En directo: 20 Anniversario BCore Disc

0
Posted diciembre 21, 2010 by Toñocornibot in Crónicas de Conciertos

BCORE Anniversario


Supongo que la mayoría de los lectores habrán experimentado alguna vez esa extraña sensación de estar en el lugar y/o momento equivocado. Para el que suscribe esa sensación se hizo suficientemente palpable el viernes por la noche y más que notable al recibir noticias sobre lo ocurrido al día siguiente a sólo cien quilómetros de allí.
Comenzó la velada con la actuación en puro acústico de Joan Colomo cuyo bastante logrado repertorio de gracias fue suficiente para un público que sin embargo no terminó de cogerle el gusto a su corto repertorio de canciones. Su propuesta a caballo entre el Albert Plà más cáustico y la orquestación circense y alejada de sus múltiples proyectos y participaciones (Zeidun, La Célula Durmiente, The Unfinished Sympathy, etc) queda desnuda en un directo de guitarra y voz, y nadie pidió el indulto cuando el retraso en la organización y su coñerismo entre canciones dejaron su presentación en mera anécdota. Eso sí, cumplió las dos funciones encomendadas: abrir el concierto con alegría y dejar un curioso poso de inquietud con sus letras y actitud. A investigar.
Si bien el Colomo acaba de empezar en este extraño partido del “indie” patrio, The New Raemon ya ha bateado en un par de ocasiones y está siendo observado por toda la audiencia, a la espera del Home Run o el regreso al banquillo. El que suscribe se pregunta, patidifuso, si nuestro querido Ramón ya bateaba así de flojo desde el principio o es que le ha sentado mal el descanso. Metáforas aparte, su concierto fue (desde una óptica personal) lineal, seco y, por qué no decirlo, aburrido, sólo remontando hacia el final con la entrega de sus dos hits “La cafetera” y “Yo Simon, tú Garfunkel”. Se lamentaba medio en broma, e imaginamos que medio en serio, Ramón, de que el público fuese proclive a saberse las canciones del primer álbum…y ya. En todo caso, la próxima visita de la gira de despedida de Madee nos permitirá calibrar de nuevo el estado de forma del amigo Ramón.
Esperados durante toda la noche, mencionados por todos e incluso versionados por alguno, saltaron los Nueva Vulcano a un escenario que es más grande cada vez que vuelven a Galicia, y nosotros que nos alegramos. Después de hacer ver que en sólo los cuatro minutos que dura “Segundas residencias” eran capaces de aportar más músculo que los dos conciertos anteriores juntos, regalaron su habitual primera ronda de temas, esta vez basados en su fantástico EP “Los días señalados” y empezando a desgranar algún tema de entre sus peces de colores que van camino de catapultarlos a lo más alto. A pesar del ligeramente jocoso (a la catalana) comentario de Artur de “tenemos que alternar también canciones del nuevo para la gente que acaba de llegar” lo cierto es que fue un repertorio elegido para el viejo seguidor, donde más bien se fueron intercalando nuevos temas entre piezas ya históricas como “La venda negra”, “Las cosas y las casas” o “El día de mañana”, así como una recta final de lo más emocional con “Solamente un fuego” y “Sagrada Familia”. Quizás se pudo echar en falta un momento de emoción colectiva que se suele repetir en sus conciertos cuando tocan “Esto no es París”, pero fue sin duda un setlist envidiable que pocos grupos nacionales pueden tener el gusto de poseer. Y, sin embargo, para el redactor, no estuvieron a la altura del repertorio ni los intérpretes ni la propia sala, que ya había dado muestras de debilidad auditiva durante el concierto de Teenage Fanclub dos semanas antes (también es posible que el propio redactor esté mostrando una relativa dureza de oído). Aun así, como siempre dejaron un buen sabor de boca final, mucho mejor incluso de lo esperado a lo largo de la noche.
Por lo escuchado días después, la noche siguiente en Pontevedra fue incluso más dedicada a los seguidores “de toda la vida”. Aquí el redactor se lamenta profundamente de no haber podido asistir y, por tanto, no haber acertado con el momento y el lugar. Por lo visto no volverán hasta tener un nuevo disco bajo el brazo. Habrá que prestar atención porque el repertorio de su próxima visita podría ser, simplemente, antológico.


About the Author

Toñocornibot