En directo: Wilco + Jonathan Wilson

5
Posted noviembre 14, 2011 by Enigrante in Crónicas de Conciertos

Wilco_ConcertoVigo_[Portada].jpg


“Como una ola tu amor llegó a mi vida” cantaba la chipionera, y así llegó Wilco después de de dos años sin tocar tierras gallegas, como una ola de rock, un mar de fondo que barrió Vigo desde el corazón del puerto reconvertido en auditorio.
La decisión a última hora de cambiar el escenario del concierto, del pabellón de As Travesas al Auditorio Mar de Vigo, fue una decisión de lo más acertada. Se ganó en comodidad, instalaciones y especialmente en acústica. A pesar de que el auditorio fue proyectado hace diez años, se construyó e inauguró recientemente para coincidir con las elecciones municipales. La obra es del arquitecto César Portela, un arquitecto venido a menos, pero que sigue siendo un referente para los alcaldes provincianos que tenemos.
Un aforo de 1.500 personas, fue inferior a lo esperado por la organización (SINSALaudio), lo que condicionó el cambio de recinto pese a que las entrabas eran las más baratas de todo el estado para ver a la banda.
La música empezó con Jonathan Wilson a las 20:30h. Este no es el típico telonero que estás deseando que acabe, fue una agradable sorpresa. Se presentó en el escenario con una banda de cuatro experimentados miembros, y en algunos temas participó Pat Sansone de Wilco, para aportar una guitarra más. Desplegó durante sus siete canciones las nuevas composiciones de su álbum “Gentle spirit” (Bella Union, 2011) y del frustrado “Frankie Ray” (Pretty and Black Records, 2007). Wilson desplegó su magnético folk-rock, con una voz que en cada sílaba quedaba en suspensión. Ensoñaciones del desierto, con referencias en el folk psicodélico de los ’60, Love, David Crosby, Pink Floyd o los contemporáneos Fleet Foxes. Una buena manera de comenzar la noche, con un agradable poso californiano.

A las 21:45h. hacía su aparición Wilco entre una gran ovación. El escenario era muy austero, micrófonos, muchas guitarras y como único elementos decorativo: lámparas, tanto en el suelo como colgadas de la tramoya, que se iluminaban al son de la música.
La banda se reparte los papeles, Jeff Tweedy y Nels Cline interpretan una particular versión de “El quijote”. Tweedy es Sancho, pegado a lo terrenal, quien interpreta las melodías y bromea con el público (esa noche especialmente simpático). Cline es Quijote, está en otro mundo, tocando los riffs más acelerados, la distorsión, el ruido y como ajeno al escenario. Una polaridad que ejerce un equilibrio de partes que se acompaña por el resto de la banda.

A diferencia del resto de los conciertos del estado, que comenzaron con la pausada ‘One Sunday morning’, en Vigo disfrutamos de la intensidad de primer tema de “The whole love” (dBpm Records, 2011). Después de los pletóricos siete minutos de rock, ruido y pasión de ‘Art of almost’ los asistentes supimos que aquel concierto ya había merecido la pena.
Evidentemente el trabajo recién publicado era el protagonista de la noche, tocaron siete de los doce temas que contiene. Pero se fue intercalando con temas de cada uno de los anteriores álbumes, incluso del mediocre “A.M.” (Reprise Records, 1995). El otro álbum que desarrollaron fue el “Yankee Hotel Foxtrot” (Nonesuch Records, 2002) con cinco temas, es su mejor trabajo y los saben, en cada concierto dan buena muestra de sus grandes temas ‘I am trying to break your heart’, ‘Heavy metal drummer’, ‘Ashes of American flags’ o ‘Jesus, etc.’ son fijos en su repertorio.

A veces da miedo la perfección. Cada nota que toca la banda está medida y ensayada repetidas veces, se deja poco o nada a la improvisación. Lo que resta algo de frescura al directo, pero que garantiza al asistente a un concierto que va a disfrutar de un sonido y una interpretación impecables.
El momento de clímax de la noche fue, después de probar los nuevos temas y tocar las viejas cancines puestas al día, en el décimo quinto tema comienzan los acordes de ‘Jesus, etc.’, cantada por todo el auditorio. Y cuando esa inyección de country del siglo XXI estaba acabando, a continuación, en el momento que algún espectador lo demandaba desde el público, arranca, directamente en vena ‘Impossible Germany’. Nels Cline toma el protagonismo, de su virtuosismo nacen delirantes notas mientras se produce el dialogo de otras dos guitarras en el escenario. Fuimos conscientes de que el rock sigue vivo. Aplaudimos al unísono, todos en pie, a partir de esa canción nadie se sentó nuevamente. Antes del descanso ‘Misunderstood’ nos ayuda a regresar del éxtasis.

Seis temas más para acabar la noche, ya sin bajar de la nube. Y como pieza de remate una interpretación conjunta de ‘Monday’ y ‘Outtasite’, con las que suelen acabar en muchos conciertos. Sólo había gestos de aprobación y satisfacción después de estas dos colosales horas.
Para que la comida sepa bien son necesarios buenos ingredientes y alguien que los prepare bien. Y Wilco tiene buenas canciones y buenos músicos, con lo que cada concierto es una delicia.
Playlist Wilco:
01. Art of almost (The whole love)
02. I might (The whole love)
03. Ashes of American flags (Yankee Hotel Foxtrot)
04. Bull black nova (Wilco (The album))
05. I am trying to break your heart (Yankee Hotel Foxtrot)
06. One wing (Wilco (The album))
07. Muzzle of bees (A ghost is born)
08. Black Moon (The whole love)
09. Born alone (The whole love)
10. Hummingbird (A ghost is born)
11. Whole love (The whole love)
12. Box full of letters (A.M.)
13. Handshake drugs (A ghost is born)
14. Capitol city (The whole love)
15. Jesus, etc. (Yankee Hotel Foxtrot)
16. Impossible Germany (Sky blue sky)
17. Misunderstood (Being there)
———————————
18. Dawned on me (The whole love)
19. A shot in the arm (Summer teeth)
20. I’m the man who loves you (Yankee Hotel Foxtrot)
22. Heavy metal drummer (Yankee Hotel Foxtrot)
23. Monday (Being there)
24. Outtasite (Outta mind) (Being there)
Fotos por Olalla Lojo


About the Author

Enigrante


  • Anónimo

    AUTHOR: fragueiro.carlos
    ..”el mediocre a.m” ?? mediocre la crónica, aplasta tus gafas de pasta.

  • Anónimo

    AUTHOR: Billy Budd
    Hasta la moña de ese lugar común en toooooooodas las críticas sobre la gira de Wilco (desde El País a Muzikalia o aquí mismo) sobre la “perfección” que resta pasión o frescura a los conciertos.
    Esto lo dijo Diego Manrique tras el primer concierto y ahora todo dios usa esta coletilla.
    Pero coño, si pago 40, 70 o 90 euros por ver un concierto en un auditorio o teatro, se supone que tiene que sonar bien, que tienen que tocar bien y que tiene que estar la cosa bien ensayada.
    Ah, no, que si suenan bien y tocan perfecto no me gustan tanto, yo es que quiero espontaneidad. Pues oiga, es que esto iba de interpretar lo mejor posible esas bellas melodías, no de berrear.
    De todas formas, cada vez es más habitual ver como la crítica es uniforme. Normalmente vista la crítica de un disco en RDL vistas todas. Uno lee al otro, que a su vez leyó al de más allá, y claro no va a quedar de ignorante.

  • Anónimo

    AUTHOR: jalo catro
    Totalmente dacordo con Billy Bud.

  • Anónimo

    AUTHOR: Mediosordo
    En defensa del redactor he de decir que basas tu crítica en un único párrafo, que ni siquiera pretende ser un resumen del concierto, ya que no está situado al final de la reseña.
    Por otro lado, y desde la perspectiva de alguien que no asistió al concierto y a quien Wilco nunca le acabaron de entrar, sí me parece una buena crónica.

  • Anónimo

    AUTHOR: Billy Budd
    En primer lugar, gracias por la lección de redacción.
    Añadir que no se trataba de atacar al que escribió la crónica, sino que únicamente quería comentar la similitud entre distintas noticias sobre la gira de Wilco. Me da en la nariz que los críticos (y los que pretender serlo) no se quedan contentos diciendo que todo fue a la perfección, y que se creen que poniendo matices absurdos a actuaciones espléndidas como la de Wilco del otro día (“es que fue demasiado perfecto”) aparentan ser más listos que nadie.
    Frescura. Yo como soy un ignorante aprecié frescura en el concierto porque tocaron 7 u 8 temas nuevos (como grupo consagrado podía haber venido a agradar a base de hits y punto) porque el repertorio viene variando de un concierto a otro, por la actitud de Tweedy durante el concierto (sobre todo a partir del problema con la guitarra), porque los vi hace dos años en Braga y me pareció un concierto distinto a aquél, porque tocaron más de dos horas con entrega y ganas, …