En directo: Festival do Norte ’11 (II)

1
Posted mayo 27, 2011 by Scduso2 in Crónicas de Conciertos

00 FdN'11 II.jpg


Tras una primera jornada positiva, que no épica, con las menciones destacadas de !!! y Joe Crepúsculo, se esperaba con ansia entre los asistentes un cambio de rumbo hacia la mejora, aunque a muchos ya le rondaba la mosca detrás de la oreja por los nombres del cartel reunidos para el día que nos esperaba por delante. Lo que sí que sorprendió fue la aparición con retraso del temporal que se había anunciado, actuando con nocturnidad y alevosía mientras los festivaleros descansábamos. El ciclón que asoló, anegó ligeramente e hizo volar medio campamento en la parcela durante la noche de transición preparó a la organización para una segunda jornada que no colaboraría a facilitar las cosas.
Sábado 7 de Mayo:
01 Diadermin.jpg
Los de Illa de Arousa abrían el segundo día con nuevamente un bajo número de asistentes que se resguardaban del mal clima en cafeterías, tiendas o coches. Alberto y Sara María, es decir, Diadermin soltaron su píldoras de afterpunk y electrorock con todo el descaro del mundo por parte del guitarrista y cantante. Sus letras son cañeras, divertidas y dalinianas, sólo llega con escuchar un lapso de tiempo ‘Atún’, ‘El Africano’, ‘Diviertt en un ETT’, ‘Máis vapor’ o la casi ya himno por estas tierras por lo sarcástico de su letra, la jocosa ‘Pepiño Blanco’.
Referente a su concierto, y a pesar de tener que cargar con el peso de abrir el día y no tener a un número grande de espectadores, creo que su directo, comparado con la única actuación que les había visto, siendo teloneros de The Dodos en el año 2009, fue mucho más profesional y efectiva. Siguen manteniendo esa dualidad graciosa de la compostura de Sara al teclado y el bufonismo de Alberto tocando la guitarra a la vez que está bailando, comentando, vistiendo ¡Esa camisa caribeña! y sobre todo disfrutando de sus propias creaciones y no abandonándolas jamás para conseguir que se nos pegue, aunque fuera los más mínimo, su dinámica del directo y lograrnos sacar con su presencia, su letra y su música, una sensación de conformidad y beneplácito con lo que nos entregaron en su breve tiempo de actuación.
02 Franc3s.jpg
A continuación, y a pesar del exceso de decibelios, el concierto de Franc3s sonó a gloria. Con un arranque demoledor con la excelente ‘Ángeles mudos heridos de gravedad’, ofrecieron un buen concierto con un crudo sonido que a ratos recordaba a unos primerizos Sonic Youth.
03 Pony Bravo.jpg
Y le tocó el turno a los sevillanos Pony Bravo, la gran sorpresa de la tarde y del festival. Su concierto fue impecable en la ejecución, en la entrega y en la transmisión de sensaciones. Lo que se produjo en la carpa pequeña entorno a las 20h. tenía que haber sido postergado para la última hora de la noche, como la guinda al festival y no lo que estaba programado porque lo que se vio y se escuchó fue de otra dimensión. Hablar a toro pasado es fácil claro, pero viendo videos de sus directos, la duda simplemente ofende, extendiendo esta crítica a los conciertos por ejemplo de Nadadora y Joe Crepúsculo.
Y es que con la carpa Novacaixagalicia a reventar (la climatología colaboró para que nos refugiáramos dentro del recinto menor) y a pesar nuevamente de la presencia de la luz solar, lo que estos chicos lograron está al alcance de pocos, de muy pocos. Convirtieron ‘La rave de Dios’ en su particular rave, cuando y como quisieron, invitándonos a todos los presentes a disfrutar de su potente fiesta y a descargarnos sus discos por la patilla desde su página web, comentario recibido con una ovación de gala.
Y es que si ”Un gramo de fe” ya había sido elevado al más alto pedestal en la quinielas musicales del año pasado, su traslado al directo, con un continuo intercambio de instrumentos (guitarras para aquí, bajo para acá…) entre los miembros de la banda, incorporación de cajas y platos en momentos puntuales para un mayor estruendo percusivo y sin duda la calidad de sus canciones donde todo se funde, lo post punk, lo funk, los dejes andaluces, correoso blues y el rock más dopado y acelerado hacen de su estilo una amalgama sabrosa. Se pudo comprobar con la práctica totalidad de las piezas que interpretaron, sin bajar en ningún momento la levitación del personal asistente en su show con ‘Noche de setas’, ‘El rayo’, ‘Salmo 52.8’, ‘El campo fui yo’ o para el que escribe la brillante e injustamente ignorada por el público ‘La voz del hacha’.
Definitivamente lo suyo es toda una ‘coz’ sónica que te pone en contacto con lo que realmente merece la pena en la música, no un nombre, no un ego (de eso tendríamos de sobra después en el escenario SON Estrella Galicia) sino un sentimiento y una entrega de defender lo tuyo simplemente con música. Y eso, extasiar al soberano público sin casi mediar palabra con él hasta conseguir que echase la lengua fuera es de palabras mayores. Lo dicho: ¡Que me pongan un kilo de fe por esta banda!
Y pegándosele la desbordante energía que se vio sobre el escenario parece que ‘al de arriba’ le entraron ganas de llamar la atención y de montar jarana. La lluvia y el viento se multiplicó como los peces y pequeños regueros de agua comenzaron a cruzar la carpa pequeña en dirección oblicua concentrándose finalmente todos estos pequeños torrentes en el escenario grande, en el cual la organización tendría que pelearse y emplearse a fondo para salir al paso del pequeño parque acuático en el que se estaba transformando la otra carpa.
04 Mirrors.jpg
Los de Brighton tocaban por primera vez en nuestro país y así nos lo hicieron saber nada más subirse al escenario. Eran los sustitutos a la caída en la programación de los ya un poco repetitivos The Wave Pictures. Su propuesta es totalmente formal, de una pulcra seriedad (por lo menos a primera vista), como sacados de un seminario para situarlos en escena a regañadientes. Con tres mesas en disposición milimétrica, una pantalla para proyecciones minimalistas y abstractas los Mirrors se presentaron con un simpático “¡¡¡Buenos días!!!” para comenzar a ejecutar un prolongado concierto debido a los problemas que más adelante tendría el primer grupo del escenario SON Estrella Galicia.
Su propuesta es de un corte similar a los últimamente aclamados Hurts, donde el synthpop de su primer y único largo “Lights and offerings” se digiere a las mil maravillas, como en una traslación al momento dorado de los Kraftwerk. Además, lo incorrupto de su propuesta se ve aniquilada por la gracia de su cantante al interpretar los temas, asumiendo todo el movimiento corporal sobre la escena y que sus compañeros de banda mantienen solemnemente. Repasaron todo los más granado de su disco y de sus varios EP’s y mismo llegaron a interpretan una nueva canción, así nos lo hicieron constar, que no he conseguido localizar por la red. Gustaron y sobresalieron durante la interpretación de su gema musical ‘Into the heart’. Al finalizar el bolo y agradecernos nuestra atención y entrega mucha gente rumoreaba en sus particulares corrillos que este podía ser perfectamente un grupo del escenario grande al igual que sucediera con los Pony Bravo cosa que en cierta manera compartí.
WaterFdN'11.jpg
Con la función terminada en el escenario Novacaixagalicia tocaba remar al otro escenario. Y lo de remar no es una frase hecha. Si no, llega con ver la imagen superior tomada por un amigo, donde se puede ver el considerable ‘charco’ que se localizó bajo la carpa. Ni con bombas de agua a toda máquina, lograron minimizar en demasía el caso, e hizo que mucha parte del público se tuviese que mover y rodear el cúmulo. Además, sumándole el problema de que los Sexy Sadie no llegarían a tiempo para su actuación por un problema en los enlaces de sus vuelos decidí aprovechar para irme a cenar, y por unas o por otras me los comí con patatas. Por lo que llegó a mis oídos, sólo tuvieron ocasión de interpretar poco más de media hora de concierto en el que repasaron no sólo lo más destacado de su trayectoria como tenían pensado, sino que por estos problemas, tuvieron que hacer una selección dentro de su greatests hits para por lo menos contentar al público no numeroso para este escenario, pero si considerable teniendo en cuenta todos los factores adversos. Fueron a lo directo y más celebrado de su repertorio, y cayeron evidentemente ‘Someone like you’ o ‘Stay behind me’. Para quienes estuvieron presentes, los fans más incondicionales, fue un directo correcto y emotivo dentro de la brevedad de la que dispusieron.
Y cuando todo volvió a establecerse dentro de los marcos temporales que tenían previsto la organización, pareció que el diluvio estaba esperando por Triángulo de Amor Bizarro para mostrar toda su furia. Al comienzo de los de Boiro la charca en el medio del público alcanzaba ya unas dimensiones considerables separando a los asistentes en, tal y como lo definió Isa, “dos continentes”. Con respecto al concierto, estuvo bien pero personalmente diría que no tanto como esperaba. A ratos daba la impresión que el grupo iba con el piloto automático, aunque el tramo final (al parecer más corto de lo que les hubiese gustado) fue realmente intenso.
05 The Vaselines.jpg
The Vaselines ofrecieron un concierto realmente agradable y buenrollista. La verdad es que era muy escéptico acerca del retorno de la banda escocesa, pero finalmente caí rendido ante sus píldoras de indie pop ramonianas. Un concierto con un sonido impecable en el que tanto cayeron temas de su último disco “Sex with an X”, de su ya lejano disco de debut “Dum-Dum”, y de sus primeros y, juzgando la reacción del público, más celebrados EP’s.
06 Peter Hook.jpg
Y llegó lo más deseado y más temido de la noche. Ver al señor Peter Hook interpretando el “Unknown pleasures” de su banda Joy Division en una dudosa ‘pleitesía’ a su verdadero alma máter Ian Curtis. A mí personalmente no me hace gracia usar la magnitud de una obra de este calibre como enganche mercantilístico y un trasfondo de continua humillación con los nuevos enfoques de estilo con los que se interpreta sus composiciones. Lo de Peter es lo que es, un ego idolatrado que aparece en el escenario rodeado de su mundo, posa, gesticula, actúa, interpreta su persona y se vanagloria de lo grande que es. Durante la actuación, en la que tocó la integridad del disco con los archiconocidos temas que no enumeraré como ‘She’s lost control’, ‘Insight’ o ‘Disorder’ se pierde un poco el sentido final que esas piezas deberían transmitir y para lo que fueron creadas. Lo que presenciamos (para unos) se queda en un simple concierto de reformulaciones mal planteadas donde el personaje se engulle a la obra. Sus continuos gestos ensayados, el séquito que lo rodea y lo adula y cómo los otros jóvenes miembros de la banda simplemente mueven sus extremidades para hacer sonar los instrumentos con sus cabezas continuamente giradas al ‘líder’ hacen devaluar la obra de alta alcurnia de la que parten.
Se largó del escenario mientras yo pensaba si era el foco de luz el que lo perseguía a él o él el que perseguía al foco que le apuntaba, mientras sus súbditos remataban la faena. Finalizado todo, saltaron nuevamente para interpretar dos apuestas seguras fuera del tracklist del álbum como lo son ‘Transmission’ y por supuesto la coreada entre la multitud ‘Love will tear us apart’ mientras pedía palmas, brazos arriba y terminar con un rotundo “¡Buenas noches! ¡Muchas gracias!”.
La división entre el público fue clara, con abucheos y ovaciones por igual. Yo soy de los primeros, pero también he de reconocer, que fue éste el único concierto en el que después de ser finiquitado, una gran parte del público continuaba coreando el ‘Love will tear us apart’ como si la vida fuese en ello. Así que, supongo que la apuesta por parte de la organizadora se puede considerar positiva, pero para los que pensamos que la música tiene que mantener ciertos puntos de coherencia, lo presenciado no dejó un muy buen sabor de boca.
07 London Guns.jpg
Y en un total despropósito de sesión festiva, los London Guns (Gary Powell (The Libertines) & Adam Ficek (ex-Babyshambles)) dieron el cierre a las actuaciones de peso con un popurrí (si, dicho en el sentido más peyorativo) de mezclar a los platos canciones de la manera más inconcebiblemente posible al pasar de un ‘Killing in the name of’ de los RATM a un ‘I need air’ de los Magnetic Man para meter en el medio a Blondie o a Blur y continuar con la canción de la B.S.O. de ‘Superdetective en Hollywood’, o ya en mayor grado de alucinación con ‘The Brady Bunch’ (aka ‘La tribu de los Brady’) o mismo ‘La lambada’ para regresar a un breve paso por el indie populista del que hacen honor el ‘Take me out’ de los Franz Ferdinand o el ‘Holiday’ de los Vampire Weekend por no citar más como podría ser el ‘Papa Americano’, canción bandera de un programa de Cuatro, que me serviría perfectamente su nombre para definir lo vivido: Tonterías las justas.
Cerrando la noche, se produjo un intercambio en el orden de los DJ’s para pasar el testigo del debut en esta faceta a Guille Milkyway Dj. Esta vez, el público era numeroso y acompañaba con sus ganas puestas sobre la pista para contorsionarse y agitarse con la sesión retro que el de Barcelona nos ofreció. Sonaron clásicos de la Motown de los Jackson 5, Marvin Gaye & Tammi Terrell con su ‘Ain’t no mountain high enough’, la canción principal de la serie ‘Shaft’, el ‘Ritmo de la noche’, también un poco de autobombo pinchando su propia ‘Revolución sexual’ y la sorpresa de introducir en medio de todo lo retro puntos de resalto como lo fueron ‘Bombay’ de El Gincho o la ‘Don Vito y la revuelta en el frenopático’ de Kortatu. Una sesión divertida y aprovechada al máximo por los que apurábamos las últimas horas de festival.
Y cerró la fiesta Juan Dj (Sala Iguana Club) sorprendentemente trajeado para la ocasión con una selección de temas al más puro estilo del local donde es residente para dar poco a poco punto final a la cita de este año.
En líneas generales, fue un festival con muchas adversidades, sin un nombre potente de reclamo, con la meteorología haciendo de las suyas, pero sí que es cierto, que hubo momentos concretos en los que uno pensaba que merecía la pena estar presenciando ese hecho, y por lo restante, tampoco grandes decepciones y si bastante indiferencia añadiendo además la continua injusticia de situar (a mi entender y por lo escuchado, también de mucha otra gente) a grupos nacionales con un gran directo, en horarios que ajaron sus conciertos por uno u otro motivo. Una pena.
Crónica del festival y fotografías por Scduso2
Crónicas de los conciertos de Franc3s, TAB y The Vaselines por Mediosordo
Foto de la ‘laguna nocturna’ por Faneca


About the Author

Scduso2


  • Anónimo

    AUTHOR: Billy Budd
    Talmente de acuerdo. Pony Bravo lo mejor del festival sin duda y lo de Peter Hook entre una especie de pose rock de estadio con excusa indie y la verguenza ajena. Había una peli española de los 70 (muy buena) que se llamaba “No profanar el sueño de los muertos”. Pues eso.