, y están surgiendo muchas alternativas curiosas de autoedición e DIY. El público también está respondiendo bien a toda esa avalancha cultural, acudindo a los conciertos y apoyando iniciativas de crowdfunding.

Si nos ponemos a hablar de drone y música experimental el panorama ya no es tan alentador. Hay poca gente que se atreva con estes géneros. En estos momentos sólo puedo pensar en un referente a nivel gallego: Esquelas. Supongo que aún queda mucho camino por recorrer. Pero la base es sólida, y el público es muy receptivo. Por lo menos eso es lo que me dice la experiencia de los conciertos. La gente me comenta que la música que hago es agradable, y eso me da aliento para continuar con mis experimentos sonoros.

- ¿Nos podrías recomendar algo de lo que estés escuchando últimamente?

Por supuesto. Uno de los mejores discos de electrónica que escuché este año fue “Minutes of Sleep”, de Francis Harris. Es un LP que desborda elegancia y precisión, pero al mismo tiempo cuenta con canciones pegadizas, ‘You Can Always Leave Me’ es un single como la copa de un pino.

En lo que respecta a la música ambiental os recomendaría el debut en vinilo de Ian William Craig, titulado ‘A Turn of Breath’. Este hombre experimenta con su voz que da gusto, creando texturas cálidas que te llevan a otro mundo. Es un disco difícil de encontrar, pero merece la pena darle una oportunidad, especialmente si os gusta Ela Stiles.

Y hablando ya de rock alternativo, dentro de poco van a reeditar la discografía entera de Bedhead, uno de mis grupos favoritos de slowcore. Si no los conocéis ya estáis tardando en darles una escucha antes de que aparezcan como Best New Reissue en Pitchfork!.


About the Author

Fernando de Arana