En directo: Rock in Way

0
Posted octubre 3, 2011 by Bernabe Carrillo Vazquez in Crónicas de Conciertos

RiW_0_[Portada].jpg


DIA 1

Los días 9 y 10 de septiembre fueron los elegidos para el inicio de un nuevo festival en Santiago de Compostela, el Rock in Way Estrella Galicia. Un festival con un cartel de lo más variado en cuanto a estilos musicales, algo que en principio choca con la tónica de otros festivales, pero que resulta muy agradecido y hace que el público que por allí se acercó (unas 14000 personas, cifradas por la organización), puedan disfrutar de más de su entrada.
El grupo encargado de abrir el festival fueron los gallegos Dirty Socks, un grupo al que no mucha gente pudo ver ya que las colas en la zona de acampada hicieron imposible acercarse. Este fue casi el único punto negativo del festival, ya que, si bien el camping era excelente, las plazas para el mismo eran limitadas y se adjudicaron por orden de llegada, dejando a gente sin sitio, teniendo que acampar en las fincas próximas por su cuenta. En cuanto a su concierto, Dirty Socks cumplieron, pero la falta de experiencia y el escenario principal del Monte do Gozo se les quedaron grandes.
Tras ellos fue el turno de Los Chavales. Vestidos con sus camisas sesenteras, hicieron sonar en un concierto de escasos 40 minutos, versiones de grupos clásicos como The Sonics, Love o The Beatles. Bien por su entrega y sus ganas de hacer bailar a la gente con temas que están recogidos en su primer disco, del año pasado, “En mi agenda” (Los Chavales, 2010).
De vuelta en el escenario grande, Niño y Pistola mezclaron en su concierto temas de su último álbum “Arthur & the Writers” (Ernie Records, 2010), en el que destacan “St. Barbara” o “She was so”. Pero a pesar de tener muy buenas canciones y defenderse bien en el directo, el concierto fue muy plano y lineal, sin realmente acabar de ganarse al público. Igloo, que tocaron a continuación, se mostraron sólidos en el segundo escenario, y dejando claro que se encuentran mucho más cómodos con los temas de su último disco “∞3″ (Ernie Records, 2010).

Y llegó el turno de uno de los primeros grupos internacionales en pasar por el Rock in Way. Los escoceses The View, que presentaban su último largo “Bread and circuses” (Sony Music, 2011), dejaron claro que su éxito, el que les hizo incluso merecedores de una nominación al Mercury Prize, no se basa sólo en un par de singles, sino que ofrecieron un concierto con un sonido más crudo y directo, apartándose de el cliché de banda indie con temas facilones. No faltaron “Grace”, “Same jeans” o “Shock horror” de su segundo disco; en las que Kyle Falconer y los suyos demostraron su buen saber hacer.
Tras The View, sonaron en el escenario pequeño, la banda tributo a AC/DC Riff Raff, con los que el público que empezaba ya a llenar el recinto, pudo escuchar un grandes éxitos de los australianos. Un homenaje muy digno, que hizo saltar y corear a todos con los ya clásicos “Thunderstruck” o “Highway to hell”.
Sôber arrastró a una buena legión de fans para empezar a llenar el escenario principal del Monte do Gozo, y supo hacerlos disfrutar con un concierto plagado de éxitos como “La nube”, “Diez años”, “Umbilical” o “Fortuna, fama o placer” donde se marcaron un dúo en la percusión, demostrando la calidad técnica de los componentes del grupo y su versatilidad. A mí, que personalmente, no me convence su estilo de música, estuve enganchado durante todo el concierto.

Triángulo de Amor Bizarro, convertidos es un estandarte del indie nacional tras su paso por los premios UFI, tocaron en el segundo escenario del Rock in Way, y durante todo el concierto, intentaron reventar tímpanos a todos los que allí estábamos. El shoegaze y ese noise que defienden en discos tan buenos como “Año santo” (Mushroom Pillow, 2010) con temas como “De la monarquía a la criptocracia” o “Amigos del género humano”, llegó a convertirse en su concierto en un barullo incomprensible, un pastiche de sonido que en muchas ocasiones tapaba por completo la voz de Isa haciendo incomprensible muchas de sus canciones. Pusieron de su parte, no dudo de su entrega, pero temas como “El himno de la bala” o “¿Quienes son los curanderos?” no sonaron a la altura. Una lástima.

Poco a poco, los TAB fueron quedándose sin público antes de que acabase su actuación, porque llegaba el turno de los cabeza de cartel, el grupo por el que, sin miedo a equivocarme, más de la mitad del público se había acercado a Santiago. The Offspring abrió su concierto con “All I want” para que todos los que allí estaban se volviesen locos y empezasen a disfrutar con el rock de los de California. El setlist fue un repaso a toda su discografía, un grandes éxitos al uso, sin centrarse tanto en su último disco, algo que se agradeció. “Bad habit”, “Staring at the Sun”, “Original prankster”, “Pretty fly” hicieron continuar la fiesta, dejando ver que The Offspring suenan como una maquinaria bien engrasada, sin florituras, ni una gran técnica, pero soltando éxitos sin parar.
Para cerrar el primer día de festival, los ingleses Bad Manners siguieron la estela dejada por Offspring y dieron un buen concierto de ska. “Can can” o “My girl lollipop” sonaron, con un Buster Bloodvessel de lo más bailón cumplieron con creces, demostrando los más de 30 años que llevan en los escenarios.

Muchachito Bombo Infierno no dio un momento de respiro a la gente que quedaba en el escenario principal. Y supo contagiar sus ganas de fiesta; eléctrico en el escenario, acompañado por una buena banda de metales, percusiones y el arte de Santos de Veracruz, que los acompaña pintando en directo un cuadro. No faltaron entre sus rumbas catalanas “Será mejor” o “Ojalá no te hubiera conocido nunca”.
Así cerró el primer día, y con las sesiones de Dj Cró y Santi La Rock, para los que aún tenían ganas de seguir bailando.
DIA 2

El segundo día abrió con la actuación de Temazo Showcase a la que poca gente se acercó a ver a Malandromeda, Juanito Broders y Furnier, ya que aún duraba la resaca del día anterior. Fue después el turno de Novedades Carminha, que con su punk de guitarras afiladas y sucias tocaron temas de sus dos discos: “Jódete y baila”, “Ensalada de ostias”, “Mata ao teu pai” sacaron el lado más gamberro de los gallegos, el público disfrutó con los autores de “No uso condón”.
Fue después turno de los argentinos Las Pelotas, que ofrecieron un concierto que no acabó de calar en la poca gente que por allí andaba. Coreados por sus incondicionales argentinos que se acercaron por el Monte do Gozo, sí recibieron los aplausos del público, pero su actuación no fue nada destacable, correctos.
The Blows continuaban en el segundo escenario, y con nuevo disco en su haber, los de Vigo no acabaron de cuajar. “Ejercito de fantasmas” (2011), aparte de estar cantado en español, no acaba de cuajar en directo, da la sensación de que pierden la fuerza y rapidez de su anterior disco “Upskirts” (Pupilo, 2008). “Mujeres que corren con los lobos”, que es el single más destacable de su nueva etapa, no logra arrancar a la gente a bailar y corear como “Sin City lies” o “Two minutes”.

Y de una de las bandas gallegas más recientes, a unos ya clásicos. Siniestro Total dieron cuenta de la gente que ya llenaba el escenario principal del Rock in Way, con la clase y fuerza que les da su experiencia. Geniales en todos los aspectos, conquistaron al público con “Matar hippies en las Cíes”, el rock más bailable de “Bailaré sobre tu tumba”, y el clásico que cerró su actuación “¿Quienes somos?¿De dónde venimos?¿A dónde vamos?” que todos coreamos junto a Julián Hernández. Un lujo.
Tote King puso el toque de hip-hop al festival. Acompañado de su DJ Randy y tres acompañantes más, el andaluz salió al escenario a hacer su show. Para un ajeno al estilo como yo, hubo momentos en su actuación en el que su voz no era nada clara y entendible. Y sí, sonó “Redes sociales”, momento en el que seguro que alguno de sus fans aprovechó para contar lo bien que lo hacía su rapero favorito en su Tuenti

Ya de noche, The Charlatans subían al escenario principal. Los de Londres sonaron bien para un público que no acabó de entrar del todo en un concierto muy aburrido y monótono, tal vez por que no veían reacción por parte de la gente o porque eran pocos los que conocían sus temas. Destacar el tema de su cuarto álbum “Just when you’re thinkin’ things over”, que consiguió algún que otro tarareo tímido.

Delorean, que venían de tocar no hace mucho en Galicia en Vigo y Caldas de Reis, hicieron bailar sin parar con su directo a todos los que nos acercamos. Se hizo corto el formato de 45 minutos para disfrutar de los temas de “Subiza”, “Real love” o “Warmer places”, o de su “Ayrton Senna”. “Deli” y “Seasun” suenan increíbles en directo y demuestran porqué Delorean están tan valorados no sólo en España, sino también a nivel internacional. Salvando algunos fallos de sonido, el concierto me supo a poco, y creo que no fui el único que quería más.

El ska de los veteranos The Specials tomó el lugar en el escenario grande, con una muy buena puesta en escena, los ingleses estuvieron a la altura de su condición de cabezas de cartel. Con su guitarra, Lynval Golding, sin dejar descansar al público encadenaron sus éxitos como “Concrete jungle”, “Ghost town” o la más popular “A message to you Rudy”. Un gustazo para completar el día.

Tras ellos, los Toy Dolls. Entiendo que tienen cierta condición de banda ya mítica, que tocan muy bien y que su directo es bueno; pero la parte hiperactiva de su show, al menos en mi opinión, desmerece mucho su música. Sí, es un punk rápido, directo, sin concesiones; y sí, la gente no paró de saltar y seguir el juego de los Toy Dolls, pero en momentos rozaba el ridículo. De este show hasta participaron dos de los componentes de The Specials, y con adornos como el fragmento al violín que tocó su batería, los Toy Dolls tocaron “Dougy giro” o “Nelly the elephant” para la locura del público.

Y para cerrar la primera edición del festival, Rinôçérôse tocaron su mezcla de electrónica bailable, rock y funk en un concierto con altos y bajos. Si temas como “Touch me”, “Time machine” hicieron que todos no dejaramos de saltar un solo instante, otros como “Mind city” y su desarrollo tan progresivo en el directo, hacen bajar el ritmo frenético que llevan por momentos. Eso sí, impecables tocando. Un buen fin de fiesta, que con los Djs Cro y Santi La Rock en la carpa pusieron el punto final a un muy buen festival; del que todos esperamos siga creciendo y ofreciendo un cartel con la variedad y la calidad de su primera edición.
Fotos por Fotosfera


About the Author

Bernabe Carrillo Vazquez