Azkena Rock Festival 2010: Jueves

0
Posted julio 5, 2010 by Watts in Crónicas de Conciertos

Azkena Rock Festival 2010


Volver a Azkena Rock Festival 2010 | Crónica del viernes 25 | Crónica del sábado 26
Algunos decían que era el mejor jueves de la historia del festival, pero repasando el 2006 (The Stooges, Waterboys, Young Fresh Fellows, Green On Red…) a uno le entran dudas. A la organización parece que también y decidió habilitar solamente el escenario grande para los nueve conciertos proyectados ese día. El primero que pudimos disfrutar (lo de disfrutar es un decir) fue el de Kitty, Daisy and Lewis. El mérito de estos chavales es su juventud, adorar una música fuera de su época y ser una familia. Tocan una variedad de instrumentos increíbles, pero no creáis que se entregan a un virtuosismo espectacular. Cumplen y en ocasiones ni eso. El sonido más que vintage es cutre y por mucho que bailen ellos, no lograron que el público les siguiese. Antes dicen que Th’ Legendary Shack-Shakers y, sobre todo, Jim Jones Revue sí habían conseguido esa comunión con el respetable.
The Hold Steady también. Pese a una imagen más cerca de un grupo de chapones de la clase que de una banda de rock, lo suyo es lo que es por más que algunos los acusen de intelectuales. De la entrega de Craig Finn (con unos bailes más cercanos a Chiquito de la Calzada que a Mick Jagger) nadie podrá dudar pese a que esa guitarra podría ser de atrezzo. Tan cansados estarán de que el cantante no toque que incluso han contratado a otro guitarrista. El sustituto del carismático Franz Nicolay a los teclados, dicen los que los han visto con anterioridad, tampoco está a la altura pero ¿qué más da si ‘Constructive Summer’, ‘Boys and Girls in America’, ‘Chips Ahoy’ y ‘Sequestred in Menphis’ suenan con esa potencia, garra y entrega? Lo mejor de la noche.

Porque por delante, Gov’t Mule dividieron en dos el Azkena: Los que adoran su virtuosismo y los que se aburren. La parroquia rockera se sitúa más en el primer grupo, así que no voy a decir nada. Y eso que el repertorio tiró de hits y, dicen los entendidos, que esa noche Haynes venía enchufado, pero a un servidor no le meten en su juego.
Lo de Airbourne, pues colaría como una banda tributo a AC/DC, pero como dicen que sus canciones son propias, pues no. Por mucho malabarismo que haga el cantante, sólo les faltó el uniforme de escolar.
¿Y Black Lips? Pues son malos. Y malos a propósito, porque el gamberrismo está bien para vender imagen, pero lo de sonar mal a posta (alguno aún piensa que fue un problema del ingeniero) pues no lo acabo de pillar más que como chiste.
Volver a Azkena Rock Festival 2010 | Crónica del viernes 25 | Crónica del sábado 26


About the Author

Watts