En directo: Vashti Bunyan

4
Posted mayo 22, 2010 by Watts in Crónicas de Conciertos

Vashti Bunyan - Santiago


Vashti Bunyan y todo lo que la rodea forma parte de la leyenda. Descubierta por Joe Boyd a finales de los 60, desapareció del mapa dejando atrás varios singles y un único LP del año 1970. 35 años más tarde, un grupo de músicos encabezados por Devendra Banhart convencieron a la oscura figura del folk inglés para que retomara su carrera de nuevo. Y Bunyan volvió con otro disco a la industria y a la carretera.
Cuando se presentó en el Salón Teatro todo parecía un sueño irreal. Allí estaba aquella señora flanqueada por dos jovencísimos y notables músicos delante de unos 60 privilegiados dispuesta a desgranar sus canciones y dejar sonar su voz y su guitarra. Sonriente pese a la escasa acogida, arremetió con ‘Hidden’ y ‘Diamond Day’, posiblemente las mejores canciones de cada uno de sus dos discos. Y era verdad, pero seguía pareciendo irreal. Un lujo escuchar como nos explicaba tímidamente de qué habla en cada una de sus canciones: ‘Diamond Day’ la escribió en un viaje de sur a norte de Gran Bretaña con un caballo y un carromato, ‘Here Before’ cuenta como una anciana rumana le dijo que su hija recién nacida había estado aquí antes, ‘Rose Hip November’ de cómo en su viaje por su tierra pudo dormir en una casa y se sentía afortunada de estar allí y no en medio de una tormenta, y así hasta las 14 canciones más dos de regalo que nos entregó. Y si es un lujo saber lo que se esconde detrás de las canciones, mucho más lo es escucharlas cantadas delante de tus narices por una mujer que parece tocada por los ángeles y sentir la voz y los arreglos, tan simples como certeros, en un silencio que bordeaba el misticismo. Incluso daba vergüenza respirar para no interrumpir la ceremonia encima del escenario. El guitarrista que la acompaña se acopla perfectamente hasta el punto de no poder distinguir que partes hace cada uno. La jovencísima música a su derecha demostró una versatilidad envidiable al tocar el piano y la flauta travesera, pero también el glockenspiel y otros extraños instrumentos, todos con precisión y exactitud. Y nosotros en la platea hipnotizados. ‘Train Song’, ‘Amongst The Sky’, ‘Glow Worms’ y así hasta ese soplo de aire fresco y divertido que supuso el cierre con otro de sus clásicos ‘Come Wind, Come Rain’.

Hoy en día interesa más ver como Fleet Foxes dan las gracias en su brillante disco a Maddy Prior que escuchar un disco de Steeleye Span, parece que interesa más lo último de Midlake que el ‘Liege and Lief’, que es mejor leer a Devendra Banhart deshacerse en alabanzas hacia Vashti Bunyan que acercarse a escucharla. No era un buen día con Kusturica actuando gratis en el campus, un tal Lang Lang en el Palacio de Congresos y la ciudad de fiesta, pero aún así, la cantautora británica merecía más. Con todo, ella se declaró afortunada por contar con nuestro apoyo. No, Vashti, los afortunados somos nosotros.

Fotos: Fernando S.T.A.R.


About the Author

Watts


  • Anónimo

    AUTHOR: Antónimo
    Concuerdo con absolutamente todo. Un concierto maravilloso y una pena que se acercara tan poca gente, pero para los que estuvimos allí aquello fue un auténtico lujo.

  • Anónimo

    AUTHOR: Damian
    Ese día también jugaba la final de la liga europea el Atlético,y yo me sentí más feliz disfrutando este concierto, que miles de Atléticos celebrando su victoria…

  • Anónimo

    AUTHOR: abretedeorellas
    coincido absolutamente cos comentarios.
    Artistas coma Vashti Bunyan son para adicarlles atención, fóra da voráxine dos medios, as descargas, as presas, o postureo …
    Hai que sentir máis e acaparar menos por querer estar á útlima.

  • Anónimo

    AUTHOR: Cosmo Vitelli
    Una crónica muy acertada. Estoy de acuerdo con todo lo dicho en ella.
    Felicidades al autor que demuestra conocer bien la músca de Vashti Bunyan, y escribe de ella con amor.