New York Dolls 7/6/2008

Posted junio 24, 2008 by Desconcierto in Crónicas de Conciertos

New York Dolls
Texto: Juan José Mellado (BunkerSóniko)
Monasterio de La Cartuja, Sevilla. Festival Territorios 2008.
7 de junio de 2008


Una gozada el concierto que nos ofreció en el Monasterio de La Cartuja la banda liderada por David Johansen. Desde el principio desplegaron todas sus ganas y su mejor repertorio (con Piece Of My Heart de Janis Joplin incluida) en una noche en la que sólo el hecho de ver delante a unas leyendas de tal calibre justificaba el estar allí.
Salieron como un torbellino, disfrutando y divirtiéndose, se les notaba. David Johansen es un gran frontman, está un poco oxidado por la edad y ya no pega demasiados botes pero sigue moviéndose todo lo que sus huesos le permiten y suple esas carencias con actitud y carisma. Sylvain Sylvain en cambio se movía pero parecía estar más pendiente de poner posturitas y animar al público que de bordar su actuación. No es un gran guitarrista pero sabe cuál es su rol en el escenario, cumple bien y no hace falta más. Para deleitarnos ya teníamos al resto de la banda. Un Johansen con su característico timbre de voz que tantas veces habrá atravesado el altavoz de mi minicadena. Steve Conte, un guitarrista genial con pose a lo Izzy Stradlin y un batería que aunque estaba un poco oculto y alejado atrás, fue de lo mejor de la noche, no paró ni un segundo y nos hizo movernos durante toda la actuación. Y por último Sammi Yaffa, el mítico miembro de los Hanoi Rocks ahora acompañando también a las Muñecas de Nueva York, fué de los que mas disfrutó y se dejó la piel, demostrando porqué tiene tan buen nombre como bajista.
Alternaron sus canciones más clásicas como Looking For A Kiss, Trash o Babylon con otras del nuevo disco. Y el clímax llegó en el penúltimo tema, Personality Crisis, durante el cual la gente de las primeras filas fuimos poseidos por la locura. Encima del escenario eran conscientes y echaron todo lo que les quedaba de energía. Memorable.
Los New York Dolls dieron una lección de cómo se defiende el nombre y la leyenda de un clásico. Se divirtieron y nos divirtieron a base de buen Rock y muchas ganas. Una noche inolvidable y un sueño imposible hace unos años, hecho ahora relidad.


About the Author

Desconcierto