Disco Las Palmeras! – Nihil Obstat

0
Posted febrero 4, 2011 by Watts in Discos

Disco Las Palmeras - Nihil Obstat


Cuando un grupo nuevo presenta su primer disco recurrir a las manidas comparaciones para ubicar el producto parece inevitable. Eso o limitarnos a intentar transmitir sensaciones y dejar al lector desorientado sin saber a qué atenerse al enfrentarse al disco en cuestión. Claro que también podemos tirar por el camino del medio y dar un poco de cada una.
Las comparaciones: ellos mismos se refieren a My Bloody Valentine y Ride. No cabe duda que ahí están los paisajes saturados de Kevin Shields y los suyos y también las melodías sinuosas y retorcidas de los de Manchester. Pero hay más cosas en la música de Disco Las Palmeras! procedentes de más próximos parajes. No es difícil encontrar rastros de la actitud de Triangulo de Amor Bizarro, la energía primaria de Lagartija Nick o algún que otro giro vocal que se podría atribuir a la sempiterna influencia de J (no se asusten, nada preocupante).
Las sensaciones: tras el comienzo con La Casa Cuartel con unos instrumentos claros y limpios y la voz de Diego Castro en un inédito primer plano, la tormenta comienza a arreciar y esa voz queda sepultada por andanadas de distorsión y remolinos sónicos, solo apaciguados en Estados emocionales (y Vaticanos) que ejerce de bisagra del disco. Volviendo a Ride, en la portada de ‘Nowhere‘, su debut largo, acertaban mostrando en la portada una ola gigante que se arrastraba a lo largo del océano. Lo de DLP! se podría visualizar como un tornado que comienza a formarse. Ellos eligen un puño golpeando a un púgil defenestrado como imagen de presentación. Sirva también como metáfora: otro golpe más en los oídos de un oyente ávido de experiencias reales y novedosas.
Ninil Obstat‘ supone un prometedor primer asalto que nada entre lugares comunes y horizontes inexplorados con un desparpajo y una seguridad poco habitual en un debut. ¿Canciones? A mi las que más me gustan son las que pisan el acelerador a fondo. Por ejemplo, No lugares, Me la jugasteis en China o Los economistas, pero no deja de ser (como todo) una opinión personal. Ya puestos a opinar, las diminutas pausas se antojan molestas en una experiencia sonora que podría ser un feedback continuo. Más que el puñetazo de la carátula, una descarga eléctrica en las sienes como la que le infringían a Jack Nicholson en ‘Alguien voló sobre el nido del cuco‘.
Como siempre, no hagan caso a lo que pueda escribir un tipo con demasiado tiempo libre. Pónganse el disco y déjense arrastrar por el torbellino de Disco Las Palmeras! No olviden el casco, puede hacerles falta…


About the Author

Watts