Entrevista: Nando Cruz (Rockdelux)

0
Posted junio 24, 2011 by Irritantedemierda in Entrevistas

Nando Cruz


Nando Cruz,colaborador habitual de la revista Rockdelux y de El Periódico de Catalunya, acaba de publicar el libro “Una semana en el motor de un autobús. La historia del disco que casi acaba con Los Planetas” (editorial Lengua de Trapo, Mayo 2011). El libro ha recibido el apelativo de clásico nada más salir al mercado, un tema morboso, un disco de los más importantes de nuestra escena nacional y una banda que siempre ha dado mucho que hablar. Casi 200 páginas que absorben al lector y que consigue meternos en la piel de los miembros de Los Planetas en un momento crucial para sus carreras, todo se tambaleaba, estaba a punto de colapsarse era el todo o la nada.
1. Tal es el punto en que te llega a absorber la historia y su narración, que he llegado a leerlo en una sola tarde. Sinceramente, podías sentirte en la piel de cualquiera de la banda. ¿Qué se intenta transmitir o conseguir cuando se escribe una historia de tal magnitud como la que narras en el libro?
Mi principal intención era transmitir todas las dudas, aciertos, errores, atajos y desvíos equivocados por los que se mueve un grupo mientras hace un disco. En las entrevistas, el artista siempre habla con seguridad del producto acabado y quedan medio escondidas todas las decisiones que ha tenido que tomar y, sobre todo, todas las que no ha tomado. Este disco arrastraba tras de sí un montón de situaciones conflictivas que obligaron a sus protagonistas a tomar muchas decisiones. Es un disco con mucha tensión en las canciones y toda esa tensión procede de hechos reales, de un día a día que valía la pena explicar. No para hurgar en heridas ni sacar trapos sucios, sino para entender mejor el disco.
2. Los Planetas son un icono, un referente indiscutible en la escena musical española, digamos indie. ¿Entra algo de miedo escénico?, ¿hay miedo al qué dirán? (tanto ellos como la masa de fans).
Los Planetas son cinco personas (o seis). Serán iconos de un género (no especialmente poderoso ni masivo), pero como personas no impresionan mucho. Bueno, Eric, a según qué horas de la noche, impresiona bastante. Pero, vamos, que miedo escénico ninguno porque los he ido conociendo más o menos a lo largo de los últimos 15 años y escogí escribir sobre este disco precisamente porque intuía que no tendría demasiados problemas para hablar con ellos y que se explicasen con franqueza.
Más que miedo escénico, lo que tenía eran unas ganas locas de poder escribir algo largo después de pasarme casi 20 años recortando y recortando párrafos para que quepan en paginas de revista y de periódico. Si he tenido miedo ha sido quizás porque no estaba acostumbrado a escribir algo tan largo y no sabía si podría organizarme bien, pero al final me lo he pasado de muerte escribiéndolo y tengo muchas ganas de hacer otro.

3. Lo primero que más me ha sorprendido del libro ha sido encontrarme un prólogo de Julieta Venegas y un épilogo de Julián Rodríguez. ¿Por qué ellos?
Esto ha sido decisión de la editorial Lengua de Trapo y del director de la colección, Víctor Lenore. La idea es encargar los prólogos a gente a la que no se pueda relacionar fácilmente con el grupo. Un prólogo de Sr. Chinarro hubiese sido bastante previsible, por ejemplo. En el caso de Julieta, Víctor sabe que ella es fan de Los Planetas, pero que a mucha gente le puede sonar raro. Precisamente por eso, su perspectiva podía ser más enriquecedora. Lo de Julián Rodríguez viene por su conocida devoción por el grupo. ¡Un escritor que introduce referencias de canciones de Los Planetas en sus libros tenía que decir algo sobre “Una semana en el motor de un autobús“!
4. A lo largo de los primeros capítulos, se va desgranando la banda, sus miembros y los problemas que existían por entonces. Hay detalles muy concretos, ciertos momentos que no dejan en buen lugar a algunos miembros. ¿Se han tenido que quedar muchas cosas en el tintero? ¿O has tenido total libertad para contar lo que sucedía?
La libertad es absoluta desde el momento en que esto no es un encargo del grupo. Nadie de la banda ha leído el libro hasta que ha salido publicado. He explicado lo que ellos me han querido explicar y sólo he dejado de explicar hechos que implicaban a personas que no formaban parte del grupo y que igual no querrían verse retratadas tantos años después. Este libro trata sobre Los Planetas, así que sólo hablo de ellos.
5. Un guitarrista con problemas serios con la droga, un bajista “guiri” que no se relacionaba bastante y un batería que no era exactamente un santo. Tu libro sin duda deja en muy buen lugar a J, ¿se podría decir que fue quien mantuvo la banda a flote?
Sin duda, J fue quien mantuvo a flote la banda porque era él quien tenía más interés en que el tercer disco de Los Planetas viese la luz. De todos modos, no he querido pintar a J como el bueno de la película y al resto como los malos. No creo que esta fuese la situación. J también estaba muy por la labor del “compartir y experimentar“, era y es quien maneja los hilos del grupo y por lo tanto tiene más responsabilidad que nadie en lo bueno y malo que ha pasado allí dentro. Y, además, cuando compones canciones que hablan sobre ti siempre intentas explicar las cosas de modo que no salgas mal parado. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que los comentarios sobre cada componente del grupo varían mucho en función de cada persona: unos ven a J como el bueno, otros como el malo, unos sienten lástima por Florent, otros la sienten por Jesulín, unos creen que David López sale muy mal parado otros dicen que peor parado sale Kieran… Casi lo prefiero así.
 
6. Sin duda, el libro dedica muchas páginas a la relación de J con David López de RCA. El momento cumbre para mí, llega con la reunión final sobre el disco con el “jefazo” José Maria Cámara. ¿Crees que David López plantó cara a J cuando debía, o fue un estorbo como llegó a pensar J?
Si nos atenemos al resultado, creo que cada cual hizo lo que debía hacer. Pero, claro, ahora cada cual cree que el resultado es gracias a lo que hizo él y no lo que hizo el otro, lo cual demuestra que el enfrentamiento entre artista y patrón tiende al infinito.
7. También podemos ver que citas el libro de tu compañero Jesús Llorente “Los Planetas. La verdadera historia”. Ambos mantienen cierto paralelismo, aunque tu libro se centre solo en la época de “Una semana en el motor de un autobús” y Jesús se centre en la época inicial hasta el disco “Pop”. Los dos repasáis de alguna manera los temas uno a uno y nos citáis las “fuentes de inspiración” de la banda para crear la melodía, incluso compartís varias fotos. ¿Ha sido algo premeditado? ¿Buscabas una “continuación” temporal con el libro de Jesús?
El libro de Jesús acaba en 1999, cuando ya habían publicado “Una semana en el motor de un autobús” y el recopilatorio “Canciones para una orquesta química“. Aquel libro era una biografía de Los Planetas hasta aquel momento. Este libro es la historia de un solo disco y he intentado por todos los medios no despistarme con el antes ni el después de ese disco porque entonces se desvirtuaría la intención de la colección.
8. El libro sin duda narra la historia de una manera muy detallada, desde muchos puntos de vista, aunque muchas veces se aúnen en la mirada de J. ¿Qué trabajo hay detrás de él? ¿Cuándo decides que ya está bien, que tienes todo lo que necesitas?
Hay un trabajo de documentación y de contrastar las anécdotas y datos que aportaba cada cual hasta hacerlos coincidir lo máximo. Decidí que ya tenía todo lo que necesitaba cuando en una tercera o cuarta ronda de entrevistas me encontraba con que ya nadie del grupo recordaba con exactitud lo que les preguntaba. Han pasado muchos años y no todos tienen la misma memoria. Hay canciones de las que doy pocos datos porque nadie recuerda cómo salieron. Y hay hechos que no he podido incluir porque las versiones son muy contradictorias y poco firmes.
9. Por último, ¿qué opinión te merece la escena musical nacional? ¿Habrá un disco que vuelva a romper moldes como lo hizo en su día “Una semana en el motor de un autobús”?
Hace tres años yo mismo decía que vivíamos un momento excepcional. Ahora mismo ya no lo tengo tan claro que se estén publicando tantísimos discos buenos, pero aun así sí pienso que el plantel de grupos españoles en activo hoy en día es espectacular. Eso sí, cuanto más tiempo pasa, más cuesta creer que un disco pueda marcar tanto una época o una generación como lo hizo “Una semana en el motor de un autobús“. Ahora mismo, con unas formas de escuchar música tan fragmentadas es prácticamente imposible. Haz la prueba. Si ahora mismo mandas un email a todos tus amigos y les preguntas qué están escuchando en este instante, apuesto a que de 600 respuestas sólo dos o tres coincidirían en el nombre del grupo. Y ninguna en el disco.
Queremos agradecer el trato recibido en todo momento por Nando y que haya accedido a responder a nuestras preguntas.


About the Author

Irritantedemierda