En directo: The New Raemon

0
Posted diciembre 1, 2011 by Scduso2 in Crónicas de Conciertos

The_New_Raemon_[Portada].jpg


Ser un trovador del S. XXI con toda la que está cayendo es fácil, picas de aquí y de allá, y el drama personal y social omnipresente lo creas, como él mismo afirmó en este directo, simplemente apilando detalles sfumatos del mundanal curso de la vida. Así uno obtiene la licencia para disparar con ironía “sus canciones. Que son siempre iguales. Sólo las cambio de tono”, como nos llegó a asegurar.
Ramón Rodríguez, con su ascendente trayectoria musical desde que desmontara la banda de culto Madee, parece conocer cuáles son los cables que hay que unir para que la maquinaria del mimetismo y la identificación con los hechos cotidianos que narra funcione. Lo hace, como en este concierto, a través de sus monólogos. Jugando al despiste, en un puedo pero no quiero reafirmarme, autoboicoteándose de una forma tan descarada y disparatada que uno medita si no será un papel de su alter ego The New Raemon o si realmente su sarcasmo es una realidad contractual de su persona, que por momentos nos evoca al genio humorístico Eugenio, influencia reconocida y admirada por el cantautor de Barcelona.

Rondando las 23h. saltó al escenario de la Sala Karma de Pontevedra con sus seis músicos y su forzosa timidez acompañándole mismo antes de tocar la primera nota de la noche. Sus primeras palabras a micro abierto: “Menudo inicio más triunfador” tras desmontar parte del backline de su guitarra en un giro. Recompuso la escena y empezaron el show como lo empieza el disco que venía a presentar, con ‘Lo bello y lo bestia’ del “Libre asociación” (BCore, 2011) y esa inquina amenazante de la letra y esa energía musical que le ha llevado a dejar de lado los ensoñadores arpegios incluidos en sus anteriores trabajos.
Con un público muy heterogéneo dentro de la sala, aunque mandando en el recuento final los quinceañeros, Ramón y los suyos fueron interpretando la práctica totalidad de los primeros temas del nuevo trabajo, tocando ‘Kill Raemon’, ‘Algunas personas del valle’, ‘El refugio de Superman’ y ‘Consciente hiperconsciente’, intercalando en el medio a través de una maliciosa coletilla un “iremos a un tema más receptivo, que pinchan en la radio catalana (¡¡¡Qué no pinchan sólo a Camela!!!) pero siempre al final ponen las mismas: Standstill, Love of Lesbian,… y ésta nuestra:” ‘Sucedáneos’ para añadir una vez terminada: “Y ahora seguiremos con las canciones nuevas y ‘ásperas’, ¿Os gustan también, no?” obteniendo un sí rotundo desde la bancada tras su nuevo y jocoso autoboicot.
Liberada la pista de despegue del concierto, giró a su clásico básico “A propósito de Garfunkel” (BCore, 2008) para recuperar la vinculación con los presentes, que por momentos se diluía. Fue una buena (y la buena) forma de reconducir la velada, pues se apreciaba que el nuevo disco no está todavía en la sesera de muchos, a pesar de ser un excelente disco, y lo confirmó diciéndonos indirectamente que “hay que hacer feliz a la gente”.

Y se notó, fue comenzar los primeros acordes de ‘La siesta’ y comprender que había cambiado todo. Los coros del público aparecieron por doquier, y la ejecución de los músicos y sus caras, también la de su líder, fueron otra cosa. Eso sí, sus pullas autoparodiando/se no bajaron de nivel, pero en esta nueva disposición, nuestras risas sí que parecían más convincentes y reales cuando nos habló de qué opinaba cuando le preguntan en las entrevistas: “¿Qué pensabas haciendo esta canción? Yo que sé. Me aburría”, contando chistes y tirando del carro con ese “más ánimos, que estáis muy callados” cuando precisamente ya estábamos todos convencidos y dispuestos a disfrutar con ellos de su actuación.
Siguieron a ‘La siesta’ las grandes piezas ‘La cafetera’, ‘El saben aquel que diu’, ‘Hundir la flota’, ‘El fin de la resistencia’ de su primer álbum, todas con detalles, texturas y atmósferas que hacen recordar a los grandes de la canción catalana (aunque él no emplee esa lengua) en este proyecto.

Decidieron darse un respiro a excepción del jefe, retirándose el resto a las catacumbas del camerino, para que él asumiera la parte acústica del concierto con sólo una guitarra. Recuperó para ello versiones de temas que le han impresionado y que fueron recogidos y reconvertidos en su EP “Cuaresma” (BCore, 2010). Escogió la canción más coreada de la noche, su cover del ‘Te debo un baile’ de sus íntimos amigos Nueva Vulcano, que le llevó a afirmar al ver la recepción que tuvieron los primeros acordes: “¿Véis lo que os digo?” y “la gente se cree que es mía, y no. Hice la versión porque me gustaba” todo ofendido con la evidente picaresca detrás de sus palabras. Cambió y se decantó por una canción cantada en catalán, de su también buen amigo Pau Vallvé, donde la crítica a la carente dignidad de esta sociedad y la vergüenza de todo lo que a uno le rodea, le conduce a perder de vista las cosas pequeñas, verdaderas y auténticas que se tienen al alcance de la mano, sentimiento perfectamente expresado en ese ‘M’agradaria ser un lemur’ que interpretó convenciendo al personal y que tan bien encaja en las temáticas de The New Raemon.

Finiquitó su aportación individual llamando a trincheras al resto de la banda que según él “se estaban hinchando a cervezas” y comenzó en solitario y acústicamente el tema ‘Tú, Garfunkel’ mientras iba recibiendo uno a uno a sus compañeros de tour para terminar la pieza en una amalgama de sonidos encrespados donde se superponían teclados, guitarras, violín, bajo y batería para convertirse para sorpresa de todos en la intro del ‘Thunderstrucks’ de los australianos AC/DC, detalle divertido que justificaron diciendo: “Para los novios heavies de algunas poperas que estarán diciendo: ¡Qué puto coñazo! ¿Quiénes serán estos ‘pollos’?” y que logró una carcajada generalizada de los asistentes.

Recuperada la banda al completo preguntó qué podían tocar o qué nos apetecía escuchar, para ser replicado desde las primeras filas con un ‘Mano izquierda’ (otra canción que ha versionado de Nueva Vulcano) y que correspondió con un “me vais a deprimir, me cago en la hostia”. Tomó finalmente la iniciativa y comenzó con ‘Por tradición’ de su segundo largo “La dimensión desconocida” (BCore, 2009), con esa direccionalidad de inicial acústica que se modula hacia un sonido más integral, con un violín y un teclado que pesaron más que los restantes instrumentos, como se pudo percibir por primera vez en toda la noche.
Con esa tendencia establecida, se introdujo de nuevo en su último trabajo, la excusa que lo había traído a Galicia, tocando las tres últimas composiciones del concierto, presentes todas ellas en los minutos finales de la nueva grabación.

Elegió ‘Verdugo’ para regresar de donde había partido su directo, manteniendo el peso de las canciones de nuevo el teclado y guitarra, y respaldando la melodía con todo el grupo haciendo coros y palmas de acompañamiento (el público también) para lograr una completa entrega por parte de todos. Gesticuló agradecido antes de introducir el ‘Soñar la muerte’ con un último aguijón oral al aseverar que la interpretaría “para contrarrestar la alegría de los Lori Meyers”. Canción breve, descompuesta e instantánea ésta, que nos preparó para un final sorprendente.
Lo fue gracias al introductorio redoble de tambor de la pieza cuasi experimental ‘Llenos de gracia’ en un auténtico guiño a su anterior etapa en Madee, con esa continua sucesión de sonidos y palabras desesperanzadas que duelen al meditarlas, pero que en esa dualidad tan característica e inclasificable de este autor, logra realzarse y contenerse por virtud de la melodía que atrapa y no deja caer en la displicencia. Fueron corrigiendo la dirección, al igual que en el disco, y terminaron con un acople de noise que descolocó por su contundencia en relación a todo lo que se había vivido anteriormente.
Contrarresto que al ver sus caras sobre el escenario saludando confirmaba que lo habían buscado con descaro, como queriéndonos despertar de la ensoñación de sus preciosos y cándidos temas, y mostrándonos, al igual que sucede en las letras de Ramón, que son auténticos lobos musicales con piel de cordero.

Setlist:
01. Lo bello y lo bestia
02. Kill Raemon
03. Algunas personas del valle
04. Sucedáneos
05. El refugio de Superman
06. Consciente hiperconsciente
07. La siesta
08. La cafetera
09. El saben aquel que diu
10. Hundir la flota
11. El fin de la resistencia
12. La dimensión desconocida
13. Te debo un baile (Nueva Vulcano)
14. M’agradaria ser un lemur (Pau Vallvé)
15. Tú, Garfunkel
16. Por tradición
17. Verdugo
18. Soñar la muerte
19. Llenos de gracia
Fotos por Scduso2


About the Author

Scduso2