En directo: Greg Dulli

5
Posted noviembre 9, 2010 by Dani Pena in Crónicas de Conciertos

Greg Dulli


Fotos: Santa Juana
Inaugurar un ciclo de conciertos de “autor” a la par que una nueva propuesta cultural en Galicia, es como mínimo loable en los tiempos que corren. Si aún por encima cuentas con la presencia del indomable Greg Dulli, intérprete fundamental del rock alternativo con mayúsculas de la década de los noventa, corres el gran riesgo de que inicialmente te lluevan parabienes y palmadas en la espalda, debido a la más que acertada elección. La estimulante presencia de la coruñesa Jane Joyd realmente inauguró Autorretratos con su neo-folk melancólico de cuidada (o estudiada) factura. Bien por ella.
Dulli, en la actualidad cuerpo y alma de The Twilight Singers, figura reciente del pop como uno de los más carismáticos interpretes de los últimos veinte años al frente de The Afghan Whigs, añadió a la “generación x” enormes dosis de elegancia y polivalencia. En tiempos de camisas de leñadores y actitudes ariscas, Dulli y los suyos fueron, al igual que Urge Overkill, un soplo de aire fresco en las cada vez más saturadas escenas grunge-noise del Oeste de Estados Unidos. Su aparición en el generacional film “Beautiful Girls”, de su gran amigo Ted Demme, reinterpretando con inusitada maestría “Can’t Get Enough of Your Love” de Barry White mientras un incauto Michael Rapaport intentaba liarse con Uma Thurman, persiste como uno de los highlights cinematográficos de los noventa.

“Black Love” (’96), “Congregation” (’92) y por supuesto “1965” (’98) son obras desgarradoramente literarias, como pocas veces se ha escuchado. El amor siempre duele, y a la vuelta de la esquina siempre parece esperarte una puñalada del destino… Sí, Mr. Dulli vivió al límite sus relaciones personales y lo tradujo en intensos tratados soul-rock sin parangón, sin relevo aparente en el ámbito musical… Únicamente él mismo parece estar a la altura de tan acertados trabajos y retomar como se merece tan respetable legado. Lo intenta con resultados desiguales, con sus numerosos proyectos paralelos, donde The Twilight Singers se posicionan como unos hermanos bastardos, depurados pero no mejorados de tan añorada formación, con la cual el responsable de “My Enemy” dejó huella en generaciones pasadas.

Por lo tanto, para su primera visita a Galicia, en formato acústico, bien secundado por los más que solventes Dave Rosser (guitarras) y Rick Nelson (cello, violín), despejó rápidamente las posibles dudas que muchos de sus fans teníamos respecto al desarrollo de tan esperada actuación. Se veía venir, muchísima mayor presencia de sus proyectos actuales, y pequeños, pero bien dosificados pildorazos de Afghan Whigs. A simple vista, es un pecado mortal dejar fuera del repertorio muchas de sus grandes composiciones. De todos modos, mientras interprete como si le fuera la vida en ello “’66”, de mi adorado “1965”, todo ok y así fue. Del intensísimo “Black Love” rescató la hermosa “Step into the Light” y el eterno “Summer’s Kiss”, poco antes de los bises. Por momentos, los allí congregados estuvimos cerca de tocar el cielo con los dedos, ya que sí que incluyó los más destacables pasajes de su actual proyecto: “St.Gregory”, “Bonnie Brae”, “40 Dollars” (con guiño al “She Loves You” de Beatles, tal como registró en el fantástico “Powder Burns”-’06-), el binomio ensamblado para la ocasión “A Love Supreme/ Please Stay” de John Coltrane / Marvin Gaye y estimulantes nuevos temas, que se publicarán el próximo año. El principal motivo de la presente gira, me temo.

Para el tramo final del concierto, nuestro hombre ejecutó al teclado “What Jail is Like”, perteneciente al también imprescindible “Gentlemen” (’94). Y como no, más temas de The Twilight Singers que, insisto, son piezas enormes (“Teenage Wristband” o “Twilite Kid”) pero a años luz de “Congregation”, “John The Baptist” o “Bulletproof”.
Definitivamente Dulli, debido a su consistencia suprema encima de un escenario y a una voz desgarradora e inconmensurable, hizo vibrar la Sala Capitol una vez más. Nada que objetar al concepto evolutivo de una carrera de la que aún se esperan grandes instantes. Se agradece que sortee con acierto el revivalismo gratuito, pese a que oculte lo mejor de su cancionero quizás para ¿otra ocasión? Maybe, baaaby!!…


About the Author

Dani Pena


  • Anónimo

    AUTHOR: zeroe1
    Se te escapó una errata en el título del último disco de Twilight Singers ;)
    Veo que el setlist fue muy parecido al de Oporto. Que tal de público en el concierto de Capitol? En el Hard Club fue un poco decepcionante, habia unas 30 o 40 personas solo.

  • Anónimo

    AUTHOR: Desconcierto
    Corregido! Grazie

  • Anónimo

    AUTHOR: mediosordo
    Pues por suerte bastante mejor. Unas 130 personas.

  • Anónimo

    AUTHOR: jos
    Podían ser máis, pero os que estaban parecéronme un público de quitarse o sombreiro (á altura do artista): educados, entregados e emocionados.
    O que me leva a plantexar unha pregunta (retórica): ¿É o artista o que fai grandes ós seus fans ou son éstes os que engrandecen a aquel?, Ou, o que é o mesmo, dime que escoitas e saberei quen eres.

  • Anónimo

    AUTHOR: mediosordo
    La verdad es que sí, digno de mención. el público fue extremadamente respetuoso (incluso con Jane Joyd?), no se oía apenas ningún murmullo ni charlas, y muy entregado con el artista a la hora de aplaudir, etc
    Al hilo del silencio del público durante un concierto, alucinado me quedé el otro día en la Iguana viendo a Balmorhea: jamás había visto un concierto allí en el que el público estuviese tan callado. Pasaban varios segundos antes de que los que allí estábamos comenźásemos a aplaudir tras el final de una canción, e incluso en los momentos más tranquilos del concierto no se oía nada más que la música (si acaso el sonido de un mechero al encender un pitillo, o del camarero al sacar una botella de las neveras). Fue verdaderamente especial.