Sigur Rós

0
Posted noviembre 20, 2008 by Dr. Chou in Crónicas de Conciertos

Sigur Rós - Madrid


Texto: Dr. Chou
Fotos: Paula Rico
Jón Þór Birgisson, Georg Hólm, Kjartan Sveinsson y Orri Páll Dýrason son Sigur Ròs. Y Sigur Ròs son, junto con Arcade Fire, lo mejor que le ha pasado a la música en la última década.
Si cabe decir algo malo sobre conciertos como el que dieron estos islandeses en la sala La Riviera de Madrid, en la gira en la que presentaban Með suð í eyrum við spilum endalaust, es que después tienes que escribir una crónica sobre él, y servidor no es precisamente el escritor de verbo más fácil ni la persona que más adjetivos conoce. Además, los calificativos para hablar de Sigur Ròs probablemente se hayan agotado desde que en 1999 aquel Ágætis byrjun les proporcionase fama mundial, a pesar de tener ya en el mercado Von, su primer disco, desde dos años antes.

La primera sorpresa de la noche la dieron unos islandeses, pero no los que en principio habíamos ido a ver esa sala absolutamente abarrotada (dicen los que la frecuentan que eso pasa en muy contadas ocasiones, e imagino que todavía menos cuando las entradas cuestan 40 euros y alcanzan precios que ni se conocen en la reventa). Los encargados de abrir esa noche musical fueron For a minor reflection, un cuarteto de jóvenes que se gastaron su media hora larga de promoción de su disco en sólo tres temas al más puro Godspeed You Black Emperor!, de los que innegablemente se han emborrachado como influencia. Si el mundo de la música alberga todavía algo de justicia, su Reistu thig vid, solin er komin a loft (del cual no pude conseguir una copia a la salida, pues las masas acabaron con mi paciencia), dará mucho que hablar, y de paso les permitirá vivir de esto.

Después de un largo descanso, a eso de las diez menos veinte comenzaron a sonar nos primeros acordes del mágico (otro adjetivo apenas utilizado con Birgisson y compañía) Svefn-g-englar, en lo que parecía ser una promesa de que no se olvidarían de repasar toda su discografía, y no quedarse sólo en los cortes de su último trabajo. Las sospechas se confirmaban cuando, una vez recuperado el aliento, el segundo tema fue Ný batterí, también de Ágætis byrjun.

Los temas nuevos acapararon la parte media del repertorio, y de Með suð í eyrum við spilum endalaust, repasaron Fljótavík, Við spilum endalaust, una Festival con la que nos fueron anestesiando durante cuatro minutos hasta que ese bajo practica la incisión de un bisturí, una Inní mér syngur vitleysingur que hizo botar a todo el mundo (y que incomprensiblemente no convence a aquellos que no reconocen a los Sigur Rós post ( )), o Gobbledigoock, acompañados de los miembros de For a minor reflection, además de por toneladas de confetti.
Por el camino habían repasado Hoppipolla, E-bow, Hafsol, Með blóðnasir y tuvieron tiempo de presentar nuevo tema: Saeglópur.

Tras Gobbledigoock y la explosión de confetti, y percusiones, dije a una de las personas que había ido conmigo que sí, que muy bonito, pero que deberían haberlo dejado para el bis pues era imposible acabar un concierto más arriba que ahí… evidentemente me tragué mis palabras, pues volvieron a presentarse en el escenario para hacer el silencio (y no era fácil) con All allright y abofetearnos con otro tema nuevo en un derroche de valentía, Popplagid, y que promete que todo lo que venga a partir de aqui será digno de todo lo que hasta hoy hemos disfrutado.
Tocaba marcharse y aguantar tres cuartos de hora para recoger mi abrigo… qué rápido baja uno del cielo.


About the Author

Dr. Chou


  • Anónimo

    AUTHOR: lau
    A mí el concierto me encantó, pero quizás el que menos de los 4 conciertos en los que les ví. Empezaron con unos teloneros que más que GY!BE recuerdan mucho más a Explosions in the Sky, sobre todo al álbum “the earth is not a cold dead place”, casi incluso parecían una copia. Sonaban muy bien sí, pero sin sorprender a estas alturas en un estilo quizás ya un poco quemado.
    Respecto a los Sigur hubo varias razones por las cuales perdió un poco su directo respecto a otras ocasiones. La primera es el público, en un concierto de Sigur Ros se va a disfrutar, no a gritar como un loco en los silencios cuando la canción no ha terminado. Cortaron muchísimos momentos bellísimos, por ejemplo en Festival antes de “arrancar” con las guitarras. Se notaba que la mayoría no conocía los temas, puesto que aplaudían cuando no se debía. Ya lo decía Jonsi en una entrevista, que el público español bebía y hablaba demasiado. Y que razón tiene! Una pena que en ese concierto no asistan aficionados más respetuosos, no esperas ese comportamiento en un concierto de este grupo.
    La segunda razón fue la falta del grupo de viento y de Amiina, una auténtica pena, pues algunas canciones merecen ese toque sinfónico. Una pena que las chicas de Amiina no estuviesen para los coros de Med Blodnasir en vez de hacernos desafinar al público.
    La tercera razón fue el setlist, vale que presentes disco, pero es que repitieron prácticamente el mismo en todos los conciertos, sin margen de sorpresa. Dónde estaban temazos como Glósoli, Vaka, Ara Batur, Viõrar Vel Til Loftárasa, Staralfur (aunque estos últimos sí necesitarían la mano de Amiina e instrumentos de viento) ??? Fue un concierto demasiado programado. Los visuales tampoco eran tan increibles como en la pasada gira.
    La cuarta es el escenario, sonaban muy bien pero merecen un sitio como la otra vez en el Teatro Coliseo o mi primera vez en el Grand Rex parisino. Una pena no repitieran en teatro, además así no habría que estar mil horas antes para coger un buen sitio, encima una no es muy alta y pasa lo que pasa.
    Quién me lea pensará que no me ha gustado. Al contrario, me gustó y mucho pero es cierto que esa emoción que llegué a alcanzar en la anterior gira (mi mejor concierto fue con la gira del () ), ese salir con los ojos llorosos y abrazar a mis amig@s que estaban igual de flipados no me pasó. Aunque tuvieron momentos increíbles como Festival, Svefn-G-Englar, momentazo con el confetti y tremendo final con Allright y sobre todo con el mejor cierre que he visto en mi vida en un concierto: Poplagid. Y es que quién los haya visto por vez primera seguro que le encantaron, pero es que en teatro, con Amiina y el grupo de viento y con algunos temazos que no tocaron se multiplica por mil la magnífica sensación con la que salí del concierto. Aún así aún me emociono con ese concierto en la Riviera… sigamos soñando…

  • Anónimo

    AUTHOR: lau
    Y decir también que no presentaron ningún tema, Saeglópur está en el Takk. Lo más raro que tocaron fue Hafsol (del Hvarh-Heim, aunque en el Von tenían la primera versión aunque es muy distinta).

  • http://mediosordo.com Anónimo

    AUTHOR: Mediosordo
    Eso de “derroche de valentía” va a quedar un poco exagerado. Popplagid cierra su disco ().

  • Anónimo

    AUTHOR: lau
    No me había dado cuenta, tiene toda la razón Mediosordo. Esa canción lejos de ser nueva es la 8 del (), del 2002 y llevan años cerrando con ella, un auténtico temazo. Me alegro que al autor del artículo le gustara el concierto, pero tiene muy poco conocimiento del grupo, no es un reproche que conste, sólo una apreciación.

  • Anónimo

    AUTHOR: Dr Chou
    pois vai ser verdade… apuntareime na lista das collejas, dareivos vez. Con Popplagid aínda tería excusa, por ser un título non oficial, pero o de Saeglópur xa é máis complicado de excusar.
    En fin, non me torturedes moito, prometo seguir coas miñas clases na academia de Lidia Lozano.
    Ah! e pido desculpas, esta vez sen chistes

  • Anónimo

    AUTHOR: lau
    Non te tortures Dr Chou, o importante é que che gustara o concerto e soupeses apreciar a súa música non coma algúns gañáns que gritaban nos silencios no medio das cancións (qué fan nun concerto de Sigur Rós???? ). Eso sí, segue indo á academia, jeje.

  • Anónimo

    AUTHOR: Dr Chou
    estou completamente dacordo contigo no dos hooligans que van aos concertos, lau. Tenme pasado en miles de sitios, e o peor é que é unha costume que se estende, porque pasou a semana pasada con Wedding Present en Capitol (o barullo con Jugoplastika era tal que ata daba vergoña), ou en concertos en teatros, incluso…
    Con Sigur Ros só se acadou certo silencio con All allright… unha mágoa

  • Anónimo

    AUTHOR: oscar
    este viernes los vi en Londres,muy de lejos estuvieron de aquel 22 de noviembre del 2005 en el teatro de barna,muy muy lejos…
    esta vez fué muy parecida a la del primer summercase…
    solo me queda decir que lo de que el publico de españa bebe y grita demasiado me parece poco acertada,ya que en el Alexandra Palace los unicos que berreaban antes de tiempo eran los putos guiris,curiosamente los mismo que jodian su actuacion en el summercase de barna…
    el set list fué muy acertado pero el sitio no era el adecuado,desde luego no puedo pensar en mejorar aquella cuarta fila de un teatro donde se me humedecieron los ojos.
    saludos amigos!

  • Anónimo

    AUTHOR: oscar
    se me olvidaba decir que los teloneros eran un mero plagia baratillo de los grandisimos Explosions in the sky,que tuve la suerte de ver el año pasado…
    ya les gustaria llegarle a la suela de los zapatos a Godspeed you black emperor….
    rock on!

  • http://ecuanime Anónimo

    AUTHOR: enrique
    buenisisma sensibilidad “necesaria” en la descripcion de “Lau” por el barullo , “barullo no área”, por otra parte normal en un país carente de una decente cultura mínima , donde no se sabe distinguir el grano de la paja y donde el personal que acude a cierto tipo de eventos lo hace disfrazado ,física y mentalmente y se dedica a berrear moviendo los hielos de las copas en una muestra de falta de vida interior manifiesta.
    pero también es cierto que si vas a ver a “sigur ros” a la riviera tienes que acudir con el chip adecuado si no quieres sangrar en tu interior pues no es el lugar mágico que se merecen.
    cuando actuaron “low” en auditorio, salesianos , en Vigo y no era Barcelona o Manchester, se pudo comprobar que la falta, ya no digo de palabras, sino de respiración entre canción y canción era limite y casi me producía angustia el pensar que alguno se pudiese olvidar, pues era el lugar adecuado para ese sonido que no merece ni un ápice de elemento externo distorsionante pues son experiencias bellas e inolvidables.