En directo: Festival Do Norte (I)

3
Posted mayo 16, 2011 by Scduso2 in Crónicas de Conciertos

FDN11


El festival arousano cumplía este año su décima edición y sus responsables se habían propuesto conmemorarlo con un programa y cartel que hiciese honor a toda la historia que han levantado y que les ha llevado a situarlo como uno de los festivales más destacados del panorama nacional. Pero los hechos incontrolables parecían no querer unirse a esta celebración, pues como se anunció unos días antes, la organización tuvo que cambiar sus planes y cubrir los dos escenarios para hacer frente a la climatología adversa que se esperaba para los días de los conciertos. Con esas malas noticias en mente por lo anunciado, bajé desde A Coruña en compañía de un soleado día de primavera que calentaba mis ganas por presenciar la panoplia de bandas que actuarían durante los dos días. Ya arribando al destino, la Ría de Arousa sólo contenía algún osado cirro que quería mantener la incertidumbre en el ambiente.
Con una sonrisa de lado a lado nos largamos a la zona del campamento festivalero donde el número de tiendas era consideradamente inferior a la de los años anteriores. No sé si sería la crisis, el traslado de la fecha a una semana más atrás en el calendario ¡Ay los aplicados estudiantes! o simplemente lo más lógico y previsible, la ausencia en el cartel de un reclamo de masas como lo fueron Love of Lesbian y Vetusta Morla hace dos años o Los Planetas el año pasado. Eso sí, en la parcela del campamento ya estaban asentados puntualmente con su despliegue ‘tecnológico’ la ya famosa y conocida ‘crème de la crème’ juventud arousana, que como todos los años, nos esperaban para darnos la ‘bienvenida’, antes, durante y menos mal… por una vez agradecí las adversidades climatológicas que se presentaron al día siguiente, pues en sus propias palabras “la mierda del temporal nos ha jodido el ampli y la carpa… Nos piramos”. Después de que soltaran eso a unos vecinos, pensé: “¡A veces los milagros ocurren!”
Pero aparte de las anécdotas pre-festivaleras, lo que nos hizo desplazarnos hasta Vilagarcía de Arousa fue la música, y de eso tuvimos de sobra. De lo malo, de lo intranscendente y de lo bueno o excelente. Quienes nos acercamos a disfrutar el festival en directo, Mediosordo y un servidor, presenciamos lo siguiente:
Viernes 6 de Mayo:

El disparo de salida del festival le fue adjudicado a los SraSrSra. Con un escasísimo público, la mayoría por no decir la totalidad, acreditados de los medios de comunicación haciendo toma de contacto al evento, se encontró con el dúo gallego entregando sus composiciones con el altísimo volumen al que ya nos tienen acostumbrados. Tuve que salirme de la carpa e ir a sentarme a unos 15 metros de ella, y es que no se puede empezar un festival a las 5 de la tarde a esos decibelios. A medio camino entre Pussy Galore y los primeros Siniestro Total. En otro momento, seguro que me hubiesen molado más.

Para destensar los tímpanos del primer y contundente directo vespertino, tocaba turno de dar paso a los vizcaínos McEnroe, que centraron su actuación principalmente en su último trabajo “Tú nunca morirás” del que interpretaron entre otras ‘Tormentas’, ‘El alce’ o ‘Los valientes’. El público presente iba aumentando poco a poco pero la atención que se le prestaba a la banda era testimonial, pues los corrillos de conversaciones molestaban en consideración a quién quisiera estar escuchando al grupo vasco. Interpretaron una nueva canción llamada ‘Mundaka’, ciudad vasca que Ricardo comparó con la propia Vilagarcía. Su música se desenvolvió cómodamente en ese pop/rock tan melancólico con plenos desarrollos increscendo que por momentos puntuales se veía afectado por pequeños acoples de sonido que aguaban un poco las sensaciones que produce su música. En la recta final entregaron las piezas más destacadas de su anterior largo “Mundo marino” con las bellas ‘Relojero’ y sobre todo, debilidad personal tendré que reconocerlo, la brillantemente interpretada ‘Mi Vietnam’. Elegante concierto que culminó con una especie de jam progresiva donde mismo el batería se largó del escenario temporalmente durante la interpretación de la pieza mientras los sostenidos de las guitarras enfocaban a un final al más puro estilo post-rock. Buen sabor de boca el que dejaron los de Getxo.
Tras los vizcaínos, tocaba saldar una deuda muy pendiente dentro del festival respecto de los grupos patrios como lo son los Nadadora, pero mientras se producían los cambios necesarios en el escenario Novacaixagalicia, un potente ritmo funky de bajo y batería incitaba a que la gente se acercara al escenario grande SON Estrella Galicia. Y es que los !!! estaban iniciando sus pruebas de sonido con la canción “Jamie, my intentions are bass’ donde Nic Offer ya hacía de las suyas para los poco más de dos docenas de personas que disfrutábamos del impasse entre las actuaciones del escenario pequeño. La espontaneidad del líder, con sus movimientos espasmódicos y saltarines de pre-calentamiento, mucho mejor vestido (cosa no muy difícil) que como saldría al concierto, y las chorradas varias dirigidas a los otros miembros y técnicos de la banda más simpáticas provocaciones a los que mirábamos, condujeron a que se nos pusieran los dientes largos a los presentes esperando su actuación nocturna. Eran un caballo ganador seguro de antemano dentro del cartel pero que con ese aperitivo de las pruebas de sonido sólo hacían que las apuestas se dispararan a su favor. Cuando la situación ya comenzaba a perder su gracia, los primeros compases de los gallegos ya nos recordaron qué era lo que tocaba presenciar en ese momento y todos nos redirigimos a la carpa pequeña.

Allí, uno tenía la sensación de que con este concierto el festival comenzaba a tomar cuerpo por el buen número de gente que casi llenaba la carpa y prestaba atención a lo que estaba ocurriendo en el escenario. Se notaba que los Nadadora jugaban en casa, y no lo desaprovecharon. Tocaron evidentemente numerosas piezas de su último álbum “Luz, oscuridad, luz” e interactuaron con el público en continuas preguntas, réplicas y contrarréplicas, aprovecharon mismo para felicitar el cumpleaños a alguien en un descanso. De lo que interpretaron destacaron los dos singles del disco, ‘Una nueva vida’ y ‘Siempre’. El grupo se fue calentando y mismo la hierática Sara comenzó a ‘desmelenarse’ para entregarse de pleno al concierto interpretando el dueto del ’20.000 veces’ junto a Gonzalo. Casi en la recta final, sorprendieron llamando a incorporarse al escenario a Las Trompetas de la Muerte, los componentes de los instrumentos de viento de los catalanes Delafé y Las Flores Azules para reforzar de forma muy compenetrada algunas piezas. Con un “Moitas gracias” terminaron su actuación con el público tarareando, bailando y en ocasiones gritando la letra de sus canciones. Síntoma éste que corroboró que su actuación había cumplido, cosa que se demostraba en las caras de los componentes al retirarse sabiendo que la deuda pendiente se había saldado con creces.

A quién le tocó echar el cerrojo a la primera tarde de la carpa Novacaixagalicia fue al carismático Joël Iriarte (aka Joe Crepúsculo) siendo escoltado como es costumbre por Sergio Pérez (Thelemáticos) a la guitarra y en la suelta de los samplers. Lo de este tío es digno de estudio, electrónica-cumbia-ballenato-pop y a saber cuántas influencias más que acaban sonando siempre a una canción del Crepus. Cayeron todas cuantas cabía esperar, las buenas y las mejores como lo son ‘Ritmo mágico’, ‘Baraja de cuchillos’ o ‘Escuela de zebras’ y por su boca no paraban de salir divertidos comentarios como “¿Os lo estáis pasando bien? Tampoco importa mucho… no tenéis otro escenario a dónde largaros”, adularnos con un “tenéis un país muy bonito”, pedir la colaboración del público para los coros en una canción y lanzar continuamente guiños y espoleos a la gente para que la fiesta que habían levantado casi sin inmutarse no se les viniera (cosa casi imposible) abajo entre lingotazo y lingotazo que tanto él como Sergio le daban a sus Estrellas Galicia. Con el aviso por parte de dirección de que debía encarrilar la recta final de su actuación, avisó de que le quedaban sólo 10 minutos y que tocaría tres más. Entre ellas interpretó las grandiosas ‘Suena brillante’ y la definitiva ‘Tus cosas buenas’ que transformaron la carpa en un total jolgorio colectivo que sin duda hubiese estado mucho mejor programado a horas más nocturnas y no a última hora de la tarde con todavía los últimos rayos solares intentando alargar su presencia.

Con el cambio puntual al escenario grande SON Estrella Galicia y la actuación de Ellos mucha gente aprovechó (entre ellos yo, después de sacarles las pertinentes fotos) para reponer fuerzas, descansar o dedicarse a cenar dentro del recinto ferial del FEXDEGA, a donde se trasladaron este año las casetas del merchandising, información, todos los puestos de comida y de entretenimiento formando en su disposición y localización una pequeña plaza cubierta con numerosas mesas y tablones para sentarse tranquilamente a distender. Una buena elección ésta por lo correcto de lo ofrecido y las facilidades y resguardo dadas ante las anunciadas tormentas del fin de semana.

Extendiendo mi proceso alimenticio y opinando/debatiendo sobre lo visto hasta ese momento con la gente que me acompañaba llegué con un poco de demora a la carpa grande donde ya estaban actuando los británicos Chapel Club, uno de los grupos revelación del pasado año según la prensa musical inglesa, los cuáles venían a presentar su reciente primer disco “Palace” y las canciones de sus famosos EP’s, los cuales provocaron que hayan sido catapultados a la primera línea musical de su país. Reconozco que no los conocía, nunca había escuchado nada de ellos y lo primero a lo que me recordaron fue a los suecos The Mary Onettes o a su declarada/evidente influencia The Smiths. Los londinenses son correctos, no se les puede reprochar nada, impecables, educados y entregados en su labor pero está claro que cuando ni una mínima parte de los que te están viendo conocen o no les suena de nada lo que están escuchando tienes que tener muy buenas armas para crear las condiciones propicias para salir ganador. También es justo reconocerles que no perdieron. Para mí lo mejor de su directo, los dos singles (desconocía en el momento de la escucha que eran eso) del álbum, la lenta y apesadumbrada ‘Surfacing’ y la más animada y morrisseyana ‘O maybe I’.
Para animar un poco el cotarro, a los catalanes Delafé y las Flores Azules se les presentaba que ni pintada la ocasión. Lo suyo es lo que es, una repetitiva dinámica sonora de ¿hip-pop? que intentan acompañar con unos infinitos recursos de animación, dinamismo teatral y sobre todo alegría como si el escenario se transformase en el parque infantil del festival. Les vi exactamente los mismos tics que hicieron en su actuación para el Vigo Tr4nsforma del año pasado. Gustarán o no gustarán, yo entro en la segunda tanda claro está, pero no se les puede negar que animar el ambiente lo animan y la verdad, que por lo vivido, el ahora dúo arropado por toda su banda consiguió que las canciones de su nuevo trabajo “Vs. Las Trompetas de la Muerte” y sus hits como ‘Espíritu santo’ encandilaran a una buena parte de los allí presentes.

Otros que tuvieron que luchar contra el desconocimiento de su música fueron los May 68. Pero las características de su estilo jugaban con otras cartas, éstas favorables. Lo suyo, con un cierta similitud a los !!!, que no lo mismo, es un acercamiento al más puro indie electrónico con destilaciones de post-punk y electrodance al más puro gusto del sello neoyorquino DFA del señor James Murphy. Sorprende por encima, ver a estos mancunianos, cuando aun no tienen ningún trabajo largo editado. Sus señas de identidad se condensan en las dos piezas con más pedigree, la ‘My ways’ y la ‘The New You’, por ahora las más destacadas de su corta carrera. A pesar de ello, realizaron casi 45 minutos de concierto sin casi bajones en la calidad, manteniendo al público entregado y conectado con él, para terminar con la cantante Jude Wainwright por los suelos diciendo con la lengua fuera un escueto “Enjoy! Gracias” a consecuencia de la entrega ofrecida durante el directo. Con esta actuación estaba claro que no podía haber nada mejor para dejar caldeado el ambiente para el que sería el bolo de la noche, del día y del festival finalmente para una pequeña parte de los asistentes.

Y es que los neoyorquinos !!! (Chk Chk Chk) siempre cumplen. Era la tercera vez que los veía en directo y lo suyo es de sota, caballo y rey. Nic Offer y sus músicos salieron a la pista para comenzar con la infecciosa ‘Feel good hit of the fall’ a inyectar el funky beat a la totalidad de los presentes. Y es que no hubo tregua, a la par que el líder en ropa de andar por casa salta, se sube a las vallas, se zambulle entre el público, se pone una camiseta lanzada por algún seguidor, lanza patadas intentando quebrar el aire, se insinúa a una fotógrafa, se contorsiona, se agita o se arrodilla sobre el escenario… los componentes de la banda disfrutan de su show y mantienen el pulso musical como si fuesen un reloj suizo del sonido. Enganchan, mezclan, introducen partes de una pieza, la abandonan para seguir evolucionando la mezcla con otra para inmediatamente recuperar la anterior, y todo eso sucede sin que uno lo aprecie, pues la base rítmica está engrasada a conciencia. Con este método transforman el concierto en una sesión funk, dance y electro en la que repasan lo más glorioso de su carrera. Empleando para ello sobre todo canciones como ‘All my heroes are weirdos’, ‘Must be the Moon’, ‘Bend over Beethoven’ o ‘Break in case of anything’ de su más celebrado álbum “Myth takes” (creo tener la casi total seguridad de que tocaron algo de todas las piezas del disco) más las destacadas de sus otros tres discos, ‘The step’ (del primero), la afamada e irreverente ‘Me and Guliani by the schoolyard’ (del segundo) y ‘Jamie, my intention are bass’ (del último). Como bonito detalle, invitó a la cantante del grupo May 68 a hacer el dueto de ‘Yadnus’ por la ausencia en esta gira de la también incansable miembro de la banda y cantante Shannon Funchess. En la parte final volvieron a hacer un pequeño ‘popurrí’ de su propio material para dejarnos desfondados ¡A Nic todavía le duraban las pilas! con una incombustible versión del ‘Heart of hearts’ que puso el broche final a los conciertos del primer día de la mejor manera posible.
Tras los dos contundentes directos, lo que parecía pan comido para el residente Iván Dj (Sala Karma) quedó en una sesión de correcto indie electrónico desdibujado por la poca gente inicial que se había desplazado de carpa a carpa para disfrutar de su intervención, pues la recuperación física del público todavía llevaría un tiempo. Poco a poco se fue incorporando el personal y se fue animando la cosa. Decir que en su sesión introdujo entre otras canciones piezas de Gossip, Depeche Mode, el ‘Civilization’ de los Justice y una sorprendente recta final con el ‘Creep’ de los Radiohead y el ‘Hello’ de Martin Solveig & Dragonette por citar algunas.
Y ya para finiquitar la primera jornada Los Planetas Dj’s (J y Florent) comenzaron con una vertiente pura y sorprendentemente techno para ir poco a poco regresando con temas clásicos como el ‘Love will tear us apart’ de los Joy Division o el ‘The passenger’ de Iggy Pop, este último ya repetido, pues Iván lo intercaló en su sesión. La carpa finalmente presentó un buen número de personas danzando con numerosos miembros de las bandas que habían tocado haciendo acto de presencia, los McEnroe casi al completo o algunos de Triángulo de Amor Bizarro. Finalmente y en la recta final J se inclinó por pinchar un tramo de las mejores canciones nacionales del año 2010, muchas de ellas contenidas en el CD de la Rockdelux de ‘Momentos 2010 Vol. 3 Canciones nacionales’, como lo son ‘Tus amigos’ de Los Punsetes o ‘De la monarquía a la criptocracia’ de los en parte presentes TAB.
En resumen, de la primera jornada se puede decir que en general las expectativas se cumplieron, no hubo grandes sorpresas, pero el disfrute a grandes rasgos estuvo asegurado llevándose la palma el Crepus por la tarde en la carpa pequeña y por supuesto los !!! (Chk Chk Chk) como colofón a la noche en las actuaciones de la carpa grande y de la primera jornada del festival. Ahora tocaba irse a descansar para rendir cuentas al día siguiente en la segunda jornada.
Crónica del festival y fotografías por Scduso2
Crónica del concierto de SraSrSra por Mediosordo


About the Author

Scduso2


  • Anónimo

    AUTHOR: Billy Budd
    Vaya por delante que siempre que el cartel más o menos me interesa voy encantado al FDN.
    Dicho esto, cada vez me parece más incomprensible el papanatismo que hay con los grupos extranjeros y el poco respeto e interés que se muestra por los de aquí.
    Uno de los mejores discos del año ha sido “Un gramo de fe” de Pony Bravo, según la prensa especializada. Este grupo tocó el sábado a las 7 de la tarde con la carpa pequeña llena (también es cierto que llovía).
    Un grupo como May 68 que nadie conoce y que según se dice arriba sin disco largo (y que al contrario que al crítico a mi no me gustaron nada, una mala mezcla de Siouxsie y Yeah Yeah Yeahs) toca a las once de la noche en el escenario grande.
    Estoy seguro que había más público interesado en Pony Bravo o en Nadadora (otro horario infame, que a mí por ejemplo me impidió llegar a tiempo a verlos) que en May 68 o en Chapel Club.
    Pero como somos así, a lo de fuera, sin exigencia alguna se les pone la alfombra roja. Los de aquí tienen que ganárselo varias veces para no ser tratados como relleno.
    El otro día alguien decía en otra línea que lo bueno de los festivales grandes frente a los pequeños es que los grandes pueden arriesgar con propuestas más novedosas porque en el cartel siempre hay grandes reclamos para el público digamos más generalista.
    Entonces, quizá la baza de los festivales pequeños podría estar en arriesgar dándole a grupos de aquí el reconocimiento que en un momento dado pueden merecer con su tradcción en escenarios y horarios y sobre todo dejándose de complejos de inferioridad (para ejemplo el ya comentado de un grupo mediocre y olvidable a los 10 segundos como May 68 tocando en un puesto prevalente mientras que otros que tienen sin duda mas tirón entre el público presente -Crepúsculo, Pony, Nadadora, …- son tratados como entrantes de poco interés).

  • Anónimo

    AUTHOR: chacanhe
    Totalmente de acuerdo con Billy,en la mayoria de festivales por no decir todos se den mas importancia a las bandas foraneas que a las de casa.Se puede comprender con un cabeza de cartel o un grupo que ya tenga un nombre pero no con grupos que no han demostrado nada pero como son de fuera ……..Mientras que a los grupos de aqui se les mide de otra manera y se les infravalora.

  • Anónimo

    AUTHOR: https://www.google.com/accounts/o8/id?id=AItOawmAj3hTBo5_Wn1TFkJOjviWZQvN0QMb8zI
    Coincido con la observación de los festivales como reclamo a nuevas propuestas y demás. Aunque bueno, con lo que dije el otro dia de que los festivales grandes siempre llevan propuestas más arriesgadas lo dije más bien por el hecho de que tienen más recursos, guita, ciudad grande, etc. lo que acabas de decir es muy cierto(más si cabe). La novedad de este año en FDN creo, es que no hubo un cabezón con cabeza de melón y si muchos medianos peques y renacuajos. A los de fuera se les sobrevalora, nada nuevo en el festi. Aunque por ejemplo Mirrors no pintaban nada de tarde en carpa pequeña. DESGRACIADAMENTE, he notado este año más que nunca mucho desinterés en el público: muchisima gente ha ido al FDN como acto de encuentro social, “la música pues lo que sea, lo de siempre ¿no?” (textual). Ya se ha comentado por ahi, muchas conversaciones durante actuaciones, etc. Un año un tanto desencantado para mi gusto. Pero bueno, veo por aqui q por lo menos hubo quien supo sacarle jugo. Me alegro. Es lo importante a fin de cuentas. Saludos!