Fuck Buttons – Street Horrrsing

Posted julio 16, 2008 by Desconcierto in Discos

Fuck Buttons -  Street HorrrsingATP Recordings, 2008

Texto: Sergio Méndez


Empeñados como están muchos hombres de ciencia en extirpar de nuestro genoma los pensamientos sobrenatural y mágico, sus esfuerzos han sido hasta ahora infructuosos. Quizá para bien, porque dejar la puerta entreabierta a lo irracional es un balón de oxígeno para nuestra imaginación. Si de pequeño te gustaba también la lectura, recordarás con cariño aquellos mundos mágicos en los que cualquier cosa podía pasar en la siguiente linea. Luego, al crecer, algunos pisotean aquella dulce ingenuidad para dar paso a un gris escepticismo. Dejan de leer libros que abren de par en par las puertas de la imaginación para, al final, anclarse definitivamente a lo que llaman “mundo real”. Es otra opción.
Quedan salvadores que redimen a los que todavía no han pisado la peligrosa ciénaga imaginativa que acecha a la post-adolescencia, y quizá Fuck Buttons ayuden a unos cuantos. Este par de chavales de Bristol me recuerdan a la inquietante serie Chocky, cuya reposición en TVE en los 80 traumatizó a algunos de nosotros. Aquel alienígena que se comunicaba con Matthew, aquellos misteriosos triángulos. Quién sabe, quizá B. J. Power y Andrew Hung tengan su propio Chocky en casa, dictándoles mensajes como el “Sweet Love For Planet Earth” con el que inicia emisiones “Street Horrrsing”. Un columnista sin demasiada imaginación nos hablaría de una dicotomía entre la dulzura y la violencia, de una casi imposible etiqueta drone-hardcore. A otros nos recordará a aquella sobrecogedora escena de “Encuentros en la Tercera Fase” en la que las naves extraterrestres sobrevolaban la Torre del Diablo y diseñaban una épica coreografía para un momento trascendental.
Lo terrible llega sin apenas solución de continuidad. La siguiente parte del mensaje no tiene nada que ver. Es una visión apocalíptica, una despiadada danza tribal; huesos y tambores que chocan y gritos procedentes de una hoguera perdida en el medio de la jungla: “Ribs Out”. La inquietante visión de un simio con los ojos inyectados en sangre. ¡Se están comiendo al coronel George Taylor! Aquél al que interpretaba Charlton Heston en “El Planeta de los Simios”. “Okay, Let’s Talk About Magic”, responden los abducidos de Bristol, que te arrastran en medio de una neblina de distorsión que termina cristalizando en una nueva danza tribal, que quizá pretenda mostrarnos a grupos de humanos que se desplazan hacia el Sur y que dejan a su paso cuevas decoradas con las figuras de los animales a los que persiguen en su migración.
A partir de aqui, el mensaje se dirige hacia el cielo. Propulsores a tope y salimos de la atmósfera. El Chocky de Bristol decide que es hora de mostrarnos la belleza del espacio que nos rodea, el que observamos gracias al telescopio Hubble y a nuestra imaginación. Desaparece la agresividad, sólo queda ese ruido constante y pacífico que revela que ellos sí vienen en son de paz. Y nos llevan lejos, hasta el brillante mañana (“Bright Tomorrow”) que quizá sea su mundo. Seguramente tenga varias lunas y un par de soles que recreen atardeceres interminables como los del Polo Norte terrestre. Y lo más probable es que les mole Aphex Twin.
Nuestro regreso al planeta Tierra lo marca otra invocación de los ritmos tribales. Te acomodas de nuevo a la realidad de las cuatro paredes del cuarto. Finaliza la transmisión, pero en la cabeza aún burbujea la emoción ante el indescifrado poder de la música.


About the Author

Desconcierto